TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulcardillo / Gandhi,el vengador.

[C:509642]

Gandhi era de estatura mediana,delgado,calvo,con ojos color acero que podían haber sido dulces o duros.Usaba unos anteojos redondos,llamados quevedos en una época y lennon en otra,tomando su nombre de famosos usuarios.Su porte era firme,su andar suave,sonreía con facilidad.Sus modos discretos,mínimos.
Vestía trajes simples,económicos.Desconocía la vanidad de la moda.Su aspecto general habría podido definirse como algo anticuado,con una elegancia sobria muy alejada del ridículo.
Lo compararon,en otros tiempos,con el actor Donald Pleasence.
Inglés de pura cepa dramática,popular como actor secundario en películas clase B y series de ciencia ficción.Su rostro insinuaba una semejanza.Cierta perplejidad de su carácter,como una paz interrupida,lo acercaban a las composiciones del actor.
El carácter de Gandhi era pacífico,lo que le había valido el apodo con que se lo conocía,aludiendo al mártir pacifista de la India.
La calva y los lentes,ayudaban a esa identificación,si bién su estructura física no era débil,ni parecía sometida al ayuno.
Era en todo caso el Gandhi jóven de la película,que viaja a la India,elegante e ingenuo,a labrarse una carrera como abogado.

Gandhi amaba las películas.Todas.Aún las malas de la clase Z.
Las viejas series de televisión,Dimensión desconocida u Outer Limits.Las prefería a una buena lectura.Si se hubiera podido confiar a alguién,contar las intrascendencias de su infancia,
su viejo televisor,con las ficciones que transmitía,habría resultado el mejor amigo de su vida.
Cada historia era una lección fraternal,algo que aprendía.
Las imágenes,las tramas,los personajes sobrevivían en el él.
Perduraban en su conciencia,modificándola,enseñándole.
En el colegio era aplicado.Eficiente e indiferente.No participaba en juegos.Tampoco era un sabelotodo tragalibros.La constitución especial de su inteligencia,le permitía asimilar los conocimientos sin dedicarles un afán excesivo.Carecía,careció y carecería toda su existencia de amigos.
Su ser se volcaba a un interior fantástico y reflexivo.Poco intenso.Como un relato breve que tuviera un moderado brillo,que deseara alcanzar un vuelo que no se elevaría.Su fantasía no era exhuberante.Un mínimo oasis con algo de agua,apenas vegetación,en un largo desierto.
Los padres fallecieron cuando Gandhi era pequeño.Quedó a cargo de una tutora bondadosa,permisiva e indiferente.
Gandhi pudo labrarse su vida a gusto,sin encontrar demasiadas oposiciones.Dedicarse a sus pequeñas aficiones sin pasión.
A sus aventuras de ficción.
No desdeñaba los libros.La lectura era su otra gran amiga.
La ciencia ficción,la astronomía,la física eran sus favoritas.
Toda la literatura fantástica.
Gandhi no tuvo novias ni las deseó.Amó a una jóven,en el último año de secundaria,sin olvidarla jamás.La novela de ese dolor.La pérdida de un amor nunca vivido,fueron suficiente companía en su vida afectiva.
Todo en Gandhi se exteriorizaba con esa cualidad de lo pequeño,débil,sin ser dependiente.Su fuerza no existía o estaba férreamente contenida
A la hora de especializarse en una actividad laboral, Gandhi se hizo bibliotecario.La soledad preñada del aroma amarillo del papel lo decidió.Sería eso o librero.
Hubiera amado ser director de cine o televisión,pero la sola posibilidad de tener que conducir un pequeño ejército de actores y técnicos lo aterraba.Prefería ser la pieza dócil de un engranaje o funcionar en solitario.Conciente del carácter social de la vida humana,se adaptaba,a su manera,tratando que la multitud no lo arrasara.Gozaba de su universo breve,sin verse privado de él por someterse a una norma,por ejemplo matrimonio,carreras exitosas,dinero,consumo.Veía a la mayoría de las personas corriendo tras esas metas,mientras se perdían a sí mismos en la carrera.
La escena de una biblioteca serena,con pocos usuarios tranquilos y compañeros tan plácidos como él,lo sedujo a la hora de elegir vocación.Los estudios de bibliotecología fueron,no podía ser de otro modo,apacibles.Logró el aprecio de sus compañeros,obteniendo su grado sin sobresaltos.
Era la hora de obtener un puesto.Buscaría ese jardín plácido,cuyas imágenes representaban la biblioteca para Gandhi.
Sería feliz,con moderación.
Se equivocaba.
El mundo desconocía la mansedumbre y apaciguamiento que Gandhi evocaba en sus ensoñaciones.

-------------------------------------------------

Gandhi se descubrió teniendo fallas de memoria.Lo preocupaba,ya que ésta era uno de sus motivos de orgullo.
No recordaba a qué serie pertenecía uno de los capítulos,donde actuababa Donald Pleseance y el rememoraba cada tanto.
Las opciones eran dos,Outer Limits o The Twilight Zone.
Se inclinaba hacia esta última,que solía presentar dramas de una dimensión psíquica que no aparecían en la primera,más dedicada al espacio y los visitantes extraterrestres.
Consultaría en los sitios de fans,en la red.

-----------------------------------------------------

Resultaba difícil conseguir un nombramiento en una gran biblioteca.Todas eran gubernamentales.El personal contratado o pasante se limitaba a un mínimo cupo.Gandhi se preguntaba si en
el país subsistía el sistema de influencias.Su respuesta era afirmativa,sería así en todas partes.Las posibilidades de Gandhi se estrechaban..
Recorrió,envió curriculums hasta conseguir dos puestos.Uno,en una pequeña biblioteca esotérica y espiritista que atendía solo dos veces por semana,en horas de la tarde.El otro,por la mañana,en una biblioteca municipal de la localidad de Lomas de Zamora.
Gandhi,que vivía en un pequeño departamento del barrio de Once,donde había alquilado recientemente,insumía en traslados cerca de cuarenta minutos.No era demasiado para él,le agradaban los viajes en colectivo,aunque desdeñaba el tren.
Estaba contento.Su jardín griego,pletórico de paz,donde el conocimiento descansaba como un gato a la espera de una caricia,lo esperaba.
Una vez más,Gandhi se equivocaba.
El mar calmo y azul,de pequeños rulos bajo el sol,comenzaba a moverse en su lecho profundo.
Lo primero fué la negra.
Una bella mujer,mulata,de cuerpo firme e intenso ejercía la prostitución cerca de la Plaza Once.Gandhi bajaba del colectivo en la plaza,caminando tres cuadras hasta su vivienda.Atravesaba,en su rutina,la calle donde la mujer se paraba.
Gandhi la observó curioso en algún momento,su belleza se irradiaba con magia.Creyendo que pertenecía a las organizaciones dominicanas de trata,se lamentó de la suerte de la muchacha.
Su rostro era limpio y claro como un amanecer en el campo.Carecía de los estigmas de su actividad,del dolor y la violencia recibidos.Aparentaba cerca de treinta años.
Para Gandhi,la percepción de la joven habría pasado al olvido raudamente,convirtiéndose en parte del paisaje recorrido cada día,si la negra no hubiera comenzado a insinuarse.
Sus ojos negros sugerían la posibilidad de un goce al que Gandhi no osaba.Nada asomaba en esa mirada de sombras,del dolor asociado a su raza.Un fuego negro ardía en una promesa terrible
bajo sus largas pestañas.
Gandhi lo tomó como una actitud lógica,inherente a la actividad de la mujer.Buscar,interpelar a los transeúntes masculinos.
Días después comenzó a susurrarle en una lengua extranjera,que Gandhi no reconocía.Bisbiseaba algo incomprensible.
Gandhi llegó a sentirse molesto,pensando en alterar su recorrido,tomando otra calle para llegar a su domicilio,luego la rutina pudo más,incorporándo a la misma,el evento de la prostituta.
-----------------------------------------------------

El rebautizo como Gandhi lo recibió en la oficina.Así llamaba Gandhi a la biblioteca,ya que la cantidad de empleados,supuestos empleados y personas en general,ninguno de ellos lectores, que circulaba por el lugar,lo asemejaban a una oficina pública,de esas burocráticas.
Los bibliotecarios propiamente dichos eran tres.Lucero,el jefe.
Gladys,la subjefa y Gandhi.Con lo que el único empleado no jerarquizado venía a ser Gandhi.
Sus primeros trabajos consistieron en hacer las búsquedas en el depósito,instalado en un sótano húmedo,poco apropiado para conservar libros en buen estado.
Aunque Gandhi no veía lector alguno,supuso que las consultas y pedidos se hacían por teléfono o internet.Esto era común en bibliotecas con socios.La única terminal estaba sobre el escritorio de Gladys,la subjefa,junto al aparato telefónico.
La empleada,una linda mujer de cuarenta años,esbelta y de hermosas formas suaves,se movía poco del lugar.Tomaba café mientras trabajaba con la PC.Ondulaba un poco su cabeza a cada lado,como si pensara.Sus cabellos estaban teñidos de un prolijo rubio,aunque su piel era de un tono canela suave,el resultado,lejos de ser vulgar le otorgaba un intenso atractivo.
Gandhi observaba estas cosas,podía apreciarlas,dejándolas luego pasar,sin interesarse demasiado.
-Gandhi,bajá a la cueva y hacéme una lista con todo el material sobre cerdos,todo lo que encuentres.Después seguí con ratas.
Son para el Círculo de Veterinarios y para la Sociedad de Zoología.Cuando terminés buscá cucarachas-
Gladys se rió como si todo fuera una gran broma.
-Vivimos en un mundo animal,¿No te parece Gandhi?
¿Nunca te sentiste como un cerdo,una rata o una cucaracha?
GAANDHII,pronunció su nombre con el sonido estirándose,distorsionándose por un mecanismo invisible.
-¿Te gusta que te digamos Gandhi?¡Un prócer!Sos tan buenito Gandhi,por eso te pusimos así,Gandhi.El pacífico pacifista-

Cuando Gandhi bajó a la cueva,común denominación del depósito de libros,en búsqueda del material sobre cerdos,ratas y cucarachas,Lucero,el jefe, se acercó al escritorio de Gladys,la subjefa a las risotadas.
-Gladys¿Gandhi,habrá nacido así,boludo congénito o habrá estudiado para ser un boludo tan perfecto?-
-Un poco de cada cosa,Lucero,un poco de cada cosa-

-----------------------------------------------------

La jóven negra prostituída en el Once se llamaba Alysha,había nacido en Haití,de padre árabe y madre haitiana,vivió un tiempo en Cuba estudiando Antropología,tenía treinta años y era sola.
No tenía ningun vínculo con las bandas dominicanas ni rusas de tratantes,tampoco lo que se llama un marido,o sea un proxeneta que la explotara solo a ella.Manifestaba estar haciendo el más osado trabajo de campo de la Antropología Social.La prostitución por dentro.
Gandhi lo supo,porque para su sorpresa mayúscula,Alysha,la joven haitiana que le susurraba en creole, supo después que esa era la lengua,vivía en el mismo edificio,un piso más abajo,encontrándola una tarde en el ascensor.Volviéndola a ver hasta que entablaron algunos diálogos,donde la mujer le dió a conocer su situación.
Su facultad de sorprenderse recibió un segundo sacudón al ver como la esbelta Alysha atravesaba la puerta del antiguo caserón donde funcionaba su segundo trabajo,la biblioteca de ocultismo y espiritismo.
Gandhi pensó que la jóven,al igual que él mismo, ambicionaba crear su propia vida.Si bien el universo de Gandhi era limitado,el de Alysha se extendía fuera de los límites normales.
Era una historia extraña,pero Gandhi la comprendía,aunque incluyera poner el cuerpo en una experiencia de campo antropológica.
.-Siempre se pone el cuerpo...yo voy hasta un extremo,tal vez lo supere-le decía Alysha en un español de tono afrancesado y caribeño.
-El cuerpo es un vehículo,la realidad no está en la materia,no solo en ella-
El sistema de creencias y pensamiento de Alysha era coherente con la carrera seguida y con el tipo de obras que consultaba en la pequeña biblioteca espiritista.
Gandhi comenzó a conocerla,a valorar su valentía.Logró sentir cierto afecto,moderado,por ella.
Cuando por las tardes pasaba por la parada de Alysha,ella le guiñaba un ojo,saludándolo en creole,con un suave tono,casi inaudible.
Al encontarla en la biblioteca o el ascensor,intercambiaban algún diálogo.Alysha,pasó a ser la única relación social,ya que no amistad,en la vida de Gandhi.
Un vínculo,desde luego,moderado.
.

------------------------------------------------

Gandhi se encontraba a sus anchas en la soledad de la recepción.
Lucero y Gladys habían bajado a la cueva,en busca de un incunable,según ellos,un trabajo delicado.Gandhi atendería al público,si es que alguién decidiera visitar la biblioteca.
Contra todo pronóstico una jovencita de anteojitos,similares a los de Gandhi,jean ancho y camisa de colores,a tono con una mochila de guardas amerindias se hizo presente buscando un libro de Slajov Zizek
Gandhi,memorioso,supo que el libro estaba en el depósito.No le quedaba más remedio que bajar a buscarlo.El último estante,al fondo,se dijo.Consideraba parte de su profesión,esa capacidad de visualizar las ubicaciones.Un holograma de todo el espacio,donde reposaban los textos,iluminado en su mente.
Al descender,el cuadro que halló fué muy diferente.
-----------------------------------------------------
Alysha se interesaba,entre otros temas,en la proyección del cuerpo astral,la transmisión de energía fuera del cuerpo.
En Haiti y Cuba,existían expertos en esa práctica.
Sacerdotes vuduístas y santeros,lo hacían con naturalidad.Podían,de proponérselo,captar otro tipo de energías,externas.
Tomarlas en sí,adquiriendo un gran poder.
Hasta las fuerzas atmosféricas y de los elementos,agua,tierra,aire,fuego podían utilizarse.
Todo comenzaba con el desarrollo de la capacidad de proyectar la propia energía.La débil energía bioeléctrica del cerebro humano podía unirse a las energías telúricas,ambientales y cósmicas,generando electricidad de alto voltaje.
Conocía los trabajos del genio Nikola Tesla.Su obsesión por la obtención de energía libre,gratuita y natural.Los trabajos sobre el Rayo de la Muerte,dirigido por ondas de radio.
Pensaba que el dominio de la energía se podía lograr sin ninguna interface tecnológica,uniendo la mente a la gran fuente.
La jóven negra se había ganado la admiración de Gandhi,lo que es mucho decir.Valoraba el ímpetu y la inteligencia puestas por Alysha en todo lo que emprendía.
Dudaba que fuera una prostituta.Para él,solo observaba.Desde esa parada,aunque se implicaba exponiéndose,mantendría la distancia de algún modo.
No creía pensar a través del prejuicio.Nunca la había visto acompañada,tampoco la espiaría para corroborar sus ideas.
De ninguna manera,buscaría comprobarlo por sí mismo.
Era un hecho,simple.
Así lo aceptaba.

-------------------------------------------------
Durante los momentos que estuvo solo en la recepción,antes que llegara la estudiante de ropa colorida,Gandhi buscó en la web.
El capítulo se llamaba The Man with a Power,pertenecía a la serie The Outer Limits,se emitió el siete de octubre de 1963.
Su protagonista fué Donald Pleseance.Estaba confundido respecto a la serie.Alysha se sentiría contenta si viera ese capítulo.Quizá lo conocía.Un profesor recibe un implante cerebral que le permite desarrollar la telekinesis.El resultado inesperado es que también le permite conectarse a una desconocida energía.Le recomendaría a Alysha que lo viese en You Tube.

Bajó al depósito con los pasos suaves de un gato,en busca del libro.Se disculparía con sus jefes por interrumpirlos y dejar la recepción sola,pero tenía un pedido.
Entonces los vió,volviéndose mudo,más silencioso e inmóvil.
Lucero y Gladys habían llevado una mesita,un antiguo pupitre escolar,al fondo del pasillo,donde se abría una pequeña estancia,el preciso lugar donde el libro pedido tenía su ubicación.
Un mantel blanco y reluciente cubría la mesa,sobre ella se disponían algunos objetos.Un candelabro doble con dos velas,una roja y otra negra,encendidas.Un cuchillo de filo doble,una campana,un incensario y un plato de madera con el grabado de un pantáculo se hallaban en perfecto orden.
Gandhi no se acercó.Comenzó a retroceder sin hacer el menor ruido.Su cultura libresca le bastaba para reconocer la escena.
Una ceremonia celebrada sobre un altar mágico.
Muy sorprendido,reconoció que muchas personas practicaban algun tipo de culto esotérico en la actualidad.
Se vería obligado a decirle a la estudiante que el libro estaba prestado.Al llegar lentamente a la escalera,Gandhi se volvió unos segundos.En ese momento Gladys se desnudaba.Las ropas caían a sus pies en cámara lenta.

La jóven estudiante de ropa colorida,que buscaba un libro de Slavoj Zizek,debió marcharse sin consultarlo.





-Es puto,te digo que es reputo-fueron las palabras de Lucero,el jefe, que Gandhi logró captar al llegar al trabajo,la mañana siguiente del episodio en el depósito.
-Mahatama Gandhi,como anda la lucha por la paz,según Maquiavelo bien vale una guerra ¿No?Si vis pax para bellum.
Pero Gandhi no entiende estas cosas,es pacifista-
-Gandhi,¿vos tenés novia,estuviste casado o sos medio yogui,medio cristo,sin mujeres?-terció Gladys,la subjefa.
Las preguntas que pretendían ser humor no esperaban respuesta alguna por parte de Gandhi.
-Tenemos una nueva búsqueda para vos,un vecino de la biblioteca de nombre Iván,es director de películas pornográficas y busca soportes teóricos,cultos para hacer sus filmes más originales-
-Así que nos vas a traer todo sobre culos y tetas,no te vas a olvidar,CULOS Y TETAS,enfatizó-
Al bajar dispuesto a buscar los libros de literatura erótica,que de eso se trataba,Gladys lo retuvo un instante.
-Perdoname Gandhi,tengo una curiosidad,¿Alguna vez viste un culo y dos tetas,así,en vivo,en cueros o solo por fotos?-
Lucero y Gladys comenzaron a reir a carcajadas.
Gandhi,pacíficamente,con lentitud,en forma moderada comenzó a descender las escaleras que lo llevaban al sótano.

---------------------------------------------------

Encontraron el capítulo de Outer Limits en la Macbook de Alysha,lo vieron en el departamento de Gandhi mientras bebían
unas copas de ron Barbancourt,la selecta bebida haitiana.
Ella hubiera preferido Chartreuse,el verde alcohol monacal,según confesó.Alysha parecía querer hablar,tal vez fuera la confianza en Gandhi,el ron o la noche creciente.Aún Gandhi,que bebía traguitos,moderadamente,se sentía inclinado a la charla.
-Ves,en el video de la serie,se usa un dispositivo que llega a canalizar la energía.Tesla también pensó en ondas de radio.
Lo que yo creo es que la mente,entrenada,dirigida,puede hacer el contacto-
Alysha se relajó,sentándose en la única cama,la de Gandhi.Le preguntó si alguna vez había hecho el amor.El desvalimiento de una vida célibe,ausente de placer,no pasaba inadvertida para Alysha.Gandhi se sinceró,le contó de su falta de interés,de la indiferencia por el sexo,del desconocimiento del dolor por estos motivos.También preguntó,obteniendo una respuesta que halló sincera.Sí se había prostituído en realidad,aunque ahora estaba asborta en los temas que investigaba.
Alysha le pidió que se acostara con ella.Hacélo por mi amistad,le dijo.Sería beneficioso y dulce para ambos.Ella lo cuidaría,lo guiaría.La experiencia lo completaría como hombre.
Gandhi se resitió un poco,mencionó a Estelle,su amor de adolescencia jamás olvidado.Ella no intentó una explicación psicologista.
-Yo soy Estelle.Yo puedo ser Estelle.Seré Estelle para vos y lo seré en verdad-
Alysha bajó unos minutos a su departamento,volviendo con un bolso mediano del que extrajo un espejo,incensarios,un par de velas blancas.Colocó todo sobre la cama.Luego se desnudó,sentándose en ella,con las piernas cruzadas.
-Vení sin miedo,invocaremos el alma de Estella,aunque ella viva,se puede hacer igual.La puerta está en vos mismo,en el recuerdo de tus deseos.Seré yo misma,seré ella.Las tendrás a ambas.
Conocerás el amor.-
Gandhi lentamente,con moderación,se acercó a la joven negra.En el espejo,la figura de una niña rubia,volvía desde los años.
La tarde del viernes se derrumbaba en la noche.
El fin de semana,no laborable para Gandhi pasó,con la paradoja de parecer sumamente breve y a la vez,gozar de una eternidad profunda.




Gandhi comenzó a recibir paquetes,con la orden expresa de sus Jefes de no abrirlos.Son libros,todavía no los vamos a catalogar fué la explicación.Debía acomodarlos en un gran armario,que se iba llenando durante la semana,apareciendo vacío los lunes.
Gandhi atendía la poca actividad de la recepción,mientras sus jefes continuaban con la investigación bibliográfica en la cueva.
Si pedían un libro que estuviera abajo,tenía que darlo como prestado.El público era siempre escaso,ocasionalmente unos niños venían por un rato,haciendo alguna tarea con los diccionarios o enciclopedias del estante de referencias.
Gandhi se sentía moderadamente feliz.Había cumplido tantos sueños haciendo el amor con Estelle.Aquel fin de semana,dos mujeres compartieron su pequeño estudio.
Una niña rubia de diecisiete años,confesándole que lo había amado,sin atreverse nunca a darle una señal.
Una madre negra,ancestral,nutricia,felina que lo cobijaba,enseñandole,como si su madre,su propia madre,solo por amor,hubiera decidido enseñarle los misterios del sexo.
Gandhi,complacido y sereno,feliz,nada dejaba traslucir hacia el exterior.La numinosa experiencia se alejaba,debilitándose con el paso del tiempo.La moderación en todas sus emociones no lo abandonaba.
Todo se inclinaba bajo el peso de la rutina,como un viejo árbol con sus ramas,llamadas por la tierra.
Gandhi dejaría el recuerdo de la noche pasada junto a Alysha,en una tibia zona,de recuerdo u olvido.Una penumbra de la emociones.Moderada.Donde no crecería ni el esbozo de un sentimiento.
Como todo en su vida breve.
Gandhi no lo supo,pero una semilla de la joven vuduísta y culta,interesada en la energía,madrina de las bodas de la ciencia y la magia,investigadora de la prostitución por dentro y de vida audaz había quedado implantada en él.
Gandhi se hallaba preñado de un singular embarazo,desde aquella noche.
-----------------------------------------------------
El incendio afectó todo el tercer piso,el de Alysha,los huecos del ascensor y la escalera y partes de la estructura del techo y la terraza.
El departamento de Gandhi resultó intacto.Preventivamente todo el edificio fué evacuado.Gandhi se instaló en un pequeño hotel.
No volvió a ver a la joven negra.En el siniestro no se registraron víctimas.
No trascendió al público que la policía científica halló una pila de cenizas,cuyas características no se correspondían con las que se podrían haber producido durante el incendio.
Los departamentos técnicos trabajaron en ellas,llegando a la conclusión que parecían cenizas humanas,como las obtenidas en un crematorio o alguién que hubiera sido reducido a ellas por un altísimo voltaje eléctrico.Un rayo de la muerte,bromeó alguno.
Como era imposible el rastreo orgánico o genético,el material fué desestimado como prueba y eliminado.
Gandhi no logró sentir melancolía por la desaparición de Alysha.Una sonrisa extrañamente pérfida comenzaba a formar un rictus en sus labios,mientras una luz,aún débil,nacía en el fondo de sus pupilas,sin que lo notara.


-----------------------------------------------------

Todo el personal de la biblioteca fué detenido.Lucero,Gladys y Gandhi terminaron en la Comisaría de Lomas de Zamora,de ahí peregrinaron a la Fiscalía y al Juzgado de Instrucción de donde Gandhi fué llevado a la Brigada de Investigaciones complejas primero,a Delitos graves después y a Drogas peligrosas finalmente.Lucero y Gladys contaron de inmediato con un equipo de abogados que los defendió.El intendente de la ciudad,algunos diputados,el gobernador de la provincia de Buenos Aires y hasta el Jefe de la Policía Bonaerense se interesaron por ellos,manifestándose a favor de su inocencia.
Los medios destacaban la traición a la confianza puesta por los jefes de la biblioteca,en Gandhi,quién se abusara de ella,utilizando las instalaciones para sus sucios fines.
-CAE DEPRAVADO-titulaban los principales medios describiendo las andanzas de Gandhi.
-Un auténtico psicópata,jamás advertimos nada malo en él,hasta le decíamos Gandhi,familiarmente,con cariño,por el aspecto pacífico y bondadoso que demostraba,nos engaño a todos-
eran las frases más repetidas por televisión,declaradas por los exjefes de Gandhi.
Varios testigos creíbles,aseguraban,jurándolo que Gandhi era quién manipulaba los paquetes.Lo habían visto,a él y solo a él.
Gandhi fué salvajemente apremiado en las sedes policiales.
La fiscal y el juez le requerían,con asco e impaciencia,que se declarara culpable.
Gandhi relató lo que había visto en el sótano,los rituales de magia,el sexo.Le respondieron que no intentara hacerse el loco para eludir su responsabilidad.Caso contrario lo encerrarían en un loquero,de donde no saldría jamás.
Finalmente,solo,sin hogar,sin trabajo,sin amigos,ya que Alysha estaba desaparecida,acusado gravemente y expusto en los medios Gandhi fué puesto en libertad bajo palabra.
La causa por tráfico de pornografía infantil seguiría su curso.

Gandhi se sentó en una plaza.El clima parecía estar descomponiéndose,como si una tormenta se avecinara.
Un gran nube negra,cargada de electricidad avanzababa sobre el lugar.
Gandhi comenzó a cavilar sobre cada uno de los hechos vividos recientemente.Por primera vez en su apacible,y moderada vida,lo hacía con resentimiento y amargura.
Un odio tan negro como esa nube que se acercaba crecía en él,
la biblioteca,el juzgado,la fiscalía,la comisaría,las brigadas desfilaban ante él como una calesita de horror,que diera interminables vueltas.
El recuerdo de las torturas y vejamenes padecidos se convertía en una fuerza de la naturaleza.

-----------------------------------------------------
La pared medianera de la comisaría daba los fondos de un chalet,un largo terreno con salida a otra calle.Del lado interior de la seccional se hallaban los calabozos.Aquella noche,al tiempo que se producía un apagón en todo el barrio,la pared se rajó como si se hubiera producido un terremoto.Los presos corrieron a toda velocidad,atravesando el fondo vecino para desaparecer fundiéndose en la oscuridad.Solo quedó un ladrón de poca monta,informante habitual de los policias.
En instantes todo se derrumbó,comenzando a hervir como lava volcánica.El fenómeno de limitó al perímetro de la dependencia policial.
El comisario que se hallaba descansando en su casa,sintió urgentes deseos de ir al baño.Luego de aliviarse,le resultó imposible abandonar el inodoro.Una fuerza parecía succionarlo.
Atascado en el sanitario,nada pudo hacer cuando la casa explotó como un polvorín,posiblemente por un escape de gas.
La fiscal era una joven solitaria,sin pareja.Por las noches,los videos y el placer de los juguetes sexuales aliviaban su tristeza.
La cama se elevó en el aire,comenzando a dar saltos,golpeando contra las paredes.El juguetito,que muy suavemente se estaba introduciendo en el recto,atravesó la pared intestinal,mediastino y diafragma,quedando alojado en los pulmones.
Nada pudo hacerse por ella,ni siquiera aliviar el dolor.
Los atentados que habían devastado los canales de televisión en una sola noche,se explicaron como ataques del terrorismo islámico,desembarcado en la Argentina.
El juez que se entendía muy bien con otro apuesto juez,se ocultaba de las miradas indiscretas y los escándolos en una isla del Tigre.Aquella noche,mientras se retorcían de placer,sus gritos comenzaron a producirse no solo por amor.
Nadie vió jamás tal cantidad de yararás,víboras venenosas y arañas en una isla del delta.Se buscó un camalote que pudiera haber traído a las alimañas.
La muerte de los dos hombres,fué lenta y dolorosa.

Lucero y Gladys prefirieron no utilizar más las instalaciones de la biblioteca para los rituales.La casa de campo de Lucero,en San Vicente,era más que apta para esos fines.
Esa noche dispusieron todo en el amplio comedor.Su intención,por ser Luna Llena,era hacerlo al aire libre,en el parque,pero amenazaba tormenta.Una enorme nube negra,cargada de electricidad,parecía a punto de caer sobre sus cabezas.

El Ritual consistía en utilizar la energía sexual de Gladys,para la obtención de dinero y beneficios materiales,invocando a determinadas entidades oscuras.Los resultados eran los esperados.Jamás dejaban pasar un día viernes sin efectuarlo.
Creían en él.Comprobaban su protección.

El fuego comenzó por los genitales de Gladys,quién olvidando las preces mágicas solo atinaba a gritar.
-SE ME QUEMA.SE ME ESTÁ QUEMANDO-
Lucero intentó traer un balde de agua del patio.Apenás salido al exterior,un rayo lo fulminó,dejando un montoncito de cenizas.
Gladys se quemaba por dentro,de sus orejas y boca salía un humo negro.Su pelo se incendió y al segundo en que una llamarada salió de su ano,cayó convertida en un montón de cenizas.
Al llegar los bomberos la casa ardía.El humo denso se elevaba hacia el cielo claro y despejado.

Aquella noche Gandhi la pasó caminando,debía reconstruir su vida sin saber cómo.Contra su costumbre bebió una cerveza,charló con unos chicos que le convidaron fernet con coca.
El alcohol suave le sentó bién,trayéndole recuerdos de Alysha y su ron haitiano,Barbancourt.
La noche estaba llena de luz.La nube negra se había alejado.
De un local bailable salía repetidas veces la musica de Ritmo de la noche,por Corona.
Se sentó en otra plaza.Algunos jóvenes bebían,fumaban porros,se besaban.Todo era plácido.

Recordó una vez más al inefable Donald Pleseance en su capítulo favorito de Outer Limits.El personaje tenía el poder de generar destrucción y vengarse de quienes lo humillaban,toda su violencia inconsciente emergía sin control.
El parlamento final,era un poco moralista,propio de los años sesenta y la televisión norteamericana.
Mientras el hombre no fuera capaz de dominarse y eliminar sus malos impulsos,no convenía que accediera a los poderes ocultos de la mente y el universo,era la conclusión que cerraba la emisión.

Aunque estaba un poco harto de ser Gandhi,creyó que el razonamiento era correcto.Lo aplicaría en su vida.Trataría de perdonar lo pasado.La vida continuaba.
Unos chicos jugaban a la pelota,Gandhi los miró sonriendo benevolente.De pronto una polvorienta pelota número cinco impactó en su calva,los niños le gritaban.
-Que mirás viejo trolo,devolvé la pelota,comilón-

El clima volvía a descomponerse.Una gran nube negra,cargada de electricidad,se acercaba a la plaza.

Con amor por las series Outer Limits,The Twilight Zone y el gran Donald Pleseance.Años sesenta.













Texto agregado el 03-11-2012, y leído por 125 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]