TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cordes / De las miserias que se hallan en la superficie terrestre

[C:509368]

Era una mañana de sábado, en la que me levante temprano pese a la salida de ayer, no dormi para nada bien recordando aquélla imagen desoladora en la fría noche, en la que un pobre niño buceaba entre la basura para encontrar su cena, si vieran sus ojos, les hubiera pasado lo mismo que a mi, ese dolor, ese puntazo en el estómago, acompañado del pensamiento y donde está el tal Dios? Verán, cuando se lo necesita, nunca da el presente, al menos por estos tiempos, y en mi ciudad.

Lo que mas tristeza me causo de la noche pasada, es que, mientras un niño buscaba su comida entre los desperdicios, otros, hacían su entrada al imponente casino, a pasar un buen rato de egoísmo, gastando su dinero sin mas ni menos,para una simple diversión, pasajera, mediocre, pero lo que mas me enfado amigos, fue que al pasar por al lado del joven, estos sujetos no le dieron ni un centavo, tampoco se animaron a dirigirle la mirada, ante el pedido de este por una moneda. Como verán, aquí sucede mi enojo para con Dios, como puede ser que algunos tengan tanto, y otros, tan pero tan poco, que no les alcance ni para comer? Por eso es que antes que decir barbaridades de Dios, prefiero ser ateo, y pensar que no existe, porque si realmente estaría, no se como puede permitir estás cosas, sin ir mas lejos, y con un claro ejemplo, como pudo permitir que exista el holocausto, de no creer, pienso que ni el Papa puede darme una respuesta.

Entrado el mediodía, y luego de un rápido almuerzo, decidí salir a caminar un buen rato, a tratar de despejarme la cabeza, y dejar de buscar respuestas. Es entonces cuando por la calle veo al mismo niño de ayer, pero derrumbado en el piso, inmóvil, lamentablemente, muerto. No soy capaz de explicar en este corto relato la sensación que tuve, me sentí extremadamente mal, por poco me agarra un ataque, pensé que estuve mal en darle solo un billete la noche anterior, que debería haber sido mas generoso, alquilarle un cuarto en un hotel, traerlo unos días conmigo, buscarle un refugio, ayudarlo, al fin y al cabo no era mas que un niño, y estaba solo, indefenso, sin padre o madre, sin hermanos, ni siquiera amigos, lo único que tenia era su soledad, a veces tan amada, y otras tan odiada. Inmediatamente me acerque al policía, preguntándole por lo sucedido, y fue en ese momento, en donde comprendí, finalmente, que ese padre y amigo al que llamamos Dios no está, falta, no se ve, no existe. Tristemente el policía me contó lo ocurrido, pero solamente les voy a decir que fue atacado por un grupo de personas que querían robarle el poco dinero que había juntado hasta ese momento, el se resistió, y se dio el trágico desenlace.

Seguí caminando, desorientado y con un fuerte dolor de cabeza, la conciencia me carcomía el alma, me decía que podía haber hecho algo mas la noche anterior, que mi acción no fue suficiente, que fui egoísta, un poco menos que los hombres del casino, pero lo fui, mi acto no sirvió de mucho, tendría que haber ido mas allá, pero claro, tenia cosas que hacer y el tiempo me apuraba.

Luego de un largo rato caminando, sintiéndome lo peor de está sociedad, imaginando que hubiera sido del pobre nene si lo hubiera llevado a un refugio, o hasta mi casa al menos, tome una decisión, que ya venia pensando, y que se fortaleció con el episodio que acababa de ver, y desde aquí queridos lectores, sentado en el bar del hotel Castelar, me despido. Le dejare estás lineas, además de una buena propina, porque como verán en la vida hay que ser generoso, a Lucas, el mozo, para que conozcan que fue lo que me motivo, algunos dirán que fui un loco, pero otros me comprenderán, digamos que quien, en algún momento de su vida, no ha pensado en quitársela, es un idiota.

Les cuento que alquile un cuarto, para disfrutar de mi soledad un momento mas. No se aflijan por mi, todos los días se producen, en todo el mundo, incontables tragedias, y nadie puede hacer nada, y hablando justamente del tema, al lado mío se encuentra la habitación en la que supo estar Federico García Lorca, que diría el de mi, me pregunto...

Por ultimo, les aviso, que la carta que le deje al mozo con estás palabras, lleva el nombre de Jesús, y deje dicho que El la pasaría a buscar antes de que termine el día, quien sabe, quizá aparece, por las dudas, estén atentos.


Jmc 31 10 2012

Texto agregado el 31-10-2012, y leído por 136 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
30-01-2013 Si piensan así, no lo dudo. Para suerte de la supervivencia de la especie humana no todos pensamos así. Mis estrellas por tan magnífica exposición de la miseria. elpinero
31-10-2012 Sentido y tragico relato Juan. Vivimos en un mundo imperfecto y te toco ver de primera mano, la parte más terrible del mismo. un abrazo amigo!!!! 5 aullidos tristes yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]