TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Peleas de vecinos

[C:512060]





Las discusiones de los vecinos ponen a prueba nuestro velamen difuso que muchos llaman decencia, el cual, es inversamente proporcional al volumen de las trifulcas que se dejan escuchar por los muros divisorios. Es decir, a mayor ruido, más se arría ese pabellón que ondulamos con tanto orgullo. Cuando el nivel de la discusión alcanza un grado mayúsculo, nuestro pabellón yace pisoteado en el suelo y ahora somos todo oídos para no perdernos ningún detalle de la trifulca.

Las frases inconexas las vamos rellenando a nuestro antojo, dependiendo de la animosidad que tengamos con tal o cual personaje, el asunto es crearnos un libreto para después contárselo a alguna oreja curiosa que quiera enterarse de tan sabrosa contienda. Una tatarabuela decía, con esa sapiencia admirable de casi todas las viejas, que “la mitad del mundo quiere saber lo que piensa la otra mitad”, lo que no deja de ser una verdad absoluta.

Nunca he sabido si las peleas las crea uno a propósito para darles en el gusto a los vecinos o sucede que alguna situación se nos escapa de las manos y ponemos la voz en cuello para defender nuestras posturas. Puede que sea una y otra a la vez, un deseo oculto de hacernos oír, por medio de una estampida de epítetos que traspasen los tímpanos de nuestro contendor y trasciendan muros y murallones para dar a entender quizás, que tras nuestra apariencia sobria, somos personajes de temer, dignos del mayor de los respetos.

Tratando de dilucidar esta incógnita, aguzo mi oído y cazo al vuelo frases insultantes que pegoteadas unas con otras, me dan a entender que alguien siente que está siendo vulnerado. No me queda muy claro, por lo que me hago de un vaso, lo apego a la muralla y mi duda crece, ya que no capto la esencia de la discusión. No quedo conforme, ya que lo mío es neta investigación científica, con ni un ápice de esa curiosidad de vecina enredosa. Recuerdo de pronto que tengo a mano un micrófono de gran alcance y lo conecto para amplificar las tan colindantes como beligerantes notas. Un irreproducible insulto me agrede el alma, pero todo sea por la ciencia, que muchos mártires ha fagocitado en sus impenetrables entrañas y yo casi me siento uno de ellos.

Al cabo, y para mi pesar, la borrasca verbal amaina y la paz se visualiza como un atisbo de sol tras un aguacero. No cejo en mi empeño y me comprometo a mí mismo a cautelar esta labor investigativa, cueste lo que cueste. Doy unos cuantos pasos antes de rodar por los pisos, enredado en algo impreciso. Caigo en cuenta que es mi autopisoteada decencia, la que izo lo más prestamente posible para poder luchar de igual a igual con cualquier otro decente que se cruce en mi camino…












Texto agregado el 03-12-2012, y leído por 166 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
05-12-2012 Van MIS 5* por el animo de lucha que pregonas elflaco
04-12-2012 ja! yo hubiera ido a preguntarles el motivo del pleito...! Me dió gusto leer tu relato. galadrielle
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]