TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / edu485 / Fin de la historia (reposición)

[C:512694]


Cuando apoyó la cabeza en la almohada tenía la casi certeza de que había tomado la decisión correcta.
Esto resultaba inusual .Generalmente para llegar a conclusiones que lo dejaran satisfecho,pagaba el precio de horas de insomnio,de sueño entrecortado y de idas y venidas entre su cama y el ventanal que daba a la calle Corrientes.
Muchas fueron las noches en que se descubrió parado frente al mismo,tratando de descular una salida para la historia que lo estaba agotando lentamente.
Historia,que como casi todas las historias de amor,había tenido un comienzo con sabor dulce y el paulatino descubrimiento de los mágicos misterios del otro.
Luego,palabra que al inicio de la oración nos anticipa dramáticamente que algo pasó,vino el enmarañamiento de circunstancias que los fue dejando inmersos en un territorio resbaladizo y con terribles acechanzas.
Día a día trabajó en su interior,exprimiendo al máximo sus posibilidades,sin poder encontrar un resquicio que permitiera la entrada del oxígeno que el drama le estaba exigiendo.
Presentía la llegada de un final tumultuoso,violento,terrible. Una especie de impotencia le impedía determinar el cuando.
Toda vez que se acercaba a una definición,surgía algún elemento nuevo que lo distanciaba de su objetivo de liberación.
La resolución llegó en forma sorpresiva y desconocida para él.
Al dejar reposar su cabeza en la almohada,tomó conciencia de que el final había llegado.
Los dos debían morir.
Como si la decisión careciera de la carga de locura que tenía y solo fuera una elección menor,por primera vez cerró los ojos y se durmió inmediatamente.
Ya bien entrada la mañana,a falta del despertador que nunca necesitó,la música estridente de las disquerías y los bocinazos que entraban por el ventanal,pusieron fin a la tregua.
Se incorporó lentamente.Con el café calentándose en la hornalla de la cocina,se acercó al viejo piano y tecleando con los dedos índice de ambas manos,arrancó algunos sonidos sueltos,opuestos totalmente al concepto de armonía.
Un sorpresivo hervor,derramó parte del café.Con una puteada entre los dientes secó el líquido marrón que aún humeante,amenazaba con seguir deslizándose sobre el blanco enlozado de la cocina.
Llenó una taza con lo que quedaba en la cafetera y se sentó frente a su computadora.
Sin la angustia que lo acompañó a lo largo de toda la historia,se encontró definiendo lo que sería el final de su novela.

“La sorpresa y el espanto tallaron en el rostro de Isadora una mueca extraña,ajena.En el mismo momento en que descubrió la pequeña pistola en la mano de Ignacio,supo que ahí terminaba todo.
El disparo sonó apagado . El cuerpo de Isadora fue doblándose lentamente hasta caer,casi sin ruido,al costado de la vieja estufa de hierro.
Ignacio supo de inmediato que la había matado.Con los dientes apretados y la mirada fija en los palidecientes labios amados,se disparó el balazo final.”

Sin dudar un instante,buscó el centro de la página y dejó estampadas las tres letras que lo estuvieran torturando, “Fin”
Esperó la impresión de la hoja recién escrita y la introdujo en el sobre de papel azul,junto con las otras trescientas.Con la lengua humedeció la solapa del sobre y la pegó.
Con un largo sorbo tragó el resto del café hervido. Tomó su saco del perchero y sin mirar atrás abandonó el departamento.
Con largos pasos se dejó fagocitar por la calle Corrientes. Rápidamente bajó las escaleras del Subte,sin importarle la molestia que producía la pequeña pistola en el bolsillo de su saco.

Texto agregado el 13-12-2012, y leído por 398 visitantes. (21 votos)


Lectores Opinan
19-06-2015 Buen escrito. La_sombra
22-04-2015 Perfecta y hábilmente colocada cada letra, cada palabra. Mis felicitaciones. carloel22
27-12-2014 ¡Buen relato! Me lo sigue pareciendo en segunda lectura. Con buena narrativa llevas al lector por los caminos de la ansiedad que produce planear un crimen y el castigo al criminal, algo inusual por cierto en “crímenes pasionales”. Parafraseando a “aquél”: Es como una crónica de dos muertes anunciadas. Grato volver a leerlo. sagitarion
20-12-2014 Sí, así es. Plasmas la realidad de los escritores que saben que su lector merece lo mejor al final. GENIAL. Un abrazo graaande. SOFIAMA
28-11-2014 Se requiere de una especial habilidad (en magia lo conocemos como “misdirection”) para llevar al lector por un sendero que corre paralelo a la verdadera historia y que sólo converge al final, un final insospechado y neurálgico. Felicitaciones. Tu talento es algo que no puedes disimular. (Aunque eres reticente para compartirlo: desde el 2012.... no te apareces) ZEPOL
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]