TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / osamenta / EL MAR

[C:516207]

Ahí está él, el mar, la más ininteligible de la existencias no humanas. Y aquí está la mujer, de pie en la playa, el más ininteligible de los seres vivos. Al formular el ser humano un día una pregunta sobre sí mismo, se volvió el más ininteligible de los seres vivos. Ella y el mar.

Podría haber un encuentro de sus misterios sólo si uno se entregase al otro: la entrega de dos mundos incognoscibles hecha con la confianza con la que se entregarían dos comprensiones.

Son las seis de la mañana. Sólo un perro libre titubea en la playa, un perro negro. ¿Por qué un perro es tan libre? Porque es el misterio que no se indaga.

La mujer vacila porque va a entrar. Ahora el frío se transforma en frígido. Avanzando, ella abre el mar por el medio. Ya no necesita de coraje, ahora ya es antigua en el ritual. Mete la cabeza dentro del brillo del mar, y retira una cabellera que sale escurriéndose toda sobre los ojos salados que arden. Con el cuenco de sus manos hace lo que siempre hizo en el mar, y con la altivez de los que nunca se darán explicación ni a sí mismos: con el cuenco de las manos lleno de agua, bebe a grandes sorbos, buenos.

Y era eso lo que le faltaba: el mar por dentro como el líquido espeso de un hombre. Ahora ella está toda igual a sí misma. La garganta alimentada se contrae por la sal, los ojos se enrojecen por la sal secada con el sol, las olas suaves la golpean y regresan pues ella es un obstáculo compacto.

Se sumerge de nuevo, bebe sin ansiedad. Ella es la amante que sabe que lo tendrá todo de nuevo. El sol se abre más y le da escalofríos. Después camina dentro del agua de regreso a la playa. No está caminando sobre las aguas -ah, nunca haría eso después que hace milenios ya anduvieron sobre las aguas - pero nadie le quita eso: camina dentro de las aguas. A veces el mar le opone resistencia tirándola con fuerza hacia atrás, pero entonces la proa de la mujer avanza un poco dura y áspera.

Y ahora pisa la arena. Sabe que está brillando de agua, y sal y sol. Aunque lo olvide dentro de unos minutos, nunca podrá perder todo eso. Y sabe de algún modo oscuro que sus cabellos escurridos son de náufrago. Porque sabe que corrió un riesgo. Un riesgo tan antiguo como el ser humano.

Texto agregado el 06-02-2013, y leído por 86 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
09-06-2014 Oye, esto es un escrito de allguien con mente de lépero, cacreco, chusma, sinvergüenza, carebarro, basofia humana, excremento, crees que escribes pero nadie te comenta nada porque nadie gusta de tus estúpidas líneas sin sentido. Tu madre debe ser prostituta y tu padre un méndigo muerto de hambre, sólo ellos pudieron haber parido la mierda que eres, suicídate si puedes, pronto !!! poecraft
06-06-2013 Buen relato bellas imagenes un gusto leerte. mis estrellas a tus letras****** macacay
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]