TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / aspacia / Cita a ciegas

[C:522325]

Por fin había llegado el momento, lo acordaron con lujo de detalles. Ella iría a su departamento, tocaría el citófono tres veces, él dejaría la puerta entreabierta, ella dejaría sus cosas en la mesa y se vendaría la vista con un pañuelo de seda, él haría lo propio; cuando estuvieran listos darían la señal.

Ella tiritaba, conocía los susurros de su voz, aunque no lo había visto jamás, las llamadas telefónicas durante un par de semanas lo hacían un hombre confiable.

Él estaba aparentemente sereno, gustaba de su voz y de tener personas conocidas en común, algo familiar había en esa mujer y las ansias de conocerla aumentaban a cada momento.

Estaban de pié, frente a frente, ambos con la vista vendada, se rozaron la piel con suavidad, reconocías sus facciones, los relieves de sus caras, el contacto con sus pieles. Se besaron al mismo tiempo, un beso anhelado, tierno; luego más apasionado y la adrenalina fluía en sus cuerpos.

Él comenzó a desvestirla sutilmente, desabrochaba los botones de su vestido, lo quitó con delicadeza y cayó en la alfombra. Sus manos tiritaban mientras recorría la curvatura de sus hombros y bajaba a su cintura, su olfato percibía un exquisito aroma femenino, siguió recorriendo su orografía, rozó sus senos y temblaba de emociones.

Ella desabrochó su cinturón, le pareció graciosa la forma en que los jeans cayeron, sus manos percibían delgadez, mucho calor y la tibieza de su piel le comenzaba a llamar a un abrazo más intenso. Le desabrochó la camisa de la misma manera en que él lo hizo. La piel emanaba un olor de hombre delicioso y se aferró a ella.

El temblor de los cuerpos pedía más, los besos eran cada vez más intensos. Las manos de él la recorrían anhelantes, hambrientas; ella se dejaba recorrer. De pronto, entre un abrazo y un largo beso, él la llevó al lecho, ella se dejó guiar.

Por un momento pensaron en quitarse los pañuelos de los ojos, pero eso rompería la magia del momento y temían que al verse todo acabaría.

Se besaban, se recorrían, se descubrían. El tiempo pasaba imperceptiblemente, el ocaso se sentía llegar. Cesaron y conversaron. Ella temía que fuera a pasar algo más íntimo. Él, intuitivamente la llevó al living y se sentaron aún con la vista vendada. Ella estaba agradecida por su tino y buen gesto.

No quería que la magia se acabara, no quería conocer el rostro de ese hombre, un miedo la aterró y quiso escapar, le pidió que la dejara partir sin conocer su rostro. Él dudó un momento, cierto temor se apoderó de él, tal vez no le gustaría, se sabía un hombre de apariencia poco atractiva; pero ella ya había conocido lo mejor de sí; pero se negó a dejarla partir, sabía que si lo hacía, la perdería. Ella insistía en partir, en querer dejar sellado el encuentro con la misma gana y ansia de ese momento.

Luego de un largo silencio y de común acuerdo, decidieron quitarse las sedas, pero sellados en un beso tan delicioso como el primero. Él le quitaría a ella la venda y viceversa. Quisieron alargar ese momento, eternizarlo.

Fue una fantasía especial, un encuentro de sensaciones, de sutilezas, de roces, de caricias.

Luego del beso cayeron los pañuelos en sus cuerpos desnudos, ninguno de los dos abrió los ojos, seguían unidos en la comunión del tacto, el olfato, el gusto y la audición, la vista sería en definitiva la que decidiría si ella se iría, aunque él no la dejaba partir.

Y la vista se hizo realidad, hubo un momento de silencio mutuo, traban de hilar en sus mentes y sus cuerpos lo que había vivido.

Le ofreció un café, se fumaron unos cigarrillos y la tarde se convirtió en muchos meses de descubrimientos.

Texto agregado el 18-05-2013, y leído por 100 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
21-08-2018 Este texto, me parece que es lo mejor que te he leído. Pero es el primero tuyo que leo desde hace mucho tiempo. Un abrazo, mujer. OrlandoTeran
19-05-2013 Ay menos mal! Temí que no se gustaran, nos hiciste penar bastante. Un besito.***** MujerDiosa
19-05-2013 Aspacia, si no me matas con tu texto, me muero sin él. Pero lo que escribiste es pura dinamita. (TNT, científicamente hablando)+++++ crazymouse
18-05-2013 Sensualidad sutil a cada trazo, y vaya trago... stracciatella
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]