TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fosforo / Tierra de Nadie

[C:51734]

Es como cada día que pasa y hubiésemos hecho esto o aquello, en el que se nos presenta retos los cuales marcan de manera incontrolable nuestros destinos y nos hacen reflexionar sobre nuestra real existencia, sobre lo que realmente somos. Cada vez que nos vamos perdiendo en el profundo sueño de ser alguien en esta vida nos vamos alejando más y más de nuestra verdadera esencia, de ser libres, para obrar, para volar con el pensamiento si es preciso. Con mis manos alcanzar todo lo que se viene a la mente, sanar mi cuerpo de males nunca antes tratados, montar mitologías, destruir enemigos de mi subconsciente. Desde que estoy en estos embrollos no he dejado de soñar despierto con fama inanimada que me abraza y envuelve, destruyendo valores y principios fundamentales para mí.

Por seguridad interior no he vuelto a escribir sobre vivencias ya pasadas, ya que, lo único que hacen es corromperme el espíritu, remembranzas andantes, cabalísticas, cotidianas.

Siempre me cuestiono cual a sido la necesidad de la gente de creer en algo que sea superior a ellos, acaso será por una cuestión de actitud frente a los restos de vida que se escapan por sus poros o por echarle la culpa a algún ente de sus males y desventuras, lo único que sé con certeza es que si existiese algún dios estaría bastante molesto por exclamaciones como estas: “¡Porque Dios, porque!”.

No hay razón para estar molesto, no hay motivo, para olvidar lo vivido, pero si hay excusa para culpar a otros de nuestros propios errores. Cada uno piensa en si mismo y no, en como estaría tal o cual persona si realizase cierta acción, el egoísmo del ser humano promedio alcanza tal magnitud que los pocos que reflexionamos sobre esto, nos vemos absorbidos por él y caímos tarde o temprano en manos del destino, sin saber con certeza si seremos justos con nuestras acciones. Todos guardamos cierto grado de egoísmo en nuestra alma.

Son tan pocos líneas las que he escrito en mi corta y poco fructífera vida que, pienso dejar de hacerlo por un buen tiempo, ya que no me siento lo suficientemente conforme para crear algo en mi mente y traspasarlo a un papel insípido e insonoro.

El Yo indolente se va quebrando de apoco, se va quemando por dentro destrozando las pequeñas entrañas que va encontrando a su paso. Miseria sublime que me inunda el corazón y corrompe mis sentidos, pierdo sensibilidad en mi tacto, tosco, nauseabundo, morboso me siento al saber que todo lo que sentí alguna vez lo perdí de mi niñez a esta parte de mi vida.

Muchas son las cosas que conmueven a un hombre, genéricamente hablando, pero una de ellas es uno mismo y su sufrimiento, “al diablo con el de los demás, yo... yo estoy peor” nos va destruyendo e impidiendo poder mirar al rededor y darnos cuenta que lo que nos pasa es lo mejor que nos pudo pasar en ese momento, aun que no lo creamos, es la verdad.

He llegado a un punto en que ya no se que decir con respecto al ningún tema, soy dueño de tierra de nadie y es lo que me queda en el alma, nada, absolutamente nada, lo único que afirmo es que la gente de mi reino nunca se quedara sin rey, pues si yo no estoy otros vendrán por mi cotizado trono.

Texto agregado el 10-08-2004, y leído por 172 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
20-04-2006 fosforito solo de paso luego te comento mas oky cuidate siniestra_23
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]