TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Gemdariel / Vidas Cruzadas (Cap. 02 ¿Y Quién es Ella...?)

[C:516324]

Cap. 02 ¿Y Quién es Ella…?

A la mañana siguiente el médico estaba francamente sorprendido, la fiebre había cedido un poco y la paciente había recuperado brevemente el conocimiento. Además de que Lord Saint-Claire le había informado que había pasado la noche tranquila y sin el agitado sueño febril de días anteriores. De modo, que el médico concluyó que su tratamiento estaba dando resultados. Pero al volverse se encontró con unos ojos azul intenso que lo miraban desde una altura mucho menor a la suya.

- No -- dijo la pequeña -- no es eso.

Dicho esto se volvió y se fue. El médico se quedó asombrado por el comportamiento de la pequeña niña, pero no le concedió mayor importancia, los niños en general no le agradaban y esta no era la excepción, además de que en esa casa había demasiadas.


Phillipe por su parte, removía distraído el azúcar en un café inexistente. A pesar de que le alegraba que su esposa mostrara signos de mejoría, no olvidaba las palabras de Sophie la noche anterior, pero seguía negándose a creerlo. Toda esa vieja historia familiar no podía ser más que eso, una historia, pero los recuerdos de su abuela paterna, acudían una y otra vez a su memoria.

Phillipe había nacido en Lyon, Francia, pero sus abuelos eran oriundos de Toulouse. Él y sus tres hermanos, habían crecido en la campiña francesa, pero apenas tuvieron edad suficiente se trasladaron a la corte y su hermano mayor ingresó al seminario, pero regularmente seguían visitando la casa de sus abuelos paternos. A Phillipe y a su hermano Maurice, les fascinaban las historias que contaban tanto su abuelo como su abuela, disfrutaban especialmente de las relacionadas con las aventuras y el papel que habían jugado sus ancestros en las cruzadas. Pero también la abuela les contaba que descendían igualmente de poderosos magos de la antigüedad. Usualmente cuando las historias derivaban hacia este tema, Maurice se levantaba y se iba diciendo que esos eran cuentos para niños y él ya no lo era, pero Phillipe siempre los escuchó hasta el final. Lo que hacía a Phillipe confiar en aquellas palabras, era que su abuelo participa igualmente de las historias avalando todo su contenido. Aparte de eso, la abuela tenía un don especial para curar, hacía infusiones con hierbas que recogía del campo, muchas veces a la medianoche, y en infinidad de ocasiones le quitó algún dolor a los chicos con solo posar sus manos sobre el lugar adolorido. De modo que este conjunto de eventos, hacían más creíble para Phillipe las historias familiares de ancestros ligados a algún tipo de magia. Sin embargo, con el correr de los años las visitas a la casa familiar se fueron distanciando, hasta quedar reducidas a unos pocos días en el invierno, y las conversaciones acerca de la magia quedaron decididamente vetadas, porque su hermano mayor Louis, se convirtió en un clérigo muy radical y que participaba con ahínco en una institución eclesiástica denominada el Santo Oficio, algo que más tarde sería conocido como La Inquisición, y que con el tiempo, atraería innumerables desgracias.

Phillipe regresó bruscamente de sus recuerdos cuando escuchó que su hija Desiree se peleaba con su hermana Cecile, como era costumbre. Paseo la mirada alrededor de la mesa pero no vio a la más pequeña.

- ¿Dónde está Sophie? -- le preguntó a la mayor

- Hace un momento estaba aquí padre -- dijo Anne-Marie sorprendida

- Debe estar dando brincos en el jardín, como es su costumbre -- dijo con maldad Rachell, que por alguna razón desconocida no profesaba ningún afecto a su hermana

- No seas absurda Rachell -- dijo Cecil -- con estas temperaturas enfermaría.

- Lo cual no sería malo -- dijo en un murmullo la pelirroja, ganándose una mirada asesina de Cecil, que era la única que la había escuchado -- No te preocupes por ella padre -- agregó -- si no está en el jardín debe estar encerrada por ahí en una habitación tragándose el polvo de esos viejos libros que tienes guardados.

Aunque aquello no tranquilizó mucho a Phillipe, lo dejó de lado por otros asuntos que requerían su atención.


La cuestión es que Rachell tenía razón en ambas afirmaciones. Sophie al ver el tiempo se había encerrado a leer, pero pasado un rato necesitaba aire, de modo que tomó una capa y salió. Pero caminar por el jardín en aquellos días no resultaba ni la mitad de divertido que en el resto del año. En primavera por ejemplo, era emocionante ver los brotes de las plantas, ver surgir de la tierra finos tallos hasta convertirse en fuertes arbustos, o ver como florecían los rosales, ver abrirse los botones hasta convertirse en hermosas rosas. Lo que la pequeña no había descubierto aún, era que no todo el mundo podía ver ese proceso, porque usualmente llevaba algún tiempo en completarse, pero ella solo tenía que sentarse un momento y a su contacto, las plantas comenzaban a brotar y a crecer apresuradamente.

Una situación un tanto diferente le sucedía con los animales, sus “amiguitos” como ella les llamaba, parecían poder entenderla aunque le entristecía no poder entenderlos ella, pero aun así se divertía mucho corriendo y jugando con ellos. Más en invierno casi no había plantas, y la mayoría de sus amigos hibernaba, por lo que Sophie se sentía muy sola.

Casi desde que podía recordar, había notado que era diferente a sus hermanas. Su hermana mayor Anne-Marie, se preocupaba mucho por ella, pero la niña sospechaba que era más por obligación que por verdadero interés. Rachel, decididamente la odiaba y de eso la pequeña no tenía ninguna duda. Desiree, era francamente indiferente a todo lo que no fuera sí misma. Y Cecile era la única, que en determinados momentos mostró cierto afecto por la niña, pero no era algo especialmente fuerte, aparte de que Cecil era una criatura enfermiza y tenía la tendencia a pasar más tiempo en la cama que fuera de ella.
Sophie a su madre, pero desde que podía recordar, ésta siempre estaba triste y ausente. El único al que estaba verdaderamente unida era a su padre, él solía contarle bonitas historias de hadas y duendes, y ella sabía que eran ciertas porque los había visto en sus frecuentes paseos por los bosques aledaños, además de que su padre le había confiado un secreto.

Cuando cumplió cinco años, hacía dos, su hermana Rachell le había dicho que ella en realidad no era su hermana, que la habían aceptado en casa solo por lástima cuando la encontraron abandonada a las puertas de ésta. Sin duda, esa era una de las peores maldades que le había hecho la pelirroja, lo que le generó el mayor castigo de su vida y no contribuyó a aumentar el afecto que sentía por la pequeña Sophie. Pero a pesar de que ese había sido el peor cumpleaños que podía recordar, porque se había pasado casi todo el día llorando en su habitación, cuando su padre llegó a casa fue el único que pudo sacarle la verdad de lo que había sucedido y antes de dirigirse a hablar con Rachell, le había probado que ella era una verdadera Saint-Claire, y lo hizo con un método muy sencillo. Primero le hizo notar que ella tenía el mismo lunar en forma de estrella de cinco puntas que él tenía en mitad de la espalda, y en el mismo lugar, pero por si esto no fuese suficiente, él dijo que le contaría un secreto. La tomo de la mano y subieron a una de las torres, en ella se guardaban una serie de objetos en desuso, una gran cantidad de libros guardados en baúles llenos de polvo, y que con el tiempo, leerlos se convertiría en una de sus actividades favoritas, pero lo que su padre quería mostrarle era una pintura. Quitó el lienzo que la cubría y Sophie pudo ver el retrato de una mujer muy hermosa, de cabellos negros, tan negros como los de su padre y los de ella, y los ojos del mismo azul de los propios.

- ¿Quién es ella? -- había preguntado Sophie

- Es mi abuela -- le dijo -- la madre de mi padre, es decir, tu bisabuela.

La niña lo miró asombrada y luego él agregó.

- Eres la única de mis hijas que se le parece tanto -- le confió -- estoy seguro que cuando crezcas serás exactamente igual a la mujer que estás viendo.

- ¿Y por qué está aquí escondida? -- preguntó

- Esa es una historia que te contaré en otra oportunidad -- le dijo

- Quiero saberlo ahora -- insistió Sophie

- Escucha linda -- dijo arrodillándose frente a ella -- estas aún muy pequeña y no lo entenderías -- y agregó rápidamente al ver la mirada de rebeldía -- solo quiero asegurarme de que lo entiendas bien, y si me prometes guardar el secreto de que esta pintura está aquí, yo te prometo a mi vez, contarte la historia cuando llegue el momento.

- ¿Y cuándo será eso?

- Pronto linda -- le dijo -- más pronto de lo que esperas. Ahora prométeme que no dirás nada y que no volveremos a hablar de esto hasta que llegue el momento de hacerlo.

- Te lo prometo padre -- dijo la pequeña -- ¿pero puedo saber el nombre de la abuela?

- Sarah -- dijo el mirando la pintura con tristeza -- Sarah Saint-Claire.


Pero a pesar de que Sophie había guardado el secreto, y tal y como había prometido no había vuelto a mencionar el tema, ya habían transcurrido dos años y su padre aún no le contaba nada. Ella no tenía idea de que aún pasarían muchos años más antes de que eso sucediera.

Absorta en los recuerdos y sin nada que la distrajera, Sophie había caminado muchísimo alejándose más de lo usual. Miró a su alrededor y se detuvo bruscamente al no reconocer nada, ni un árbol, ni una roca, nada. Consideró sus opciones y pensó que lo más prudente sería volver sobre sus pasos, pero había venido caminando de forma tan distraída que no tenía ni idea de cómo regresar. Sin embargo, comenzó a caminar en sentido contrario, pensó que de algún modo y si trataba de seguir sus propias huellas en la nieve lograría regresar a casa, pero las huellas inexplicablemente no podía encontrarlas, aun así siguió andando en la dirección que ella consideró sería la inversa.

Se detuvo a descansar después de haber caminado mucho tiempo, prestó atención por si podía escuchar algún sonido que le resultase familiar, voces o cualquier cosa que le indicase que estaba en el camino correcto, pero solo escuchó silencio.
No tenía idea de cuánto tiempo llevaba fuera de casa, pero si ya era mediodía su padre comenzaría a preocuparse y tal vez saldría a buscarla, de modo que quizá sería sensato quedarse donde estaba y no correr el riesgo de alejarse más aún. Pero para agravar su ya precaria situación, comenzaron a caer finísimos copos de nieve. Ahora Sophie se permitió sentir temor por primera vez, sabía perfectamente lo que una nevada podía significar, ya que su padre se lo había hecho notar con la intención de que no permaneciera nunca fuera de casa durante una. De modo que comenzó a correr sin rumbo fijo pero con desesperación.

De pronto sintió un ruido y un terrible dolor en el tobillo, dio un grito aterrorizado y cayó al suelo helado. En principio creyó que algún animal le había hecho aquello, pero luego se reprendió a sí misma porque no creía que ninguna de las criaturas vivientes en ese bosque, pudiese hacerle daño. Con algo más de calma miró hacia abajo y entonces lo vio. Su pie había tropezado con una trampa y ahora las orillas dentadas de la misma aprisionaban su tobillo ensangrentado. Aquello no se veía bien, pensó la niña, e ignorando el dolor intentó abrir el objeto más fue inútil, su fuerza no daba para tanto. Intentó tranquilizarse recordando lo que siempre escuchaba decir a su padre, “en momentos de crisis, lo primero que hay que hacer es tranquilizarse”. Hizo un verdadero esfuerzo, respiró profundo, y aquietó sus locos pensamientos hasta acompasar su respiración. Pero aún después de todo aquello, no estaba más cerca de hallar una solución a sus problemas de lo que estaba antes. Después de un rato, dejó de sentir dolor y comenzó a sentir frío, notó que su capa colgaba de una rama donde se había enganchado y ésta había tirado de ella al caer. Desde su posición no podía alcanzarla, de modo que se olvidó momentáneamente de eso. Un temor más acuciante la estaba invadiendo, no podía creer que llevase tanto tiempo fuera de casa, pero le parecía que todo se oscurecía y la nieve comenzaba a caer en copos de mayor tamaño. Poco a poco la fue invadiendo el sueño y sintió que se hundía en él. Sin embargo, su último pensamiento fue de alegría al escuchar voces, quiso gritar para avisarle a su padre dónde estaba, pero por algún motivo no podía ni siquiera abrir los ojos, mucho menos la boca, pero lo escuchaba cada vez más cerca hasta que por fin lo sintió a su lado y aunque lo que decía le resultaba confuso, a los pocos minutos dejó que su mente descansara al sentirse levantada en brazos. Su padre la tenía y regresaba a casa.



Safe Creative Código: 1211052633415

Texto agregado el 08-02-2013, y leído por 77 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
23-02-2013 Amiga me he embriagado con este capítulo. Eres formidable escribiendo. Felicidades. elpinero
10-02-2013 Hay profesionalismo en la narración. La nitidez del manejo de la trama me hace suponer que hay un estilo perfectamente definido...ningun titubeo de los neófitos, mis respetos Karamel felipeargenti
09-02-2013 Me encanto la personalidad de Sophie, será que así soy yo; me fascina leer y el bosque. Un abrazote amiguis!!! Cinco aullidos yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]