TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / yomismosoy / Caida Infinita

[C:521995]

Despierto sobresaltado, aturdido en medio del estruendoso silencio de la madrugada. El corazón late con tal fuerza que zarandea mi pecho y golpea mis oídos como queriendo salirse, mis ojos escarban el aire negro y entre saltos hurgan a diestra y siniestra buscando un rasgo, una pista que me ayude a orientarme mientras las pestañas se abren paso en la noche lanzando cuchillazos con sus rápidos movimientos. En total contraste con mi agitación, todo es quietud a mi alrededor y la oscuridad tranquila me abraza tratando de calmarme en su regazo.
Mis pupilas comienzan a acostumbrarse a tanto negro e intentan identificar imágenes, no sé si reales o producto de mi cabeza que sigue buscando respuestas. Curiosamente no es la luz lo que resalta ante mis ojos, sino una mancha aún más oscura, negro dentro de lo negro, todavía diminuta, aunque parece expandirse a velocidad vertiginosa.

Parece un orificio, la puerta de entrada a un hoyo inmenso, suerte de abismo que viene hacia mí despertando una curiosidad gigantesca que supera mis temores y me invita a penetrarle. Intriga, vértigo, miedo, ansiedad… sentimientos que se entremezclan combinando sus texturas. Me siento parado al borde de un abismo, sintiendo esa fuerza de atracción que invita a saltar y dejarse caer directo a su interior.

De pronto siento que giro ciento ochenta grados, como si alguien hubiese puesto boca arriba el cuadro en el que estoy pintado. Ya no es esa mancha oscura la que viene hacia mí, soy yo quien desciende en caída libre en dirección a sus entrañas. El viento sopla con fuerza dando latigazos que arden sobre mi cara, silba agudo dentro de mis oídos, se cuela entre mis dedos, se mete por los orificios de mi nariz y devuelve mi grito que intenta sin suerte salir de mi garganta. Caigo sin freno, muevo mis brazos desesperadamente tratando de agarrarme de algo, pero en medio de la nada solo estoy yo y ese hueco que pocos segundos después termina de engullirme. Siento que me sumerjo en él, siento la oscuridad que me cubre y me invade el temor de culminar estrellado sobre el suelo. Cierro mis ojos para seguir no viendo nada, apreto mis labios y tenso mi mandíbula mientras espero el impacto inevitable, ruego a Dios que sea un golpe sólido, que me permita morir de inmediato, sin dolor ni agonía. Justo entonces pasa: Me despierto sobresaltado, aturdido en medio del estruendoso silencio de la madrugada. Siento como el corazón zarandea mi pecho y golpea mis oídos como queriendo salirse. Todo es oscuro alrededor, nada se ve, aunque a lo lejos, mis pupilas comienzan a distinguir una mancha oscura que se acerca vertiginosamente hacia mí…

Texto agregado el 13-05-2013, y leído por 144 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
16-09-2013 Hola, fa, qué pesadilla. Genial la forma de contarlo. Además muy ingenioso el tema. Me encantó. Un saludo. cieloselva
13-05-2013 Jaja... un texto encantador... Amj
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]