TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fabian_ / Zombies

[C:511156]

Zombies

Es una mañana hermosa. La última mañana en que caminaré a sentarme en una clase… al menos en este año… dudo que el próximo pueda entrar. Dudo que el próximo pueda ver una mañana tan hermosa. Bajo del bus de acercamiento. Corre una brisa fresca. Los otros estudiantes bajan. Conversan entre ellos, conversan con quizás quién a través de sus iPhone de última generación. Se ríen. Ellos son los más desafortunados, tienen que usar el bus de acercamientos. Qué pobres, deben pensar los otros que llegan en sus BMW, o en los Mercedes, o en los Audi.
Bajo la escalera de piedra. Debo buscar un buen lugar. Las minas rubias, bien ricas pasan al lado mío. A penas me miran. Soy muy atorrante. Muy mainstream pa ellas. Además estudio periodismo, no tengo futuro, por último si estudiara comercial, ahí quizás me darían la pasada. Pero no, así que apenas me miran. Me sorprende que no me tiren unas monedas creyendo que soy un mendigo.
Entro al edifico A y busco la pantalla LCD que muestra los horarios y las salas de clases correspondientes. Sé en dónde tengo clases. Sé con quién. Pero es parte del ritual. Me topo con unas compañeras. Cuicas po, pa variar. Por lo menos una de ellas tiene el apellido de un viejo conocido en el país, con empresa millonaria, de esos a los que los de la UPLA les gustaría linchar, de esos a los que cualquier comunacho resentido les gustaría linchar, de puro picaos. A mí también me gustaría piteármelo. No me saludan. Nunca lo hacen. Una vez le presté confort cuando estaba resfriada, a la muy cuica se le estaban cayendo los mocos y yo le pasé papel. Me miró como si fuera ya el colmo, que un roteque de Quilpué le tuviera que pasar papel pa sonarse.
Atravieso el patio plagado de zorrones con lentes Ray Ban, cigarros extranjeros, y poleras Maui. Me meto en el edificio B donde tengo clases. Faltan como tres minutos pa que supuestamente empiece la clase. El Toño Martinez no ha llegado, pa variar. La mayoría de mis compañeros ya están adentro. Se ríen, conversan, planifican carretes, hablan de marihuana, de copete, de sexo, sexo desenfrenado, de minas, el fleto del curso le agarra el poto a un compañero, lo persigue gritando como travesti, los demás se ríen. Llega el ayudante del profe, picao a hipster, terrible creído, todo porque ganó un premio de cine en Inglaterra, ahora se las da de Woody Allen. Nos hace callar, nos hace sentarnos. ¡Cómo tan cabros chicos!, dice.
El Toño Martínez se está despidiendo de todo el curso. Dice que fue un agrado enseñarnos y bla bla bla. Nadie lo pesca, casi todos están metidos en sus iPhones hablando por WhatsApp.
Es el último día de clases del año. Ya se han ido como cuatro este primer año. Yo creo que el número va a crecer. Estoy seguro de eso. Me aseguraré de eso.
Saco las dos UZI escondidas en mi bolso y antes que alguno pueda gritar, lanzo una ráfaga de plomo sobre sus cuerpos ABC1. BANG!, BANG!, BANG!, BANG! La mitad de la universidad ya debe estar llorando de miedo. Están todos muertos, o agonizantes. Has cuenta que son zombies, me digo, este es el apocalipsis zombie. Remato al profe que está echado en el suelo. Me acerco a la rubia rica que está consternada en posición fetal. Tiene un hoyo en la espalda, pero el pánico la dejó bloqueada. Que el papito te pague el psiquiátrico ahora po.
Salgo de la sala que ahora está rodeada de guardias con lumas. ¡¡Viva la revolución, fachos cabrones!!, les grito mientras corren inútilmente de las balas. Tengo varias cargas de munición en la mochila. Además tengo un par de Desert Eagle, unas granadas de fragmentación, dinamita, bombas de humo, sonido, y cuchillos.
En el patio aún quedan algunos zorrones, otros van corriendo a sus autos. Cooperaron. Tengo todos los pilares del estacionamiento listos para detonar. BOOM! Ahora voy a ser famoso sin necesidad de tener un cartón en la mano.
Estoy matando zombies, mi sueño se hace realidad. En realidad no es tan loco lo que estoy diciendo. Un zombie menos. Estos infelices son como zombies. Tres zombies menos. Están infectados con el virus del capitalismo. Zombies de terno con doctorados, ¡mueran! Viven para alimentarse de los negocios, que es lo único que les importa. Seguramente Tarantino querrá hacer una película de esto… BANG! Viven en su mundo, el carrete… cinco menos… el auto de último modelo… ocho menos… el último iPhone… diez menos… están muertos… BANG!, BANG!, BANG! Su vida es una miseria… BOOOM! Yo los estoy sacando de su miseria.

Texto agregado el 23-11-2012, y leído por 168 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
06-10-2013 Compañero, un agrado leer. te imaginé escribiendo como un enfermo: Con una sonrisa desbordada y ojos de loco, soltando saliva a tu cuaderno. Muy bueno. jotaykaiser
25-11-2012 ppienso que demasiada tele y fantasias absurdas a de tenerte enfermo por tu narracion laperegrina
24-11-2012 El escenario de esta narración bién que pudiera ser cualquier universidad de Estados Unidos.Donde de vez en vez se produce una masacre.Buena narración.***** Donseba
24-11-2012 que miedo, mucha tele quizás? Carmen-Valdes
23-11-2012 "masacre en Columbine" de Michael Moore... me la recordaste cañon con tu texto; bien escrito. Un abrazo!!!!! 5 aullidos aterrados yar
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]