TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / melquiades_marquez / ANGEL DE LA GUARDA…

[C:513639]

El taxi puso su direccional para acercarse a la acera, y el chofer poder observar al minúsculo peatón que le hacia la parada con su brazo extendido, le llamo bastante la atención debido a la forma nada habitual de sus ropas, que le asemejaban a un jinete de carreras, al acercarse Salvador con su Taxi, observo claramente que en efecto era un hombrecillo jockey de carreras de caballos, por lo menos eso indicaban sus vestimentas.
Abrió la puerta por dentro para que el pequeño hombre entrara y después de encontrarse, este bien sentado sobre el asiento de velour gris del taxi económico , Chava , como le llaman los amigos arranco la marcha, Observo de reojo al pasajero por el espejo retrovisor en instantes para no perder de vista los autos que tenía enfrente, que de por si manejan como locos decía, porque ya en una ocasión le habían chocado, fue en Av. Juárez en el centro de la gran ciudad, donde al ir volteando hacia la entrada del metro del mismo nombre creyó observar a una antigua novia pero al dudar de que fuera ella insistió con la mirada hasta voltear la cara por completo y lo que logro fue impactarse con un Chevrolet 92 de los que tenían metal grueso no como los de ahora de lámina delgada o de plano de plástico, como el platicaba riéndose de su accidente, pues total que nunca supo si era la persona que él creía, pero el chiste le costó más de 1000 pesos, contaba entre risas.
Era protocolo de él, al subir a sus clientes o pasajeros, formular una pregunta, como él dice: para romper el hielo,
Y entonces el chava se aventura:
-¿A dónde va mi amigo?
-por favor al Hipódromo de las Américas
-Sale y vale
Al escuchar el lugar al que se dirigían, llego a su mente como un torbellino los recuerdos de su infancia, cuando su padre, Don Gonzalo, lo llevaba al hipódromo, todos los domingos y uno que otro sábado, de tal suerte que conocía bien los caminos desde el punto donde se encontraban y le dijo:
-quiere que me valla por legaría?
-por donde usted quiera jovenazo.
Le pareció muy parco en sus respuestas y aunque no le dio mala espina, porque ya en otras ocasiones había tenido pasajeros que contestan distraídos o renuentes, y resulta que son asaltantes, como en una ocasión que subió a una parejita de enamorados allá por el rumbo de Garibaldi, eran eso de las 9 de la noche no muy tarde, y el joven le pidió que los llevara a un hotel,
-llévenos al Hotel Centurión mi amigo.
-Claro jefe –contesto el chava-
No era raro subir parejitas de jóvenes que después de haberse tomado unos tragos y escuchar música de mariachi, quisieran seguir la fiesta en la intimidad de un cuartucho de hotel de paso, como abundan en esta ciudad, aun así fiel a sus costumbres y protocolos, hizo su pregunta,
-les gusto Garibaldi?
Pero no contestaron y solo se quedaron viendo uno a otro, pero no cara de enamorados ni ganosos, más bien con cara de:
-de que habla este buey?
Y el chava hizo otra pregunta más:
-ya cobran muy cara la canción no?
Siguieron sin contestar los tortolos, que ya más bien se dejaban ver como cuervos, porque la siguiente acción fue de la joven que contesto:
-que te importa pinche ruletero ojete de mierda, ya te cargo la chingada puto.
Al escuchar el chava la letanía sintió como le recorría un sudor frio por todo el cuerpo, sabía que se encontraba frente a frente con la muerte en manos de sus emisarios los tortolos de Garibaldi, chava no contesto, pero el joven secundo a la señorita:
-que no oyes pendejo que ya te cargo la chingada!
Como si con eso se diera por enterado el chava de: una, que iba a morir en sus despiadadas manos o segundo, que solo les gustaba repetirle lo mismo a los taxistas del rumbo como un acto de mero despotismo anti-ruletero.
Pero no, alcanzo a sentir el frio de la punta de la pistola que le acercaron a su cuello por detrás, supo rápidamente que era un revolver por que el joven que la portaba la amartillo, haciendo el ruido característico que él conocía bien, porque su papa tuvo una igualita,
-no espérate carnal-dijo el chava-
-espérate a que o de que ojete ruletero síguete derecho
-llévate lo que quieras pero no me hagas daño
-pues claro que me voy a llevar lo que mi chingada gana se me dé pendejo pos que crees que te voy a preguntar que sí y que no?
-date vuelta a la izquierda en nonoalco pendejo ¡-dije el joven-
Y el chava giro hacia su izquierda en nonoalco
-te paras allá adelante en la tienda voy a comprar un pomo ojete ¡
Y así el chava se paró y la joven bajo del auto corriendo y se metió a la tienda de ultramarinos y en menos de lo que canta un gallo regreso con la botella hasta envuelta en papel de estraza, y con una sonrisota de oreja a oreja, al entrar cierra la puerta y se dirige a su galán dándole un beso de complicidad por el robo de la botella
-como te fue amor pregunto el joven
-bien papi era un pendejo abarrotero como este pinche ruletero ojete¡
De que la trajiste?
-oh es sorpresa
-bien, confió en ti mami porque tienes un excelente gusto basta ver la pareja que trais?
-Jajaja rieron ambos
Y se echaron a reír los dos asaltantes, mientras el chava pensaba en sus retoños que había dejado en casa, abuela, no comento nada ni la vista alzo, siguió adelante después de la orden que le dieron
-tu que pendejo que no oyes hablar o que, tu a lo tuyo que es manejar pendejete ruletero ojete ¡
Bueno ya eran muchos pendejos y ojetes los que le habían propinado en menos de 5 cuadras, cosa rara pues a lo mas que había llegado era unas mentadas de madre y un pendejo el día que choco, bueno pues resulta que a la siguiente calle le dijeron dóblate aquí en insurgentes, a lo que el chava contesto:
-pero por aquí no es el Hotel Centurión es más adelante
-mira que pendejo este ojete deberás crees que vamos a coger menso, ya me callo bien este ruletas, bájame aquí y vete mucho a chingar a tu madre, ojete y no voltees síguete derecho.
El chava freno con todo cuidado no sea la de malas que se les rompa el pomo o la damita se llegara a golpear entonces si no se la iba a acabar con los ojetes y pendejos que le iban a llover, sin decir de que hasta un plomazo le iba a tocar en su cabeza ojeta de ruletero pensó.
Así fue como el chava la libro aquella noche de diciembre, y así lo cuenta medio espantado y medio muerto de risa, porque él se considera afortunado o muy afortunado como le dice a su abuelita con la que vivió
-soy bien suertudo abue
-`por qué? mijo platícame
-porque me encontré a unos jóvenes en Garibaldi y se me subieron con ganas de atracarme
-Jesús maría y José –contesto la abuelita- Dios me ampare y a ti que te agarre confesado mijo, y que paso
-Pues que los muchachitos me engañaron haciéndome creer que iban a un hotelucho
-Jesús del amparo que juventud ya no ven la hora de hacer sus intimidades a toda hora y que todo mundo se entere, ya están como la hija de mi comadre que el otro día mijo que subí a tender las toallas me la encontré en pleno clinch con el vecinito, si, ese el chimuelo, tan tontito que se ve y míralo que abusado salió con mi ahijada, pues que iba a hacer les eche agua.
-no abue deje eso, estos si me querían dar cran, no clinch
-si mijo platícame
Y así el chava empezó la plática de su aventura con la muerte, claro as u modo porque tenía la tendencia a no recordar bien las cosas y platicaba como se le ocurrían y asi es que resulto que no solo traían una pistola sino un filetote como el del carnicero, que por cierto es su tío, y también resulto que la chica asaltante no se llevó un pomito , también tomo todo lo de la caja y que: se le figura al chava haberla visto por ahí en algún lugar, ya que él se las da de muy conquistador y don juan, el cree que hasta puede que haya sido su novia, a lo que la abuelita le respondió
-ay mijo pues si lo creo porque tu andas con todas
-no abue no es pa`tanto
-no hijo andas con todas, pero todas la nalgas de fuera por jodido!
-ya abue no toma nada en serio que no ve que casi me mandan a calacas!
-es que eres bien largo mijo, te pareces a tu difunto padre, que Dios lo tenga en su gloria ay mi hijito tan bueno que era
-si abue, era bueno pero pal pedo!
-cállate bribón que tu no comes piñas ya me entere que te subes al tinaco con tus amigotes a jugar la baraja y beber, el otro día se traían un jolgorio y unas risotas que hasta la del cuatro me vino a decir que si cumplías años o que, por que parecía que andan allá arriba varios chamacos
-pues cuales abue si nomas era yo y el pulgas mi cuate que toca la lira
-pues para que quieres más chamaco, del demonio, que Dios me perdone pero vas a acabar mal como tu primo el chanclas que está en el norte
-en el norte abue que se fue de mojado
-no mijo no seas iluso en el reclusorio norte
-ah pues si ya ni me acordaba, abue
Total que el chava termino de platicar con su abue, al mismo tiempo que sorbía su chocolate caliente, porque su abuela siempre lo servía muy caliente que quemaba los labios, a ella ya ni le daba dolor porque de tantos años de tomarlo hirviendo le hizo callo en los labios como ella decía y ya no le calaba.
-Bueno mijo pues a darle gracias a Dios que te hizo tan atarantado y preguntón, que por eso la libraste hoy, como dicen los jóvenes.
-Ángel de la guarda mi dulce compañía no me desampares ni de noche ni de día
Rezo el chava y se metió a dormir…

Texto agregado el 29-12-2012, y leído por 82 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]