TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Deilost / Red Blackbird

[C:510351]

Quiza. Quiza pueda ser. Quzia no. Quiza yo no lo veo. Quiza si. Quiza solo estoy perdido. Quiza la luz es demasiada. Quiza el mundo es demasiado. Quiza mi mente es muy pequeña para el mundo. Quiza mi corazon es muy grande para el mundo. Quiza mis ojos sean demasiado pequeños. Quiza yo sea un idiota. Quiza tu lo seas. Quiza el mundo solo de vueltas y vueltas, sin importarle un comino las dudas de un pequeño muerto entre los vivos, de un pequeño vivo entre los muertos.



De vez en cuando, la luz del atardcecer se colaba por entre las aspas del molino. Ella estaba detras, a los pies de la colina, mientras que el molino, arriba, celestialmente arriba, se levantaba cual corona de madera, tela y piedra. El sol se ocultaba lentamente, entre las sabanas de nubes, hundiendose en su cama de tierra. Ella camina, a paso neutro, hasta la cima del monte. El molino, con la pereza del viento, mueve sus aspas lenta y pesadamente. Ella se sienta en el techo del molino, con las aspas colosales a su espalda, bañada en la luz dorada. Una lagrima, pequeña y callada, se desliza lentamente en su mejilla. Cae lentamente, hacia su camisa blanca, tan blanca. Y en su camisa muere en forma de mancha, con un sonido callado y tranquilo. En esta tarde todo es callado y tranquilo. Y la muchacha lo observa todo, como si de un cuadro se tratase. Mientras el sol muere, ella piensa. Piensa, con ojos llenos de cristales brillantes. La figura de su sombra revela un cuerpo hecho un ovillo contra la luz. El molino se detiene, mientras el viento deja de sonar. Ella se levanta y el sol acaricia su frente con uno de sus ultimos rayos. El horizonte esta despejado, el crepusculo muere, la noche purpura se levanta y el corazon de esta niña grita. Grita, en el callado y oscuro interior de su pecho, grita y grita. No sabe lo que grita, no sabe lo que le duele, no tiene razon, meta ni motivo. Pero el grito se prolonga, casi inacable. Luego, en la mitad perfecta del divino silencio que se alza en el mundo, surge una pequeña sonrisa, algo de tenue calor y una mano, callada tambien, en el aire. Ella la toma y lentamente su piel se oscurece. Toma un tono mas interior, mas escarlata. Se abre lentamente y se vuelve mas eterea. En un abrir y cerrar de ojos, el pecho se achica, la cara se transforma, los dedos, las pierna, las manos y el alma se vuelven plumas. Y mientras el mundo duerme, sobre el molino solo y abandonado, se eleva un mirlo, de alas rapidas y mirada penetrante y con plumas rojas se aleja, en medio de un canto callado, que solo un corazon abierto y una mente dormida podrian escuchar.

"Don't stop now. Its hard for me to figure out. The way you move. Its like this every afternoon, its like this every afternoon, its like..... you.....

My, My red Blackbird."

Texto agregado el 13-11-2012, y leído por 61 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]