TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / La asamblea

[C:518802]





El toro Ricardo llegó azorado a la reunión semestral que todos los animales realizaban en un lugar secretísimo. Allí estaban el zorro, el gato, el lobo, el saltamontes, el ciempiés, el elefante, el ratón, la hormiga y para que seguir enumerando, si todas las especies se aglomeraban dentro del recinto, y no daré luces de su ubicación, so pena de que cualquier día desaparezca por bocón.

El bovino llevaba en su hocico una hoja de papel en el cual se destacaba un artículo que lo había asombrado de sobremanera y por lo mismo, decidió comentarlo en la reunión.

Tiene la palabra el amigo toro, dijo la marmota, presidente del numeroso sindicato, elegida por su gran inteligencia, sobre todo cuando estaba bien despierta.
El rumiante, tragó saliva y dijo:
-Poco sé de lectura, pero algo he aprendido de los hombres y una de ellas es deletrear algunos párrafos sueltos. No llegaré al nivel de un escolar, no podré leer a León Tolstoi, pero sí algún titular de cualquier diario.

Los animales lo contemplaban expectantes.

-Lo que leí, y que después lo entregaré para discusión –continuó el toro- es lo siguiente:
Según el veterinario Pelagatum,“Los animales son nuestros hermanitos menores y debemos cuidarlos y protegerlos para preservar cada una de las especies.”

Se produjo un silencio tan rotundo, muy similar al que antecede a algo grande. Luego, una enorme risotada inundó el amplio lugar (si, los animales cuando ríen, sí que ríen), sobre todo las hienas, que son el alma de cualquier fiesta que se realice por allí.

El elefante, arriscando su trompa en señal de regocijo, exclamó -¡Hermanito menor yo! ¡Quiero mi cascabel y mi espantacucos!

-Presumidos- parló el chita,- puedo ganarle mirando para atrás al velocista Usain Bolt y voy a ser el hermanito menor suyo. ¡Pamplinas!
Con esta aseveración se comprobaba que no existe animal alguno que no esté informado de lo que sucede en la tierra, aunque este divertido mote de hermanitos menores, los tomó por sorpresa.

-Yo trabajo más que cualquier empleado público, hago horas extras y nada, no me considero el hermanito menor.
El que así hablaba era el caballo, que aún era explotado en el campo y en otras labores de la ciudad.

-Yo levanto más peso que uno de esos forzudos que participan en las olimpíadas y sin embargo, ni me arrugo y vean ustedes como conservo mi tez lozana. ¿Ustedes creen que soy la hermanita menor?- preguntó la hormiga y el ¡Nooooooooooo! fue unánime.

El león, la cucaracha, la avispa y el gorila, a su vez, expusieron sus razones, todas aplastantes, lo que derivó que la moción fuera puesta en votación. Al final, la asamblea decidió que el único hermanito menor era el hombre, un personaje conflictivo, destructivo, sin parangón alguno con la especie animal a la que decía pertenecer.

Días después, el toro Ricardo, se atrevía con unas líneas de Tolstoi, para tener tema que ofrecer en la próxima asamblea…





















Texto agregado el 19-03-2013, y leído por 146 visitantes. (3 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]