TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rebaguz / El caminante

[C:499706]

HISTORIA DE UN CAMINANTE

ROMANCE Épico

Vagando por mil caminos,
un caminante encontré
en pensamiento sumido.
¡Abismado, pregunté!
¿Por qué tanta angustia?
No puedo comprender.

Mas, el hombre me miraba
Con gesto de no sé qué,
Sobre su pecho brillaba,
era un rosario de fe,
Este bagaje cargaba
al que lo quisiera ver.

No contestó mi pregunta,
como dejando entender
que yo, no me mezclara
en esa forma de ser.
Mudo estaba sentado
allí lo podía ver.

Tenía la cara triste,
nada quería saber,
Este semblante no existe
Por caminos del querer,
se mostraba muy huraño
ha decir lo que sentía.

De pronto se levantó
sin decir una palabra,
ni siquiera me miró,
estaba muy abismado,
un paso lento tomó,
para atrás, no miraba.

Al paso le seguí yo
sin hacerle ningún ruido,
camino adentro empujó;
Andaba siempre afligido
Gravemente se inclinó.
Al paso de un afligido.

¡Le vi. sufrir un dolor!
Vagó por montes y valles,
por la cañada y zanjón,
atravesó las montañas,
las cordilleras subió,
Cargando con sus males,

¡Hasta volcanes salvó!
Su rostro seguía triste,
Con aflicción razonó.
Como la razón exige ¡
¡Sólo un nombre brotó!
A laura , él llamo

Por mucho tiempo, brotó -
Lágrimas cristalinas
Por sus mejillas rodó.
Esta perla cristalina,
Mucho más lento se vio,
Dejaba un mundo de espinas

Envuelto en su dolor.
Camino adelante iba,
A los lados no miró.
Me escondía en esquinas,
Envuelto en un sopor,
Así pasaron los días

Convertí en uno los dos.
Él, no se regresaba,
Tampoco lo hacía yo,
Por mucho, le hablara,
jamás, él me contestó.
Sé que no era mudo.

Siempre a Laura llamó,
Como ella no existía,
Su lamento no escuchó.
Un día cambió de canto:
¡Quiero morir! Se le oyó.
Pero camino siguió.

Con ese inmenso dolor.
marcaba la edad senil
la pureza de su amor.
Ejemplo debía seguir,
Sentía su deshonor,
Y prefería morir.

No quiso una amistad,
Porque sus males cargaba,
A nadie quería culpar,
Pues la cabeza agachada,
Ya de mucho caminar,
ni siquiera recordaba

Era Laura, constante,
Jamás de ella se olvidó
de esa amada vibrante.
Que a su lado no volvió,
La juventud y semblante,
Por caminos se quedó

Un aspecto más pedante,
era más lento su andar,
su voz, menos brillante,
De sus manos el temblar
De este pobre caminante,
¿Qué más les puedo contar?

Ya no tenía sentido,
No descansaba un instante
Encontrándose afligido.
Echaba mundo adelante
A un lado del camino
Se recostó un instante

Sufriendo de mucho frío.
Yo me quedé alejado,
Acercarme, no he querido,
Perturbar un sueño alado,
Esto, nunca lo he sentido.
A un río hemos llegado

Visto no había sido,
por la orilla caminó
En un marasmo sumido.
Las estrellas allí, miró
Pronto quedó dormido
Talvez él comprendió.
Lo mucho que había sufrido.

En un remanso, dolido,
La luna con las estrellas,
Dio al cielo por conocido
y como estaba cerquita
Sin armar tal querella,
En pos de su Laura bella,

Se lanzó al profundo río,
Buscando quizá a Laura,
O el descanso apetecido.
Así terminó perdido,
El caminante. Y su historia;
Senecta sin sentido
Me ha quedado su historia.

REINALDO BARRIENTOS G

Rebaguz

Texto agregado el 24-05-2012, y leído por 126 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
25-05-2012 Bello romance me encanto,con tu permiso lo pongo en mi coleccion. Rocxy
24-05-2012 Muy bello Romance. Gran trabajo.***** girouette
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]