TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Una historia de plumas

[C:515859]





El pájaro Mameluco volaba deleitosamente cuando sintió que lo llamaban. Era Avedefríasplumas, una rechoncha lechuza que agitando sus alas le conminaba a acercarse a su nido.

-Hola, pajarito, veo que no paras de volar.
-Así es, mi señor. Así está encomendado que seamos los pájaros.
-Me parece estupendo- dijo Avedefríasplumas. –El único problema que veo es que a este ritmo, pronto envejecerás y después te será imposible surcar el firmamento.
-¿Y que quiere que haga? Todos los pájaros hacemos lo mismo. Es lo que está diseñado por la naturaleza-respondió sabiamente Mameluco.
-Yo tengo la solución para que la vejez no te pille mal parado- retrucó la lechuza, que portaba unos gruesos lentes que agrandaban aún más sus ya enormes ojos.
-Eso me interesó- respondió el pajarito. –Dígame usted de qué se trata.
-Es muy simple. Sólo tienes que entregarme diez plumas cada mes y aunque ahora eso te parezca insólito, más adelante me lo agradecerás.
-¿Diez plumas nada más?
- cada mes, religiosamente. Te darás cuenta entonces que a medida que tu vida transcurre, te irás sintiendo cada vez más liviano. Te puedo asegurar que terminarás convirtiéndote en un ángel celestial, destinado a cautelar los dominios del Padre.
-Suena bien.
-Por supuesto. Hoy no lo notarás, pero en el futuro me lo agradecerás.

Transcurrido un año, Mameluco hacía alarde de su cola pelada y sus compañeros se sintieron tentados a preguntarle por ello. Entonces, el pájaro les contó de su trato con Avedefríasplumas y de lo mucho que ganaría más adelante con este convenio. Los demás pájaros se tentaron y concurrieron en bandada donde la lechuza, quien les convenció con su acento profundo y sobretodo con esos ojos metálicos que parecían horadarlo todo.

Diez años después (esto está escrito en código de pájaros así que es tiempo que sólo corresponde al mundo de ellos), Mameluco apenas podía remontar su vuelo, ya que sólo poseía un par de plumas en cada una de sus alas. Del mismo modo, el resto de avecillas parecía estar lista para la parrilla de lo desprovistos de plumas que se encontraban, ya que algunos entregaron el doble de lo solicitado cada mes para acelerar el proceso que les había prometido Avedefríasplumas. Ahora, deambulaban famélicos por el suelo, añorando aquellos años en que surcaban los cielos. Sólo los animaba la promesa de la lechuza, que parecía tardar demasiado.

Transcurridos veinte años, los pájaros perdieron por fin la paciencia y con Mameluco a la cabeza, se dirigieron al refugio de Avedefríasplumas para exigirle de una buena vez el cumplimiento de lo prometido. El vocerío se hizo tan intenso que la lechuza se asomó muy molesta, pero al ver a esa enorme concurrencia de pájaros desplumados, sólo atinó a dar un par de pasos en reversa y contemplarlos con algo de temor.

¡Ahora mismo te exigimos que nos cumplas con todo lo prometido! –bramó Mameluco y una ovación refrendó sus palabras.
Avedefríasplumas les intentó explicar que los trámites estaban muy adelantados y que en breve comenzarían a beneficiarse las aves más ancianas.
Los pájaros comenzaron a emitir tal barullo que la lechuza sólo intentó ponerse a salvo dentro de su refugio. Esto alertó a los pájaros más enfurecidos, quienes le agarraron de un ala y quitándole sus lentes, le propinaron furibundos picotazos.

-¡Lo prometido o nuestras plumas! ¡No existe otra opción!
-No puedo prometerles nada por ahora- exclamó la compungida lechuza.
-Pues, devuélvenos a cada uno nuestras plumas que nos has escamoteado con mentiras.
-¡No puedo, no puedo! ¡Sus plumas se están transando en importantes capitales! ¡Tengan piedad de mí!
La zalagarda era tanta que la lechuza comenzó a lloriquear, pensando que su vida corría peligro.

-¡Entremos a su refugio!
-¡Siiii! ¡Entremos!

Los pájaros quedaron todos con sus picos abiertos al constatar el lujo en el que vivía Avedefríasplumas. Unos mullidos sillones, cortinajes bellísimos y un lecho aún más mullido que esos sillones, destacaban en un recinto que más bien parecía un palacio. Mameluco, que se encontraba muy debilitado, tanto por la carencia de plumas, como por las energías gastadas en esta protesta, se hizo de un afilado cuchillo de plata que brillaba sobre un escritorio y comenzó a desgarrar sillones, cortinas y lecho. De inmediato, una enorme nube de plumas se elevó por la habitación, ante los gritos de furia y de estupor de los demás pájaros.

-¡Estafador! ¡Ladrón! ¡Nos has engañado durante todos estos años! – chillaban los pájaros, cada uno, tratando de recuperar sus propias plumas.

Tiempo después, todas las avecillas de esa comarca lucían de nuevo sus brillantes y coloridas plumas. Mameluco, fue designado presidente de tan enorme sindicato y nunca más nadie se atrevió a engañarlos con promesas desmesuradas.

Con respecto a Avedefríasplumas, ahora recorre la comarca con un traje de lana tejido por Suin, una lechuza vieja que siempre le amó en silencio. Nunca olvidará como le fueron arrebatadas todas sus plumas en una jornada que no quiere recordar. De todos modos, se devana los sesos para inventar algo que prometerles a las mariposas, que ya lo observan con mucha desconfianza…





















Texto agregado el 01-02-2013, y leído por 250 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
04-05-2014 Que bella forma de ilustrar lo que, siempre sucede, sucederá y simplemente es asi. Las cosas no parecen cambiar. ***** bishujoo
05-02-2013 Emulando a Lafontaine has llegado al corazón de quienes te leemos. La corrupción de los políticos está haciendo estragos. Muy bueno tu cuento.***** graju
03-02-2013 Es un cuento bien pensado. Es la historia eterna del embustero y los ingenuos. Un final feliz y el vividor fraguando la siguiente estafa. Un abrazo. umbrio
03-02-2013 ESte texto me parece polìtico jejejje. Muy bueno.- rhcastro
03-02-2013 Lo encuentro genial, un cuento filosófico, o una fábula, como las de Esopo. Todo está muy bien pensado, me encantan los nombres que das a los pájaros, en especial Mameluco, sencillo y tierno. Te felicito. loretopaz
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]