TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / heraclitus / Un deseo concedido

[C:505853]

“Un año más y sigo en friega”, piensa Asdrúbal, el pescador, al despertar el día primero de enero, hoy se siente mal, con una resaca espantosa, producto de las sabrosas libaciones de anoche (festejaron la noche vieja) con sus compañeros de trabajo.
Sin embargo los peces no saben de festejos como el año nuevo. Por razones desconocidas los cardúmenes de Atún hacen su aparición al empezar el año. Asdrúbal a las dos de la madrugada en punto, se prepara para ir al muelle a su barca.
—Me voy a dar un toque con la mariguana de lujo que me consiguió mi compadre Eufrasio —se dice a sí mismo en voz baja— así se me quitará este dolor de cabeza.
Piensa en los buenos chismes que se contaron. Pobre Teodosio, se sacó la lotería, pero como sentenció su compadre Eufrasio: “La riqueza de repente es mala”.
Y realmente fue mala para Teodosio, pues con tanto dinero, que se ponen él y su mujer a gastarlo alegremente. Ella se dio el gusto de ir a un Spa de moda y caro, donde le dieron «una manita de gato», quedó tan guapa que se fue de segundo frente con el «delegado ejidal», sin pena dejó a Teodosio, al cabo el dinero ganado en la lotería ya se había acabado.
Después de varias fumadas, comienza a ver el mundo color de rosa, voltea a ver a la «Chata», su buena mujer y a sus tres hijos que duermen plácidamente. Él gracias a la «yerba santa» se siente feliz y en paz.

El pescador sale de su humilde vivienda, empieza a caminar por la playa y encuentra una botella; cuando la abre, aparece un genio, éste dice:
—Por tu amabilidad te gratificare con un deseo, pero solo uno, quiero además que tengas presente que «la riqueza de repente es mala».
Asdrúbal al escucharlo piensa asustado: “las mismas palabras que dijo mi compadre Eufrasio”, por lo que pálido y tembloroso de miedo le pide su deseo al genio casi en un grito:
—Mi deseo genio, es que te vayas a «re-chingar a tu madre».
El genio contrariado, pero «la ley de los genios es la ley», se va de mala gana a cumplir el encargo de su salvador. Asdrúbal se santigua, voltea al cielo y dice:
— ¡Ay Diosito! ¡«Me cae»! Te juro y te perjuro que ya no vuelvo a fumar de esa «porquería» tan temprano.

Texto agregado el 07-09-2012, y leído por 176 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
31-10-2012 Muy humorista el cuento del pescador. Me gustó. elpinero
08-09-2012 ja ja ja, querido Hera!!! ahora si te pasaste, oye y deveras se siente "padre" je je je Un abrazo hermano!!! 5* alucinadas yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]