TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cogua / La Hormiga Humanoide

[C:513594]

LA HORMIGA HUMANOIDE
Jhon Fredy Cogua
Mientras duermen todos aquellos que gastaron sus energías en el día, hay otros que simplemente las guardaron para la noche porque son conscientes que durante la noche pasan cosas que son más inusuales que durante el día, por eso, en una de tantas noches, se presenció un acontecimiento de los que pocos tuvieron acceso debido a que por estar durmiendo fueron indiferentes y al otro día resolvían la situación con la famosísima frase “no hable barbaridades por favor”.
Anoche, desde el monumental puente peatonal de la treinta y tres, los hombres que estaban en ese lugar con sus bebidas comenzaron a ver que allí abajo la carretera como que se movía, entonces, como se sintieron en peligro, comenzaron a bajar pero cuando llegaron al primer escalón se dieron cuenta que se trataba de una multitud de hormigas que se dirigía hacia el centro de la ciudad.
-Mira esto jajajaja….- dijo Franco mientras se agachaba un poco.
-Sí, qué raro, ¿no? De donde habrá salido toda esa cantidad de hormigas- preguntó Armando.
-Quien sabe, y es raro verdad porque hace cinco minutos no había ni un rastro de éstas- dijo Ricardo.
-Oigan, y entonces qué vamos a hacer, yo no pienso quedarme aquí toda la noche, tengo que ir a mi casa a aclarar una cuenta pendiente- dijo Armando.
-Una cuenta de qué o qué- le preguntó Franco.
-Una cuenta con mi esposa, ya que, según los comentarios de la empleada de servicio, ella me ha estado engañando con el vecino, y en esta noche les prometo que me vengaré de ese desgraciado.
-Sí, sí, así se habla mi hermano- dijo Ricardo.
-Oiga y entonces qué va a hacer, ¿va a irse ya?, Porque mire, son las dos y media, yo creo que si no se va ahora se le va a hacer tarde y su venganza se aplazará- dijo Franco.
-No, el vecino no pasa de esta noche- dijo Armando.
-Pero ¿cómo va a irse con todas esas hormigas por ahí?-preguntó Ricardo
-Qué tiene, son hormigas- dijo Armando.
-Pero mire toda esa cantidad- dijo Ricardo.
-No importa, nos vemos, no le digan a la policía por favor – dijo mientras le daba la mano a todos y comenzaba a cruzar la carretera pisando ordinariamente a las hormigas que estaban por ahí cerca, pero cuando estaba más o menos en la mitad de la carretera las hormigas comenzaron a subir a través de sus piernas y en menos de dos minutos comenzaron a llegar a su rostro y Armando comenzó a gritar mientras caía y su cuerpo se perdía en medio de todas las hormigas, los amigos de Armando tuvieron que resignarse y dejarlo morir.
Los jóvenes se asustaron tanto que prefirieron llamar a la policía para informarle lo sucedido, y ésta confirmó que iba a soltar varios osos hormigueros del zoológico para que combatieran la invasión.
Más tarde, entre las tres y las cuatro de la mañana, llegó una camioneta y los amigos de Armando mediante súplicas lograron detenerla y luego bajaron del puente y se subieron a ésta dándole las gracias al conductor por haberlos recogido.
-Y es que ¿llevan mucho tiempo aquí?
-Sí, toda la noche- dijo Franco.
-…
Cuando la camioneta ya no se podía ver desde el puente de la calle treinta y tres, Armando surgió entre la multitud de hormigas y notó que ya no era el mismo de antes; notó que era una mezcla entre un ser humano y una hormiga, y entonces no se sintió del todo mal, ya que pensó que de esa manera podría darle una mejor lección al vecino que mantenía cortejando indebidamente a su esposa, entonces se puso de pie y comenzó a dirigirse hacia su casa, pero al llegar vio todas las luces apagadas y pudo inferir que el vecino ya no estaba allá, entonces miró hacia su lado izquierdo y vio la casa del vecino, de manera sencilla comenzó a escalar hasta llegar a la ventana abierta del segundo piso, y, al entrar, le pareció ver que el vecino estaba bajo las cobijas, entonces lo destapó y vio que era un tremendo oso hormiguero que lo estaba esperando para atacar.
A la mañana siguiente el vecino y la esposa de Armando despertaron juntos y con un pico olvidaron que alguna vez existió, por eso cada vez que alguien les hablaba sobre el tema decían la famosísima frase “no hable barbaridades por favor”.

Texto agregado el 29-12-2012, y leído por 109 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]