TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Lord_Chandos / Pulcro

[C:52180]

PULCRO


Cielo nocturno, enormes y lentas manchas grises, bichos raros aguardando en silencio, y un tibio piso enrojecido reflejando filos en los muros.

Mientras miro tu mueca y realizo los preparativos con extraño agrado recuerdo aquellos instantes de hace unos meses atrás, cuando no se colocaban aún etiquetas a las emociones, cuando todo era mudo para ambos, y el tacto, acompañado de miradas enternecedoras, bastaba para complacernos.

También recuerdo que había más sinceridad, muchas expectativas, y cuán prometedor parecía todo. “No hay lugar para monstruos como nosotros entre la gente”, decías, “pero al menos nos tenemos el uno para el otro”. Así fue como nos volvimos perfectos, a nuestro modo.

Apostábamos entre el destino y las coincidencias, cuál era el origen de nuestro encuentro, y qué era lo que intentábamos profetizar.

Deseábamos ser mudos y obligarnos a desahogarnos sin temor de buscar “palabras certeras”.

Deseábamos incluso no conocer lengua alguna, pues no queríamos toscas definiciones, quedándonos únicamente hacer manifiesto nuestro cariño, pena y pasión a través del actuar.

Y ocurrió que se fue tornando en emoción sigilosa, aparentemente mutua y tímidamente admitida. Todo ruido sobraba, complaciéndonos sólo con el saborear de nuestros labios y el torcimiento entre sábanas... Un tumulto apasionado e ignoto...

Aunque hubo ocasiones en que preguntábamos si la soledad, el dolor y la frustración nos llevaban a querernos en compañía. Creímos perder el interés, como si las expectativas fueran muchas pero el dudar fuese mayor. Noté el pasar de meses esperando una carta tuya en respuesta a la última mía, la desaparición de la trascendencia en nuestras conversaciones volviéndose en triviales, y ni siquiera logro recordar aún cuándo fue hecha la última llamada desinteresada.

Mas, de lo único que estoy seguro, es que continúo extrañándote (a pesar de tenerte casi a diario) con tus ternuras, agotamientos, escalofríos, sabores salados y miradas en blanco, y que por mucho que intentemos con las palabras nunca lograríamos recrear en trovas y versos nuestras formas, nuestros refugios, alcanzando apenas débiles esbozos de tanto fino detalle.

Es entonces cuando recurrimos esta noche a la cruda creatividad, ya dicho nuestro último discurso en llantos y risas nerviosas, afinando y puliendo entre nuestras manos precariamente firmes tijeras relucientes.

Así, conmovidos por el fin de nuestros ruidos limitantes y el inicio de un diálogo más real, abrimos nuestras bocas, sacamos nuestras lustrosas lenguas y nos catamos por última vez...

Y cortamos...

Texto agregado el 12-08-2004, y leído por 231 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
12-12-2004 EXCELENTE!! sin más que decir! preciso y pecioso! gustav_De_lioncourt
13-10-2004 perdón quise decir muy buen sentido de la escritura... Maite
13-10-2004 tienes muy sentido de la escritura, pero este texto no me llega...saludos Maite
13-10-2004 q buena cristian, me gustó..saludos PieraChile
13-10-2004 esta de la verga, y sigue mamando con mis escritos y te voy a seguir chingando yo tambien. Escaflowne
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]