TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lagunita / INTENSA MELANCOLÍA

[C:516795]

Fue una tarde fría, intensamente triste. Pero aun así llego el cartero, traía en sus manos el exiler de la vida de aquel ser que solamente esperaba esa carta.
Al verlo llegar sus ojos verdes tomaron el color del cielo, sus manos temblaban de emoción, vi que su cuerpo se rejuvenecía y su piel casi descolorida por el sufrimiento, mágicamente regresaba a la vida
El hombre en su bicicleta parecía no querer descender de ella, desde lejos la miraba con recelo, como si tuviera miedo de entregarle la misiva, ella se deslizo de prisa para alcanzar su cuota de esperanza.
Sus zapatos marrones de suela ya reseca por el tiempo le jugaron una mala pasada, desbordo su emoción, se apresuró mucho su debilidad le gano, y cayo sin que nadie pudiera hacer nada para impedirlo.
El cartero descendió puso sus dos enormes pies en la calle abrió su cartera y saco un sobre pequeño, desteñido, se acercó a ella que aún estaba de rodillas sin permitir que nadie la tocara, tomo el sobre en sus manos, en sus ojos se vio brillar una lagrima de cristal tan blanca y pura que solo esa bastaba para entender su gran dolor y cansancio de todos estos años de angustia.
Rasgo el papel y con manos temblorosas lo abrió, sacando de su interior tan solo una pequeña nota que decía adiós.
Lucia por fin pudo llorar, su llanto estremeció a la comarca, lo sintieron los obreros en las fábricas, los niños en el colegio, cada hogar pudo oírlo. Luego se puso de pie, se sacudió la falda, acomodo su cabello rubio y lacio, nos miró sin ver, nos habló sin saber que la escuchábamos, y su voz fue el último aliento de vida, que quedaría eternamente en cada ciudadano de ese pueblo.
Sus labios pronunciaron el nombre de su hombre que un día, ya no sabemos cuántos se fuera en busca de mejores tierras, y jamás volviera a buscarla
Todos nos quedamos petrificados, fue tan grande el esfuerzo para pronunciar el nombre de su amado que se quedó sin fuerzas, cayo el papel de sus manos, sus ojos se cerraron, su cuerpo como el papel se irguió y cabalgaron juntos unidos, luego se elevaron cada vez más alto, desde donde estábamos parados se vio florecer una rosa roja, escrita en sus pétalos versaba esto.

Como sueño que vuela
En el oasis misterioso
Donde la deidad domina
Allí estará mi corazón
Tras las huellas del principio.


Luego desapareció de nuestra vista y quedo en el aire de la mañana un delicado y suave perfume de rosas y magnolias.


MARÍA DEL ROSARIO ALESSANDRINI

Texto agregado el 15-02-2013, y leído por 198 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
19-02-2013 Al menos se elevó como perfume...dejando en el aire su recuerdo. Muy bonito. za-lac-fay33
18-02-2013 Un nostálgico relato que nos ofrece a una de esas heroínas del realismo mágico, tan voluntariosas de todo que hasta diseñan la fecha de su muerte. Regreso a tus letras, agradeciendo tu paso por las mías... gui
16-02-2013 El dolor que llama a tu puerta y da el golpe certero... uff bello querida amiga un beso Rub sendero
15-02-2013 Sensibilidad florece en tus palabras. Me encanta, amiga amada la forma como te expresas. Un abrazo. SOFIAMA
15-02-2013 Un delirio de sufrido amor hasta el mágico final!***** MujerDiosa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]