TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / melquiades_marquez / SALIENDO DEL INFIERNO.

[C:513638]

1
habían pasado ya las 6 de la tarde miraba pepe hacia el horizonte y veía los colores que despuntaban el cielo azul rojizo , síntoma de que caería la noche pronto, cuantas veces había visto ese paisaje, para él era una especie de magia, un momento de agradecer a Dios `por los días vividos, y por los que estaban por vivir, si así era su voluntad, no era un católico recalcitrante, era un creyente de Él, solo de Dios, estuvo peleado con El, durante muchos años, molesto, llego a negarlo, pero eso fue en su juventud, ahora tenía la madurez para saber que el culpable de sus tragedias no era nadie más que él, ya ni la suerte ni otra cosa misteriosa, solo su mala cabeza, como decía su madre, que por cierto este día cumplía 9 años de no visitar, aunque se acordaba de ella, al tenerla presente en su mente, era como si diario se vieran, aunque no se actualizaba de su vida pero ahí estaba, tras él, como siempre, como un fantasma o un ángel que le seguía a donde fuera, que no invocaba pero permanencia cerca, al acecho, o en espera de observarlo, así lo sentía, así lo creía, solo Dios podía crear estas visiones, pensaba, a veces le daba miedo sentir tanta alegría por solo mirar el día o el anochecer, o el ocaso del día, darle gracias a Dios por este momento visual, él creía que era un punto en lo más alto de la tranquilidad que no se merecía y por eso inconscientemente, de ahí en delante de pronunciar o pensar esa felicidad las cosas venían mal, parece que esta no sería la excepción.
Huérfano de padre a los 9 años, por causas de un accidente que le quito la vida a su “viejo”, como lo llamaba, a su padre Gabriel, del solo tenía el recuerdo de un padre alegre, un poco sabio, y un gran lector decía, aunque solo podía recordar dos títulos de la basta biblioteca de su padre que la conformaban 4 libros y una enciclopedia de fascículos coleccionables que aparecían cada catorcena en el puesto de periódicos, también recordaba que su viejo leía el periódico y estaba informado de la realidad nacional, había crecido escuchando acerca de líderes obreros, políticos corruptos, y próceres nacionalistas, que en su visión infantil se acercaban a la figura del abuelo que no conoció, y solo sabía una historia que su padre le conto justo el día que se despidió de él y lo vio por última vez, su viejo le conto que un día lo llevaron a conocer a su padre, camino por las calles de la ciudad hasta la esquina que forman nonoalco y peralvillo, allí en se asomaron , doña fili su madre y el , a lo lejos miro una carpa de lo que asemejaba un circo y unos juegos mecánicos, ya nada sorprendentes para la época, viejos y desvencijados juegos mecánicos para niños, algunos movidos por la fuerza que ejercía un joven sobre una manivela, los más, de un motor eléctrico, así en un terreno polvoriento, paso casi tres horas viendo dar vueltas una y otra vez los caballitos, hasta que del stand de tiro salió un hombre medio de estatura, barriga prominente, pantalones de mezclilla hasta arriba del ombligo camiseta de rayas horizontales blancas y negras y una especie de muñequeras de cuero y una boina negra, así como un parche en el ojo izquierdo, mira ese es tu papa, dijo fili, al niño, vámonos, eso fue todo ,jamás lo busco, jamás supo del hasta el día de su muerte, cuando a la calle llego un gritón periodiquero, de los que contaban las noticias más escabrosas de la colonia, en un tabloide de no más de 9 páginas, y en dos de ellas , se contaba cómo había sido ultimado con 14 cuchilladas don José el de la feria, cuando escucho la noticia Gabriel y fili se miraron fijamente lo suficiente para entender que no se merecía ni un solo comentario ,sabían de quien se trataba, y nunca, nunca lo volvieron a comentar, hasta ese día que Gabriel le platico a pepe sobre su abuelo, y que luego pepe, añadió que era el dueño un circo, famoso, en su tiempo, y que el ojo lo perdió en una borrachera, peleando contra unos gitanos, porque le habían hecho trampa en las barajas, por eso él no jugaba barajas, ni dados, ni volados, nada.
2
Volvió la vista , después del recuerdo de su padre y su abuelo hacia los ojos de aquel hombre que ahora él se disponía a terminar con su vida, sabía que tenía hijos, esposa y amante incluso, sabia más de la cuenta , sabia de las aberraciones que había cometido en su pasado en su presente y quizás las que cometería, eso sentía que le daba un derecho de privarlo de la vida, o por lo menos de darle un pinche sustote, ya nada quedaba de la tranquilidad que solo unos momentos había experimentado, sabía que se encontraba de frente a uno de esos momentos que marcan la vida de cualquiera, hasta del más hombre, del mas gandalla, tenía que tomar una decisión que sabía se podría arrepentir por siempre o ya la había tomado. Pero como había llegado hasta aquí?
Siempre sonaban la chicharra a las 7 en punto, hora de levantarse, asear su dormitorio que compartía con 16 compañeros más, para después tomar terapia grupal, que en realidad era , recordarles cada mañana la clase de basura que eran, lo malagradecidos que habían sido con Dios, con sus padres con la sociedad y que ahí donde se encontraban no miraba Dios ni por asomo, ni por equivocación, después de esos planteamientos, el desayuno, café negro, y galletas rancias ,regalo de una alma caritativa que paso por el lugar a dejar algún inquilino más, para que se cure, o para que se le quite, como tantos y tantos dejan a sus familiares amigos compadres, así le sucedió a pepe, él fue “victima” de su mujer en complicidad con su tío, Filemón, un conocido pendenciero de la colonia, famoso por violento mujeriego y en algunos años pasados la fiereza con la que agarraba la jarra, miembro desde muy joven del escuadrón de la muerte como se les llamaba a los más envenados por el vicio, a los quemados por tanto sol de vagar y caminar en busca unas monedas para acallar esa sed ese deseo de satisfacer la obsesión interminable, pero el file como le decían, tenía 3 años que no se metía nada, y ahora se dedicaba al trabajo en una vulcanizadora, y en sus ratos libres a leer la palabra de Dios, porque Dios le había devuelto la cordura, y a cazar incorregibles para llevarlos a la readaptación, de su cuate Evaristo, padrinazo de aquel lugar.
Así fue como pepe llego a aquel lugar, del que vagamente recuerda el olor a orines, y a grasa de manteca y a puta madre como el platicaba después.
3
Cumplió con su tiempo en “la estancia”, como se llamaba el lugar, vio cosas horribles, que dice “nunca contare”, escucho abominaciones, “que jamás repetiré porque no me creerán”, pero su mente era fuerte como la de su abuelo y su padre decía:, “aguanto eso y más ”, había idealizado a su padre y a su abuelo, asociándolo con historias de otras personas que de algún modo u otro tenían un parecido físico o de otro tipo hasta incluso , porque “así le hubiera gustado que fueran ellos”, así pues la imagen paterna del padre y del abuelo no eran ,más que un cumulo de experiencias no vividas y recuerdos de otras personas en su mente,.
Así llego sin un centavo , con el mismo pantalón que con el que se lo llevaron a jalones y tirones aquel día a la estancia y una camiseta que se “merco” para no salir “en cueros”, toco la puerta del cuarto donde vivía, pero nadie abrió, se asomó por la única ventana, para intentar buscar sus pertenencias que consistían en una cama una mesa y una cómoda recuerdo de su abuela, pero no había nada, se encontraba vacía con rastros de haber estado abandonada por varias semanas, desconcertado , bajo la mitrada de como quien quiere concentrarse, y saco cuentas, “ah chiga si llevo 7 meses fuera de aquí”, cruzo la calle fijándose para ambos lados, como lo hacía desde los 9 años, porque era de las pocas cosas que le causaban miedo o terror no sabía, porque así fue como su padre perecio en manos de un cafre del volante , arrollado sobre la calle por la que transitan los micro buseros de la ruta 81, por eso no era casualidad ni su miedo por cruzar las calles ni su odio bien merecido por los “pinches microbucerdos”, decía. Al llegar al extremo opuesto de la calle, escucho como le hablaban y revoloteaban unas manos, volteo para mirar los aspavientos que le hacían y era su madrina, “como estas mijo”, pregunto la madrina con un aire de seriedad y preocupación, “pues ay ando madrina, llevándola”, contesto pepe con una sonrisa como cuando tenía 10 años y esperaba que la madrina lo mandara a seguir a su padrino a la pulcata de la otra colonia para ver con quienes estaba, pero esta vez no iba a pedirle nada, más bien le dijo. “oyes hijo que estuvistes en la cárcel?,”- y el la volteo a ver entre sonriente y apenado pelando unos ojotes de espanto, “no madrina ni Dios lo mande , a la cárcel no, estuve en la estancia”, sitio que su madrina conocía bien ,por las cosas que se contaban de aquel lugar, “Dios mío, peor tantito, que te hicieron”, observándolo de pies a cabeza , ya que la estancia era conocida por sus actos inhumanos y crueldades extremas, así como ataques íntimos a sus huéspedes, mujeres u hombres, “nada madrina, son unos hijos de la chingada”, contesto muy serio pepe, “que bueno hijo, y que te trae acá de nuevo”, dijo la madrina que en verdad no sabía que pepe andaba buscando a su mujer y a su hijo, “pues quiero abrir mi casa”, “ay hijo si hace mucho que se fue Sonia”, “y no sabe a dónde se fueron madrina?”, pues tu hijo lo tiene mi comadre tu mama ,lo lleva a la escuela y tu mujer , pues no me creas pero dicen que se fue con el file “, sintió como los perdió fuerza en los brazos y en la piernas, como el calor recorrió su cuerpo desde el estómago hasta la cabeza, y sin tener un espejo se vio así mismo como su rostro cambiaba de una placidez a una furia y sus ojos se tornaban de odio, tan fue asi que la madrina, solo alcanzo a decir, “ya la zurre mijo verdad?, perdóname ,chamaco a dónde vas?” pepe salió como diablo n sentido contrario a su madrina, y esta agarro su bolsa y se regresó a su casa, hablando para sus adentros, hasta que se encontró a su hija , María de la edad de pepe y compañera de el en la escuela, donde cursaron la primaria, de el tenia bonitos recuerdos se decía, “porque era buen niño, nomás que los malo amigos y la Sonia lo echaron a perder”, “con quien hablabas mama” dijo María , “metete ,metete, no salgas, era el cabron ese del pepe, mi ahijado, pero anda en las mismas, ora creo que ya se enteró del Filemón y va a cometer una tontería, Dios nos libre”.
4
Llego a la vulcanizadora “el parchecito”, donde sabia trabajaba el file, su tío, se asomó y pregunto:” y el file don juan?”, “muchacho que milagro, ya saliste, en donde te metieron al norte o al oriente” haciendo alusión a los reclusorios de la ciudad, que el bien conocía por que había estado en ambos en tres ocasiones a lo largo de su vida, hasta que le pego al bueno y se retiró, mejor y puso la vulcanizadora, donde le ayudaba el file, desde hacía ya 3 años.
“en ninguno don juan estuve en la estancia, para alivianarme”, a lo que don juan contesto indignado, “ojetes, ese pinche Evaristo, se está haciendo rico, con la desgracia ajena”, por que don juan aunque raterillo y asaltante en sus tiempos sabía que los que caían ahí no era por gusto, y sabía que llegaban por “su enfermedad”, como el abiertamente y sin tapujos le llamaba, delante de propios y extraños, a lo que los más le contestaban , cual enfermedad don Juan no mame son pinches viciosos, “, voces todas ellas candidatas de conocer la estancia.
“míralo ahí viene el file,”, efectivamente a lo lejos vislumbro la silueta delgada del Filemón platicando con una mujer que traía del brazo, que no era su Sonia, lo alcanzo, con rabia en los ojos , con toda la intención de preguntar lo que había escuchado en boca de su madrina pero con un golpe directo a la cabeza, pero más tardo el file en empujar a la chamaca, QUE EN RECETARLE , uno a el, bien propinado en la mera madre como él decía.
“que te pasa pinche chamaco, ni me saludas, ya estas alivianado no?, que dice el eva, como te trato”, burlonamente prosiguió,” qué tal tus vacaciones?”
Pepe se alcanzó a reponer, se sentó todavía tocándose la quijada sabía que aquello era un acto torpe ya que el file, no continuó masacrándolo, a pesar de haberlo agredido èl primero, lo había visto desmadrar a 3 cabrones juntos, “por puro gusto”, o porque” me vio feo” decía el file, entonces aquel acto de no saber a qué venia ese intento lo desconcertó , “no te hagas pendejo file, y la Sonia”, y el file como si nunca hubiera escuchado ese nombre frunciendo el ceño contesto extrañado, “que tiene?”, “como que, si te fuiste con ella no nos hagamos”, el file retomando la memoria contesto: “no me digas que todo esto es por esa cuzca, ya , no mames pepe, si ya ni se acordaba de ti, se anduvo metiendo con juan y Abraham como se dice”, “es una puta drogadicta, ella fue la de la idea de clavarte, en la estancia” , no lo dudo, ya que pepe no había sido una blanca palomita , le había sido infiel un par de veces y le había propinado unas golpizas salvajes que él no recordaba pero que ella sí, cuando le mostraba los moretones en varias partes del cuerpo, entonces tenía ella motivo de sobra además el file fue su primer hombre de Sonia, cuando la agarro recién salida de la secu por que le gustaba la “carne fresca” decía, pero cuando conoció al pepe, le juro que eso ya se había acabado y que ni le gustaba el file, que estaba bien pendeja por escuincla, y que la agarro pendeja y caliente, decía Sonia.
Lo que el pepe tomo casi como un juramento, y pues nunca creyó que la Sonia volviera con su tío el file, “ya pinche chamaco búscate otra nalga”
5
Paso el tiempo y pepe, quería olvidarse de la droga y de Sonia, se retiró a las afueras de la ciudad , con un amigo que le ofreció un trabajo , en un lavado autos, de ayudante, pero con el tiempo se fue haciendo experto en estos menesteres y ya sabía las cantidades de agua y jabón necesarias para cada auto, al llegar un chevy decía ese con dos cubetas queda, así como el abrillantador de llantas que usaría, sin diluir o puro “pa`que brille chido, ese cliente si da propina”, decía, a sus cuates que conformaban su grupo de trabajo, era buen trabajador, y muy inquieto, no paraba desde que llegaba hasta la noche, se llevaba sus buenas propinas además del salario que le daba Efraín su cuate por ser cuidador en las noches del lugar que también servía de pensión de autos, y a él le servía para tener un techo y un baño donde “hacer del cuerpo” , decía pepe riéndose, así se mantuvo por un par de meses, sin mirar hacia atrás, de vez en vez se quedaba paralizado por los recuerdos que le venían , y la nostalgia y la ansiedad de la droga, pero en más de una ocasión lo “despertaron” con una cubetada de agua , sus compas, porque decían “mira, mira ese guey otra vez está soñando” y le tiraban el agua tomándolo por sorpresa ,lo que causaba la risa de los clientes y de sus compañeros, a lo que el respondía después de salir del trance, persiguiéndolos con la franela de limpiar enrollada tirando latigazos a las nalgas y a la cara, hasta alcanzar a alguno que le decía después de recibir el golpe: ”pinche pepe tu si eres bien manchado, si nomas fue una mojadita, pa que despiertes de donde andas, no te vayas a quedar en el viaje, mano”
Pepe después de un tiempo se quedó de supervisor del negocio , ya que llego a ser de la confianza de Efraín , que por motivos personales tuvo que salir a Tinichintla, Guerrero su pueblo natal,” osease que soy el gerente reía”, lo que le cambio la personalidad de un modo que sus amigos lo empezaron a aborrecer, o como ellos decía, “míralo, míralo ahí viene el guey ese, ya hasta llega tarde y ni lava autos, ya se le subió, deberás que si se cree gerente, ya hasta se baña el ojete”.
Y así empezó a hacerse de su buen dinero, porque no reportaba todas las ganancias al Efraín que tardo en regresar casi 6 meses, en los cuales el nuevo gerente se hizo de ganancias y , hasta que un buen día le cayó el Efraín, “que paso pinche pepe yo hablete y hablete y no se de ti, ya no me mandastes nada de money”, y el pepe” es que la cosa se puso bien gacha mano, con eso de la crisis no sabe ya nadie lava sus autos pinche gente mugrosa, y luego estos huevones llegan retarde y ya están amenazados que los vas a correr cuando llegaras, y pues así pus nomas pa las rentas”, contestaba pepe en un tono de mártir y de buen amigo cuidando los intereses de aquel que le había “echado la mano cuando llegó con una mano atrás y otra adelante” refiriéndose a lo tristemente pobre que se encontraba.
Efraín contesto, “no será que me picastes los ojos manito”, a lo que el pepe devolvió con una mirada como si se hubiese ofendido, “nooo ma, todavía que te cuido el bisne, me echas en cara ladrón y ratero, ya vas, eso se saca uno por buena onda , no mano , así no, mejor me voy, te agradezco tu ayuda pero con desconfianzas no vamos a llegar a niunlado, quédate con tus cosas y mejor me voy para seguir siendo amigos”, contesto pepe primero en un tono indignado a lo que le fue reduciendo hasta convertirlo en el tono de lástima como si hubieran pateado un perro indefenso.
Y se marchó cabizbajo como si lo hubieran regañado y además “levantado falso testimonio, algo que si le dolía y más de los amigos, en fin así es la vida” dijo entre dientes.
6
Con sus pocos ahorros, vago y merodeo la casa de su mama donde estaba su niña, también investigo de la Sonia hasta que supo su paradero, se encontraba en la estancia ahora recluida por una de sus últimas parejas sentimentales, se encontró al filin en uno de esos rondines, y lo encontró drogado hasta la coronilla, lo miro y pensó en saldar la deuda, que tenía con él, se le acerco, y por detrás le dijo “que hay mi fili, que haces por acá a quien buscas?”, “quiubo pepito, aquí nomas, vengo a la estancia a ver si el Evaristo, me aliviana con una lana que me debe”, contesto el fili con los ojos mirando hacia otro lado y el cuerpo tambaleando, así juntos tocaron el portón verde militar y grafiteado de la estancia, abrió uno de los custodios de dicho lugar, con cara de malo, pero al verlos esbozo una sonrisa como si viese dos víctimas más, pasen pase, no eran desconocidos para él, el fili entraba y salía a su gusto, porque tenía tratos con el Evaristo, y el pepe lo recordaba por las palizas que le había dado en su última estancia.
Evaristo los recibió, “mira nada más lo que Dios nos manda , dos descarriados para enderezarlos, quien los trajo chencho?”, “nadien solitos llegaron”, contesto el chencho un cuate de 1.90 de estatura y unos 100 kilos de peso que decía había sido madrina, y exjefe de guardias en una institución de seguridad privada, pero que cayó en la cárcel por asaltar y extorsionar un tugurio allá por Chalco, y después de salir fue a dar a la estancia donde hizo amistad con Evaristo, y en una simbiosis, funcionaban uno le daba techo comida y sustento y algo de droga, a cambio de cuidarle las espaldas porque” aquí hay mucho pinche loco hijo de la chingada drogo que no vale nada, no sea una que se aloquen , mejor primero les das en la madre y decimos que se ahorco, mi chencho” decía cínicamente el evax como le decían sus meros cuates.
7
Que se toman mis changos, decía el evax al mismo tiempo que los escudriñaba de arriba a abajo en busca de algún bien personal, o con la mirada de aquel ladrón que busca a su víctima entre la gente, para saber cuál es el bueno quien trae algo de valor.
No contestaron y Sin decir más el evax soltó:” tú eres el bueno de la Sonia no? ,Pepito no me digas que vienes por ella, llévatela si quieres aquí ya no nos sirve, búscala ahí debe de andar de cobija de algún mugroso”, a lo que rieron los tres, aunque el fili no supo bien a bien de que se trató la broma de pésimo gusto.
Pepe no oculto su molestia y le clavo la mirada sin decir nada más que “chinga tu madre ,pinche Evaristo”, y se le fue encima recordando de golpe como había llegado ahí meses atrás y como lo habían tratado, como si de pronto dentro de su cabeza alguien le recordara toda la furia que te4nia contenida, y que buscaba algún culpable sin serlo en verdad ahí lo encontró en el evax, golpeo dos veces, entonces el chencho intento ponerse entre los dos tomo al muchacho y lo aventó hacia la puerta con facilidad, y como si despertara o saliera al ring después de la campana al mirar el fili las acciones se abalanzó sobre el chencho por la espalda y saco un cuchillo filetero de dentro sus ropas y se lo paso por el cuello sin más, entonces el evax se levantó sin aun ver que el chencho brotaba sangre por el cuello y quiso sacar algo de un cajón de su escritorio, pero el pepe ya estaba de nuevo sobre él, moliéndolo a golpes, con una furia que ni el conocía , como si de mirar la sangre se embraveciera más y más y como un desquiciado lo golpeo hasta que se encontró sin sentido, paro se levantó dejo de patearlo y retrocedió como si de golpe le llegara la cordura, pero el fili que está mirando los actos como quien enajenado mira una pelea de bestias, gritaba “mátalo dale, mátalo”, y al mirarlo retroceder se le quedo viendo asombrado de no seguir con la golpiza, volvió a empuñar el filetero y se lo encajo en 6 ocasiones al evax en el estómago, riendo y balbuceando algo que no se entendía. pepe no lo paro recobro la conciencia , pero ya era demasiado tarde el fili se había cargado a los dos.
Intentaron salir del lugar pero las puertas estaban con candados los internos se arremolinaron en torno de ambos , al darse cuenta de la masacre ahí acontecida, el fili fue alcanzado por una maceta en la cabeza, el pepe solo fue golpeado hasta quedar inconsciente, al fili lo siguieron golpeando hasta que quedo irreconocible, la furia de esos internos quedo tranquilizada hasta que llego la policía que fue avisada por los vecinos de la estancia que se quejaron de “otro de sus desmadres”, cuando llegaron encontraron los cuatro cuerpos tirados en el suelo , dándolos por muertos, pidieron aun así una ambulancia la que llego y por protocolo les tomo signos vitales, encontrándolos solo en pepe, fue llevado de urgencia y en calidad de detenido a la cruz roja de Polanco.
8
La estancia fue clausurada y liberados 60 internos que estaban contra su voluntad, 40 más fueron llevados a albergues, solo 6 enfrentaron a la justicia por las golpizas ,pero declararon que vieron a pepe empuñar el filete contra ambos padrinos del lugar, lo que fue suficiente para que el procurador de justicia de la capital , dirá pronta solución y carpetazo al asunto y no se hiciera más revuelo en los medios, ya que eran “tiempos de elecciones”.
De Sonia no se volvió a saber, no se encontraba en el lugar el día de los hechos, el fili fue recogido del SEMEFO por un familiar que negó parentesco con pepe, y le fue a dar sepultura al panteón san Felipe en el norte de la ciudad.
Pepe ahora se rehabilita en el penal de máxima seguridad, de la capital se encuentra en una celda solo, por seguridad de los demás reos, que lo nombran “el filetero de la estancia”, no se mete con nadie, no bebe ni se droga, juega basquetbol de vez en cuando y sigue pensando en la Sonia y en su niña.

Texto agregado el 29-12-2012, y leído por 64 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]