TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlosB / Insomnio

[C:513250]

Un bostezo salió del interior de mi cuerpo, me abrió la boca lo más que pudo, es como si mi alma se quisiera escapar, me llevé la mano a la boca para tapármela, un sonido raro y desganado salió después del bostezo, es el aviso que mi cuerpo me da para que empiece la lucha de irme a la cama y poder dormir lo que pueda. El ritual diario de quitarse la ropa y ponerse otra para dormir, tomé un poco de agua y después fui al baño a descargar mi vejiga (porque la descargo ahora si el agua que acabo de tomar no va a salir todavía, lo hará dos o tres horas mas tarde); me siento en la cama y de un solo golpe me acuesto en ella, fijo la mirada en el cielo falso y siempre veo los mismos 20 cuadros blancos unidos por unas varillas de aluminio, de presto la luz blanca de la lámpara me sega la vista (se me olvido apagar la luz) me levanto, doy tres pasos, el suelo esta frío, apago la luz y me acuesto de nuevo en la cama, ya no veo los 20 cuadros blancos del cielo falso, poco a poco la luz se va atenuando hasta quedar en un oscuro no muy profundo, cierro los ojos y observo (no se porque digo observo si tengo los ojos cerrados), un color rojo pasa dentro de mis ojos (o será mi mente la que los imagina) luego pasa a un color anaranjado pálido, abro los ojos y mis pupilas ya se han adaptado a lo oscuro de la habitación.
Los ojos no se cierran, ni tampoco el sueño quiere hacerse presente, si apareciera ese tal Morfeo le reclamaría por no hacer bien su trabajo o lo cuestionaría diciéndole : “que no eres el dios de los sueños, demuéstralo”, pero el sueño esta ausente otra noche más, recostado en la cama repaso todo lo que he hecho, hago y hare de mi vida, cuando hago esa remembranza lo mas seguro es que se me quite el sueño, hago un resumen desde que era niño, joven, adolescente, mayor y como llegare a ser viejo, si es que llego a serlo, en ese resumen que hago en mi mente aparecen las personas con las que compartí (hablo de todas las novias que tuve), pienso en el romance que tuve con ellas, las salidas y todo lo que compartí con cada una de ellas, de repente veo a mi miembro viril excitado y agrandado, obviamente el recordar esas aventuras hizo que la circulación sanguínea llevara mas sangre hacia él y se notara el cambio de tamaño, pero tampoco así el sueño llegó, el resultado es que tengo que levantarme otras vez para vaciar mi vejiga y dejar salir el líquido de ella (no me hubiera puesto a pensar en las aventuras que tuve con ellas).
De nuevo me recuesto en la cama y cuando parece que Morfeo oyó mis plegarias, varios sonidos se oyen por toda la casa-¿porque será que los sonidos se intensifican en la noche?- primero el sonido de un goteo constante, como una pequeña gotita se oye por toda la habitación, ese sonido golpeando contra una superficie dura, el cerebro automáticamente lo magnifica hasta el punto de mandar una señal a los ojos y estos no pueden cerrarse; “para que levantarme”-pensé-, pero el sonido se magnificaba más, ese goteo constante cada cinco o seis segundos, pensé: “en vez de contar ovejas, voy a contar gotas”, y así fue el primer tic, y en mi mente conté 6 segundos, el segundo tic, otros seis segundos, el tercer tic y ahora fueron 4 segundos, el cuarto tic y esta tardó menos, el goteo fue tan constante que no tuve mas remedio que levantarme de mi cama e ir a cerrar bien la manecilla de lavabo; me vuelvo a recostar y cuando parecía que el sueño haría su efecto otro sonido me puso sobre alerta, era como si quisieran abrir una ventana o una puerta, “los dueños de los ajeno, ahora quieren robarme”- pensé- pero noté algo muy particular, el sonido de la ventanas y puertas lo provocaba el viento que soplaba y cuando pegaba con una ventana o puerta, este las hacia sonar como si alguien las quisiera abrir, no hay problema, voy a tratar de dormir.
Daba vueltas en la cama para poder dormir, una vuelta para el lado derecho, otra para el lado izquierdo, boca abajo, boca arriba y el sueño brillaba por su ausencia, es por demás no podía dormir, cuando de presto oí otro ruido, no se si era que ya estaba dormido o estaba soñando, a lo lejos escuche como si una persona tiraba besos, estando muy quieto en la cama, no me moví por completo y de nuevo otra vez el sonido como si alguien tiraba besos, pensé: “este sueño se va poner muy bueno”, pero para mi sorpresa no era un sueño, estaba totalmente despierto, cuando reaccione me di cuenta que no era una persona que tiraba besos, era una lagartija de color blanco gris con unos resaltantes ojos oscuros, ésta emitía ese sonido, a tientas busque una sandalia para tirarle (no era para atinarle, simplemente quería ahuyentarla) , al parecer resulto efectivo porque se calló o se tuvo que marchar a otro lugar.
Cuando finalmente Morfeo tuvo el agrado de complacerme y darme un poco de sueño, en la madrugada y cuando el sueño es mas placentero, ameno y reparador, noté que este sueño ya lo había tenia otras veces, soñaba que era un nadador muy hábil que nadaba por todo el océano y nadie me podía alcanzar, después me convertí en un clavadista de esos que se suben a las rocas y de un solo salto se zambullen en el agua, luego el sueño paso a un lugar donde el agua era muy abundante y unas cataratas caían desde muy alto y para al final del sueño noté que estaba tomando una manguera y regaba el jardín de mi casa con un chorro muy fuerte que dañaba las plantas y flores; cuando desperté note otra vez a mi miembro viril muy excitado y un dolor en mi vejiga me hizo despertar, era simplemente un aviso que mi cuerpo me estaba dando para que fuera de nuevo a vaciar mi vejiga; regrese para recostarme en la cama y me quede dormido otra vez, de presto el sonido de la alarma del teléfono celular me despertó, como pude entre medio despierto y medio dormido alcance el teléfono y quite la alarma, para sorpresa mía no se había apagado por completo, el sonido volvió otra vez, ahora lo hacia mas fuerte y cada 5 minutos, en mi mente pensé: “no puede ser ahora que ya casi me quedaba dormido, este aparato me despertó”.
No tuve mas remedio que levantarme de la cama y arreglarme para ir al trabajo, varios bostezos salieron de mi cuerpo y unas ojeras resaltaban en mis ojos, al llegar a la oficina los saludos de siempre y todos mis compañeros notaron que estaba bostezando mucho, uno de ellos dijo: “estuvo buena la parranda”, solo me reí y no le puse atención, otra compañera se me acerco y me pregunto: “¿que era lo que me pasaba?”, le conté que ya llevaba varios días de no poder dormir, ella muy amablemente me dijo que probara con te manzanilla, pasiflora, un medicina para los nervios, un vaso de leche, leer un libro; le respondí que ya había tratado con todo eso y que no había dado resultado. Otro compañero al verme desvelado me dijo que él no tenia ese problema, una vez se acostaba parecía una roca hasta que se despertaba el siguiente día, se acercó a mi oído y me susurro: “pero si no puedo dormir me fumo un cigarrito de los que dan risa y problema resuelto”.
Otro compañero ya muy señor y con muchas energías al verme la cara de poco sueño que tenía, también se me acerco y dijo:
-tan joven y se ve bien cansado-.
-es que padezco de insomnio-le respondí.
El señor se levanto de la silla que estaba frente a mí, vio a su alrededor para ver que nadie estuviera escuchando nuestra conversación y se acercó hacia mí, diciéndome:
-¿quiere un consejo para poder dormir?-
-claro que si quiero-le dije.
-haga como hago yo-
-¿y como hace usted?-le pregunté.
-no se preocupe de noche, preocúpese de día, esa es la clave y tómese un buen trago de licor puro y problema resuelto-.
-¿Así de fácil es?-le volví a preguntar.
-porque cree que he llegado a esta edad, hágalo y mañana me cuenta…-
Parece que el problema lo resolvería esta noche con todas las recetas que me dieron los compañeros de trabajo, los insumos para poder dormir esta noche no era difíciles de conseguir, repase la lista: un cigarrito de los que dan risa, un trago de licor puro y no tengo que preocuparme de noche, recapitule y me dije: “no preocuparme de noche, ¿pero como hago eso?”; llegue a la conclusión que esta noche no podría dormir, tendría insomnio otra vez.

Texto agregado el 22-12-2012, y leído por 130 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
25-12-2012 Pobre tipo. Es un cuento que suena cotidiano, cercano, como si lo escucharas de los labio de un amigo en algún bar. Ahí es donde está su valor. Saludos, felices fiestas. Azel
23-12-2012 Terrible dicotomía. Dormir o no dormir. Esa es la cuestión. ZEPOL
22-12-2012 Entre todos los consejos falto el principal, una buena compañera y después a dormir se ha dicho. Me gustó tu cuento, es bravo de verdad no poder pegar un ojo. Describistes muy bien los ruidos de la noche. Un abrazo. elbritish
22-12-2012 ayyy.. que desesperación amigo, tu texto me llevo a revivir todas y cada una de mis infaustas experiencias... ji ji ji muy bueno hermano, pero ahora no se si podre dormir... ¿un cigarrito de la risa anotaste? un abrazo amigo!!!!! cinco aullidos insomnes yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]