TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / larmdo / Vassilic

[C:508605]


En lo más alto de la colina, habitaba un extraño joven, alejado de todo contacto con los pueblos vecinos; callado e introvertido, vivía solo, pues desde pequeño había quedado huérfano, sobrevivía de lo que cazaba y cosechaba, creía en el dios de sus ancestros; temía a los pobladores vecinos, ya que los consideraba abominables y a su vez ellos lo creían un ser infernal, un espíritu engendrado por el mal.
Vivía contento con todo lo que lo rodeaba, pero, añoraba algo que no sabía con certeza que era. Sin temor, recorría los alrededores día y noche jugueteando con los animales, su existencia se en envolvía en una extraña magia y aun así era feliz.
Una noche, al terminar sus labores, se sentó junto a su choza para observar la inmensidad del estrellado cielo en el que formaba figuras míticas, trataba de descifrar los enigmas del universo, pero esto solo quedaba en intentos. Agradecía y oraba, pues sentía que todo era perfecto.
Joven: Gracias Shack, dios de lo bueno y abundante, ya que tengo todo y no tengo nada, sé que todo esto es suficiente y en verdad soy muy feliz. Aunque todos se hayan ido, sé que mi corazón permanecerá lleno de alegría y gratitud, que aunque solo, pero me has permitido vencer a los demonios del miedo.
Esa noche al dormitar, una extraña luminosidad invadió el interior de la choza, así que, poco a poco se incorporó sorprendido, poniendo atención al más mínimo sonido.
Shack: ¡Despierta!,¡Por fin ha llegado el momento que compartas lo que se te ha dado por ser bueno y agradecido, te he elegido, para que realices una tarea importante en mi nombre.
Ante lo complicado y sorprendente del mensaje, el joven se levanta animosamente de su lecho.
Joven: Haré todo para complacerte, pero… ¿Qué tarea debo realizar?
Shack: Bajarás mañana a Vassilic, el poblado norte, estando ahí, enseñaras a los aldeanos a cultivar y a cazar.
Joven: ¡Solo eso!, ¡Es muy fácil!, No creo tener problemas y…
ShacK: Espera un momento… Será fácil, si solo cumples lo indicado, pero hay un inconveniente… Esta tarea la deberás realizar antes de que el primer rayo de luna toque la colina, de no se ser así pagaras con tu vida.
Joven: ¿Por qué yo?, ¿Por qué mi vida?
Shack: ser tú el elegido…Y por qué solo tú librarás a Vassalic de vivir siempre en la desgracia.
Joven: Aún no logro comprender, pero… Cumpliré tus ordenes, espero no haya problemas.
Concluyendo el mensaje, el joven quedó sumergido en un profundo sueño, sabía que sería una tarea pesada y se cuestionaba por qué sería tan peligrosa.
Muy temprano por la mañana, el joven tomó sus implementos de trabajo y se dispuso a marchar rumbo a Vassilic, a medida de que se alejaba de su hogar, una gran tristeza invadía su corazón, intuía que se encontraría con algo desconocido, pero el simple hecho de ser el elegido lo fortalecía, aniquilando sus sentimientos de dolor…
Joven: Me duele bastante saber que dejo todo atrás, que tal vez jamás regresaré y que lo que he construido con sacrificios y esfuerzos desaparecerá… ¡Pero no me importa! Lo importante es complacer a mi dios.
Caminó un largo trecho pensando en cómo sería Vassilic y sus pobladores, siguió avanzando algunas horas más, hasta alcanzar su objetivo, lo que nunca imaginó es que se trataba de una ciudad fortificada, sus grandes muros no permitían visualizar su contenido; cubierta por una nata espesa de humo putrefacto, imposibilitaba que encontrara la manera de ingresar.
Por fin pudo llegar hasta la puerta, tocó una y otra vez, pero parecía no existir nadie, de pronto la pesada puerta, comenzó a abrirse muy lentamente, con mucho sigilo comenzó a lo introducirse, lo que iba observando, lo llenó de terror, pues las imágenes que esperaba encontrar eran totalmente diferentes, ya que las calles se encontraban desiertas, cubiertas de fango; Siguió con curiosidad para averiguar, pero a cada paso que daba su desilusión aumentaba, era imposible que persona alguna viviera en tal suciedad, decidió volver hacia la puerta, pero al regresar, se encontró con un anciano de aspecto andrajoso, quien le miró fijamente.
Anciano: ¿Jovencito… Acaso tú eres nuestro salvador?, ¿Eres la esperanza que envían nuestros ancestros?
Joven: Pues…Si…Me envió Shack, para enseñar, pero no hay a quién y es mejor que…
Anciano: ¡Calla!, no sigas.
Con una cara llena de terror, el anciano lo interrumpió y rápidamente lo empujó hacia una de las pequeñas casas, al entrar pudo darse cuenta de que el lugar era deprimente, húmedo y sin orden, así que arrojando todo lo que tenía en una silla, lo invitó a sentarse, una vez ahí comenzó a narrarle lo acontecido tiempo atrás.
Anciano: Muy bien hijo, si has venido hasta aquí es para que te explique por qué te han enviado nuestros ancestros.
Joven: Pero, espere, creo que existe un error, Shack es mi dios, fue quien me envió a cultivar y a cazar, pero creo que se equivocó pues…
Ante las palabras de aquel joven, el anciano sintió una gran desesperanza, pero aún así lo siguió escuchando sin interrumpir, pues aún creía que él podía ser el elegido de sus ancestros.
Joven: ¿Cultivar?, Eso es imposible, pues todo Vassilic es una gran porquería y cazar, al menos ratas, pues… Animales, creo que nunca existieron, además, ¿a quién he de enseñarle? Si nadie vive. Con cólera en su rostro caminaba de un lado al otro de la habitación. ¡Qué tontería! ¿No crees?, Además, ¿Qué podría yo hacer en este lugar?
Anciano: Cálmate hijo, no es para que te pongas así, no importa quién te haya enviado, si los fines son los mismos y ,mientras respetamos nuestras creencias, todo será para el beneficio de Vassilic.
Caminando hasta donde se encontraba el joven, el anciano con lágrimas en los ojos, comenzó a narrarle los problemas del poblado.
Anciano: Sin mayor detenimiento, te contaré la gran ruina de Vassilic; Todo comenzó con la prosperidaddel poblado en la segunda mitad del tercer milenio, todo era unión y amistad, hasta que de poblados lejanos importaron ideologías y temores absurdos,todo era prohibido y lo consideraban maligno, así poco a poco fue creciendo en sus corazones el odio, la vanidad y el rencor, hasta que terminaron por destruirse uno a uno y los restantes al no entender se condenaron a vagar entre la oscuridad de la noche hasta que resconoscan su error. Es así que has venido a cultivar armonía y cazar todos los signos negativos para ayudarnos a que Vassilic renazca y para ello solo tienes tres noches, hasta que la luna con su primer rayo toque la torre… Y el resto ya lo conoces.
Llevándose las manos hacia la cabeza, el joven aun atónito, creía que se trataba de algo imposible, al ver el rostro del anciano.
Joven: Me siento impotente y temeroso, pero sé que él o ellos me eligieron, así que tendré que lograrlo, aceptaré el reto aunque para ello tenga que morir.
Anciano: Tu actitud me convence, ahora, para poder llegar a la oscuridad, tendrás que ser como ellos.
Joven: Pero, pronto, dime, ¿qué debo hacer?, ¿Qué herramientas debo llevar?, Anda dime, es tan poco el tiempo y yo…
Anciano: ¡Calma!
El anciano no cesaba de llorar, quería tener una esperanza, pero el temor lo invadía, sabía que si el joven no lo lograba, Vassilic nunca volvería. Con la voz entrecortada, tuvo que decir la verdad.
Anciano: Ven, vayamos hasta la ventana, mira a lo lejos esa torre, dentro de unos instantes tendrás que dormir el sueño de los justos, del cual despertaras solo si logras tu misión. ¡Herramientas!, solo tu lógica y la razón, ya que lo que piensas se realizará… No dudes, ni mucho menos ensalces victorias añejas porque morirás, solo ten fe y vencerás… ¿De acuerdo?
Joven: ¡Si!
Anciano: Arrepiéntete, aún es tiempo…
Joven: jamás
Anciano: Entonces vamos y que…
Joven: No te preocupes, tan solo sé que existe y sea cual sea su nombre me protegerá.
Anciano: Así sea.
Una vez terminadas las explicaciones, se dirigieron a la torre, extraña y lúgubre, tal parecía ser el punto central de la densa nata que cubría la cuidad. Al llegar comenzaron el ascenso, hasta que entraron a una cámara que a comparación con el resto de la torre aún conservaba su antiguo esplendor, en este sitio se acostó el joven sobre una manta, mientras el anciano se preparaba para comenzar con la invocación.
Anciano: Hijo mío, ha llegado el momento, se valiente como nunca antes lo has sido, sueña, confía, vence y… Por favor, no te dejes convencer de lo que aún no estés seguro… Te estaré esperando, pues sé que volverás y recuerda, tan solo son tres noches, ten fe y no tardes.
Cuando concluyó con sus recomendaciones, puso al joven en trance y lentamente, su ser se incorporaba a la oscuridad, caminaba entre tinieblas, buscaba a los pobladores, pero nada, así buscó un largo rato, paso a paso escuchaba lamentos e injurias, hasta que sin imaginarlo llegó hasta un portal, al atravesarlo, encontró su objetivo, ahí estaban, caminando sin rumbo, grises, intentó llamar su atención, comunicarse, pero esto fue inútil, vegetaban en vida como si algo o alguien manejara sus movimientos.
No conforme, decidió averiguar que se encontraba en la profundidad, pero al seguir su recorrido, encontraba más y más personas, se preguntaba ¿Cómo haría para sacarlos de ahí?, Y para colmo la primera noche terminaría de un momento a otro, esto lo angustiaba, pero… ¿Qué podía hacer?, Con los primeros rayos de sol, las personas que deambulaban por ahí, se diluían, él sin embargo, incrementaba su temor al no poder dialogar con ellos.
Poco a poco, comenzó a vencerlo el sueño, así que recordó las palabras del anciano, aunque sabía que el oraba desde Vassilic, se sintió solo, era inexplicable lo que sucedía, se repetía constantemente en su mente las palabras: piensa, actúa, no dudes.
Mientras tanto en la torre, el anciano trataba de protegerlo, sabía que cualquier peligro que se presentara, el sería el primero en enterarse, oraba continuamente, estaba convencido que esta vez Vassilic sería libre.
Transcurrieron las horas y así el día, mientras el joven despertaba… Volvió a mirar como aparecían los habitantes, de pronto, pensó que podía comunicarse y así fue.
Joven: ¡Escuchen… !He venido a salvarlos a todos, atiendan!
Pobladores: No finjas, vuelve de dónde vienes, estamos cansados de gente como tú.
Al conocer la respuesta, el joven no se dio por vencido y decidió volver a intentarlo.
Joven: ¿Tienen algún líder? Deseo hablar con el
Todos respondieron al unísono positivamente. De entre la multitud, salió el líder, pequeño, rechoncho.
Líder: Aquí estoy…¿Qué quieres?
Joven: Que vuelvan conmigo, que vuelvan a la luz.
Líder:¡No!
Joven: Pero…¿Por qué?, piensa que…
Líder: ¿Qué debo pensar?, es absurdo.
Joven: Esta bien, tan solo dame una razón…
Líder: ¿Acaso no por creer estamos aquí? Creímos en todo y fueron promesas y engaños, es por eso que aquí en la oscuridad, somos nuestros esclavos y estamos dispuestos a no pensar.
Joven: ¿Y sus ancestros, sus leyes?
Líder: No existen, para nosotros, hemos perdido toda la esperanza, es por eso que todo rastro de amor ha perecido.
Con tristeza el joven no podía dar crédito a lo que escuchaba, sabía que era que era horrible perder la fe y no creer en nada, así que una y otra vez intentó convencerlos, pero todo era inútil. Al amanecer, su mente recordó la palabra “actúa”, así que se levantó y comenzó a imaginar que cultivaba unen campo y de su morral sacó unas semillas y con amor depositó una en cada persona, al terminar, comenzó a cantar una melodía de amor y esperanza. Sabía que amor engendra amor y que nada lo resiste, de su boca surgían bellas notas. Lo hizo hasta que su garganta sangró, así pues en cada persona renació el amor, era tan puro que en el ambiente se percibía un agradable aroma; nuevamente el primer rayo de sol había aparecido y con el algo increíble ocurrió, las personas no desaparecieron, tan solo dormitaban agradecidos.
La alegría embargaba el espíritu del joven, más sabia que le faltaba erradicar lo peor y solo tenía unas cuantas horas para vencer, así que al igual que los demás dormitó, nuevamente el día transcurrió, esta vez el temor lo hizo despertar.
Líder: ¡Hey tu despierta¡ ¡Han vuelto!, Ayúdanos.
Joven; ¿Quién ha vuelto?, ¿A quién se refiere?
Líder: Ellos, los emisarios extranjeros, han vuelto, traen el temor, la duda, si en verdad eres el elegido, lucha contra ellos, sálvanos, ten piedad, queremos vivir…
Estas palabras desconcentraron al joven, no sabía que, se imaginaba a sus adversarios abominables, sabía que tendría que luchar, pero no entendía como. Un enorme silencio invadió el lugar, la mirada de los pobladores se concentraba en la entrada, desde donde se observaban tres personajes extraños, uno se decía llamar “duda”, otro “miedo” y “remordimiento”. “Duda”, burlonamente comenzó a preguntarle.
Duda: ¿Quién se dice ser el elegido?
Joven: Yo…Señor
Duda: ¡Lo escuchan!, me llamó señor, imbécil, pensabas que te llevarías a estos.
Joven: No pensaba, me los llevaré
Duda: Te equivocas, más…Si
Joven: Si, que
Duda: Lo oyeron señores (molesto) basta, enfréntanos uno a uno bajo un dilema, si triunfas, son tuyos y si no te torturaremos por siempre, haremos que enfermes, que desees no haber nacido.
El joven titubeando aceptó, así que duda volvió a atacar, las respuestas tendrán que ser rápidas ya que estaba a punto de oscurecer por completo.
Duda: Bien jovencito, qué opinas de sus ancestros y de tu dios, ¿No crees qué son obsoletos, decadentes y que te enviaron aquí solo para satisfacer sus caprichos al ver cómo peligrabas?, ¿No crees? Ó a la mejor no existen, todo sobre ellos es mentira, inventos, y solo nosotros somos reales, auténticos, ¿qué respondes?
Confundido el joven cayó al suelo. Pues se planteaba una y otra vez la posible respuesta, sabía que no debía dudar, ya que el miedo y el remordimiento de actos pasados vencerían, ante la mirada triste de los pobladores, el joven mantenía una lucha interna, de la cual no sabían si triunfaría, así que por un momento, al verlo inmóvil, pensaron que era el final, pero al darle la espalda, el joven lentamente se incorporó y sin titubear dijo:
Joven: Tengo la respuesta…
Duda: ¿Cu…Cuál es?
Joven: Tengo fe, confianza razono, sueño e imagino, así que sea cual sea la verdad. Solo yo debo creer y respetar las creencias de otros, comprender que el amor sigue siendo amor en cualquier parte.
Tan pronto como indicó su sentir, las tres aberraciones se diluyeron etéreamente, había vencido, ahora al no poder moverse, pidió a los pobladores corrieran al portal y se salvaran, pues para él todo había terminado, ya que el temer por un momento lo había herido.

Pobladores: ¡No, nos iremos sin ti, no es justo! Gracias a ti volvimos a vivir, ¡Ayúdenme, aprisa, salgamos de aquí!
Así que sosteniéndolo entre todos, corrieron al portal y de uno en uno volvieron a Vassilic, justo cuando el primer rayo de luna iluminaba la torre y la colina, ¡Lo había logrado! De regreso, el anciano lo revisó, y se dio cuenta de las heridas, pensó que moriría, más cuando todo parecía perdido de lo profundo del universo de escucho:
Shack: Levántate, no temas, lo has logrado y en agradecimiento, te ofreceré un sueño, suéñate fuerte y fortalece a Vassilic, piensa en bondad y todo resurgirá, piensa en unión y renacerás.
La noche había terminado y el putrefacto vassilic había resurgido, pero cuando buscaron al joven para agradecerle, no lo encontraron, ya que libre de temor y culpas había regresado agradecido a la colina.

Texto agregado el 20-10-2012, y leído por 128 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]