TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / palujo / El lagrimón de Elías

[C:502498]

Por José Luis Aliaga Pereyra

Hay paseos campestres verdaderamente románticos, donde no faltan los besos y las lágrimas de amor. El que nos ocupa hoy es uno de esos.

Instalados alrededor de dos ollas, una repleta de papas sancochadas y otra de gallina al estofado, más tres botellas de ron cartavio y dos de soda, tres amigos recordaban viejos tiempos.

Una grabadora a pilas era la encargada de romper el silencio y amenizar la nostalgia; allá en la casita de piedra, junto al totoral.

Era un día claro y el sol doraba la campiña. Conversaron de todo.

De pronto, Elías, el más emocionado de todos, dijo:

-Ustedes, los dos juntos, han tenido menos amores que yo.

-Es que, Elías –respondió José-, tú eras un verdadero don Juan.

-Cierto –aseveró Moisés-, ¡y qué don Juan! –añadió con sorna.

-Y no solo eso –insistió Elías-. Todas fueron bellas y fieles, como ya quisieran muchos.

-Dime un par de nombres, nada más –exigió Moisés, tomando en serio el asunto.

Elías sacó de su billetera una fotografía y le alcanzó a José diciendo:

-¡Tómala con cuidado, no la vayas a estropear!

José, al ver el retrato, dijo:

-Tienes razón, es muy hermosa –luego entregó la fotografía a Moisés.

En las ollas ya no habían papas sancochadas ni gallina al estofado. De las botellas de ron cartavio, solo quedaba una.

Moisés miró la fotografía como analizándola y, chop, chop, chop, la besó repetidas veces.

Al ver esto, Elías, se puso de pie y exclamó con creciente irritación.

-¡No puede ser, no puede ser! ¡Esto es una traición!

Moisés, conociendo el lado super sensible de Elías, se acercó y le dijo en voz baja:

-Disculpa hermano, ahora me doy cuenta del gran amor que sentías por ella.

-Así es amigo. Hasta ahora la quiero, solo que ella nunca lo supo.

Elías, luego de confesar su amor, cubrió su rostro con las dos manos tratando de ocultar un lagrimón que rodaba por su mejilla.

Alrededor el paisaje se tornaba oscuro. El sol se despedía cubriendo la campiña, poco a poco, con su manto negro.

Texto agregado el 10-07-2012, y leído por 143 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]