TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mia-minmina / Déjà vu emocional.

[C:516445]

Una tristeza de improviso le invadió a ella cuando su mundo afectivo se derrumbaba al finalizar la relación con su amado. Ya no podrían continuar sus amorios, entre ellos se había perdido la pasión, la complicidad, la confianza. Ya no eran los mismos de años; la distancia les había hecho surcar rumbos diversos. No construirían más castillos de ensueños.

Serena, adultamente y de común acuerdo deciden que ella volvería a su lugar y todas las pertenencias las regogería algunos meses más tarde. Antes de partir empaca ella la mayoría de las cosas en una valija pequeña que la deposita en el último estante inferiror del armario. Dos bolsas más, llenas de zapatos y libros, los coloca en el estante debajo de la ropa colgada cuidadosamente y aprisionada hacia la izq del armario para que no ocupese demasiado lugar. Todo quedaba ordenado y prolijamente colgado esperando ser recogida más adelante.
Hecha una última mirada antes de partir, un amargor le recorre el cuerpo al ver los bultos que le pertenecen y los que ya no podían tener más cabida alli. Le recordaban éstos aquella vez cuando su divorcio, las mismas imágenes de una partida, las pertenencias que una a una sacaba de la casa donde había formado una familia. Revivía aquellas emociones, aunque ésta vez solo se trataba de un amor reconquistado después de tantos años de búsqueda del alma gemela. No era la misma situación, pero si la frustración de un nuevo fracaso amoroso, el cual la entristecía y abatía.

Pasaron tres largos meses; charlas y mesajes intercambiaron algunas veces contándose sus vidas , como por ejemplo que él ya una nueva pareja tenía. Sutíl mensaje éste como para dejarle en claro que no habría esperanzas de una reconciliación entre ambos cuando se verían. Lloró sufridamente la noticia al principio; es claro que el amor no sepuede finalizar presionando un botón, pero a pesar del dolor, ella fué entendiendo al pasar de los días que era ésto lo mejor asi como todo transcurria. Su relación con el amado no sería de todas maneras duradera si se tenía en cuenta a todo lo que tendría que renunciar para estar a su lado. No valía la pena sacrificar tanto cuando él no estaba dispuesto a considerar ni siquiera algún cambio. Era muy categórico en la relación :"asi soy, me aceptan o me dejan" era el mensaje que trasmitía con sus actos. Categórico él y categórica ella, mucho más tiempo de vida en pareja no soportarían.

Llega el día del retorno para la búsqueda de las pertenencias, él le entrega la llave y le indica dónde las encontraría. Le dijo > "arriba en el armario está la ropa, en el piso del cuarto la valija y las bolsas"
Atónita y muda quedó ella. Una parálisis emotiva le cortó el habla, no cuestionó el por qué de los cambios, no se atrevía. Quizás no quería escuchar la respuesta porque le dolería. Quién y por qué movió las pertenencias? Su corazón palpitaba, sale del ascensor y mira la puerta hacia la derecha. Vé la cerradura, lleva la llave en mano pero las piernas no le respondían, no podía dar el paso para entrar por sus pretenencias. Coraje!!! > se dice mentalmente a si misma. < Tú puedes, ésta no es una primicia!!

Abre la puerta y entra, los latidos de su corazón son cada vez más fuertes, la angustia le presiona el pecho. Camina directamente al cuarto para confrontar los hechos. Alli estaban sus cosas en el piso a la derecha de la puerta, un escalofrío le recorrió el cuerpo, una sensación de náusea le produjo al sentir un déjà vu emocional.... >" Èsta escena me parece haberla vivido" - piensa - < En días de su adolescencia al regresar a su casa, encuentra las pertenencias tiradas por doquier. Alguien había estado buscando a su hermano y al no encontrarlo y tampoco ninguna prueba, revolvieron todo buscando objetos valiosos, un motín o quizás solo dejar rastros de la presencia. -Asi operaban los paramilitares en época de la dictadura en Argentina.- Ahora todo el pasado le cayó encima al ver sus cosas amontonadas en el suelo esperando ser recogidas y no en el lugar que ella prolijamente las había dejado hacía decenas y decenas de días. Qué necesidad justo ahora de noverlas se tenía? La sensación de violación a sus cosas privadas retornaba al igual que aquellos años pasados, y con llanto fué recogiendo cada una de sus pertenencias, en silencio y perdonándo. Luego cuidadosamente sube a una escalera de madera y baja una a una sus prendas del armario.

Al concluir comprueba que las cosas que ya en su casa había notado ausentes, no se encontraban en esos bultos. Cosas afectivamente valiosas las cuales pensó haberlas dejado alli la vez anterior. > Un schall de su madre quien le había entregado unos meses antes, el anillo de los 30 que su hermano le había regalado, uno de los anillos comprados en las vacaciones de Grecia con su ex amado y un vestido de playa que su madre con amor y de recuerdo le había otorgado. > Todos y cada uno de ellos representaban algo importante para ella, y ahora no aparecían por ningún lado.
Qué pensar? Cómo actuar? Confundida se marcha al hotel para meditar. Antes pasa a devolverle la llave, pero nada le dice de lo descubierto; solo le agradece, no se atreve a informarle de los hechos.
Esa noche no duerme, piensa todo el tiempo qué pudo haber sucedido con los objetos. No quería abrir juicios de como desaparecieron pero era evidente que faltantes lo estaban de la lista escrita antes de marcharse del departamento. Podría habérselas llevado ella misma la vez anterior y después olvidarse? No dudaba de la honestidad de él. Lo conocía bien y de hacía tiempo; de lo que no se podía estar seguro era de la hospitalidad y el gran corazón que él tenía. Que como a ella, él le entregaba la llave de su vivienda a quien sea. Siempre brindaba su casa o entregaba la llave para que retiren algo en su ausencia. Pero asi y todo ella no podía dejar de pensar qué destino podrían las cosas haber tomado.

Indecisa pero con coraje a la mañana siguiente le llama por teléfono, cuidadosamente le dice que no sabe cómo plantearlo pero nota que algunas cosas están ausentes. "No puede ser, no hay ninguna posibilidad > escucha como decidida respuesta del otro lado< pero te entrego nuevamente la llave y busca que seguramente las cosas aperecerán.
Al día siguiente entra otra vez ella en la casa y revuelve de arriba a abajo sin obtener ningún resultado. Triste y con desilusión sin entender que cosa estaba pasando devuelve la llave y ésta vez sin ninguna palabra de intercambio.
Discuten por teléfono más tarde cuando ella le comunica que son más las cosas faltantes. Entre discusiones y razonamientos se dicen cosas hirientes. Ella ante la angustia y la frustración entiende y se lo trasmite, que si las cosas no aparecen él debe de alguna forma hacerse cargo.
Logicamente ésto último a él le ha parecido algo indigno y fuera de lugar. Cómo pudo ella plantearle semejante cosa?! Se sentía desilusionado. Pero... y ella? Qué cosa sentía ella? Se lo habiá acaso él preguntado? Cómo debería ella sentirse si cuando arriba en busca de sus cosas, luego de haber abruptamente la relación finalizado, las encuentra todas manipuladas en lugar de ordenadas como las había dejado. Qué sentía ella ante ese hecho, si además le había también despertado la misma sensación de violación a su privacidad como la de hacía ya varios años atrás. Al igual que aquella vez, algunos objetos afectivamente valiosos le dolía no haber podido conservarlos.

Entrambos se sentían frustrados, no podía existir comprensión alguna entre ellos en ese memento.Todo lo que estaba sucediendo escapaba a todo entendimiento. No podían ver claro, solo emitían juicios errados invadidos por la frustración... pero, que otra cosa podría haberse esperado?
Son Humanos y en el terreno del amor la lógica nunca predomina. Ante el fracaso amoroso nos tornamos irracionales e inverosímiles en un principio; pero con serenidad y comprensión se puede confrontar las peores emociones y llegar incluso a perdonar al que nos hizo daño.
No importa si se ama o no para manifestar nuestro perdón; simplemente siendo humildes y dejando de lado la vanidad y arrogancia podremos entender que se pudo haber actuado mal, causar dolor y sufrimiento con nuestros actos y palabras.
Vale oro el saber reconocer que erramos!! Yo le perdono a él y a mi persona por lo mal que nos hemos comportado.

Mia Minmina
(derechos reservados)

Texto agregado el 10-02-2013, y leído por 77 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
11-02-2013 Qué doloroso!! NO quisiera vivenciar una situación así. Te abrazo!! gsap
11-02-2013 Bien..-Es verdad..- rhcastro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]