TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / heraclitus / San Judas Tadeo y la reliquia

[C:510740]



Las costumbres populares son la voz del pueblo

La Región Lagunera en el norte de México se extiende por 15 municipios de los estados de Coahuila y Durango, y debe su nombre a los cuerpos de agua, es decir, a las trece lagunas anteriormente existentes en el área, entre las que estaba la Laguna de Mayrán, la más grande de Latinoamérica, que se alimentaba por los ríos Nazas y Aguanaval hasta antes de la construcción de las presas Lázaro Cárdenas y Francisco Zarco que en la actualidad regulan su afluente, por lo que las lagunas han desaparecido. En esta región hay tres ciudades conurbadas: Torreón en el estado de Coahuila y Gómez Palacio y Lerdo en el estado de Durango.
Está región se le conoce popularmente como “La Laguna” y a sus habitantes “Laguneros”, hay un acendrado catolicismo y el día 28 de octubre de cada año se celebra a San Judas Tadeo, apóstol, fiel siervo y amigo de Jesús, invocado universalmente como patrón de las causas difíciles y desesperadas.
Aquellas familias que han recibido un favor del Santo, en agradecimiento reparten comida a todo aquél que llega a sus puertas, se les da sopas y asado de puerco: este guisado es conocido como la reliquia, el asado de puerco se prepara con siete cazuelas de distintas sopas. Además como recuerdo de nuestro pasado indígena hay danzas en las calles cerrándose éstas. Tanto los visitantes como los danzantes, forman grandes filas para disfrutar de este platillo. Orgullo de los laguneros es esta bella tradición. Religiosidad popular donde se comparte además del Santo Rosario, las sopas y el asado.
Las danzas, la fila, el sartén que llevan para recoger la comida, la sociabilización familiar, la fiesta, la alegría y la comprensión de automovilistas es de admirarse. Se consumen muchas tortillas calientitas y el descarrilamiento o sea revoltura de sopas bañadas con chile rojo.
Se trasmite la tradición de padres a hijos, se comparte lo que hay hasta donde alcance el raspado de las ollas.
La devoción de los laguneros unifica familias y vecinos, también personas que van pasando, se comparte con el que se arrima, no hay “fijón” de quién es ni como viste. Se reparte en abundancia, con generosidad y amor, llueven las bendiciones a la familia que organiza la fiesta, se genera el afecto recíproco entre el que da y recibe. Y vienen los preparativos para que el año que entra se haga más cantidad porque faltaron algunos.
Por supuesto que habrán recursos con que repetir la fiesta, porque el amor que se repartió regresará multiplicado al ciento por uno y lo cual por supuesto siempre será atractivamente esplendoroso. Benditas familias y benditos laguneros que con humildad hacen fila para degustar este alimento del cuerpo y el espíritu.
Vemos que la religiosidad popular expresa con fervor una gran pureza de intención, se cree en la providencia y en la presencia amorosa de Dios. Tiene una capacidad de síntesis vital que une creativamente lo Divino con lo humano. Se supera el racionalismo frío que casi siempre entorpece el entusiasmo espiritual. Gracias a Dios, corazón les sobra a los laguneros y comparten con todos esta bella costumbre.

Texto agregado el 17-11-2012, y leído por 218 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
30-11-2012 Que interesante , me gustó leerte y aprender divinaluna
17-11-2012 hola Hera, que riquisimo relato, pleno de nuestras costumbres y tradiciones, gracias por compartirlo. Un abrazo. 5 aullidos yar
17-11-2012 ME PARECE UNA TRADICION MARAVILLOSA, Y MUY ELOGIABLE EN LOS TIEMPOS QUE CORREN. elisatab
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]