TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sugonal / CONTRASTE

[C:522548]

CONTRASTE

(Sugonal)

Llueve sobre Santiago. Hace frío.

Faltan minuto para las ocho de la mañana de un Jueves húmedo, gris. Al pasar frente al Casino del edificio donde trabajo, construido mayormente con grandes paneles de vidrio, amplios ventanales y puertas, sentí golpes suaves y repetidos en una de sus aristas.

Me percaté que venían de los sucesivos intentos de un pequeño pájaro, presumiblemente un zorzal, que trataba de salir de su interior estrellándose cada vez contra los vidrios. Aleteaba vigorosamente, volvía a intentarlo chocando contra las paredes para él inexistentes.

De pronto ví que un hombre ingresaba al recinto, dejando la puerta abierta para que el infeliz pajarito saliera de su involuntario cautiverio. Se acercó para guiarlo. El zorzal comenzó a aletear con desesperación, chocó contra un vidrio, cayendo justamente sobre esta persona, quién lo apresó contra su pecho con la mano izquierda sobre su pecho y salió a la terraza.

Antes que lo liberara observé que pasaba suavemente sobre la cabecita del zorzal el dedo índice de su mano derecha y lo soltó. El pajarito salió disparado hacia los árboles más cercanos.

Seguí caminando hacia mi oficina. En mi corazón sentía regocijo. Había tenido la suerte de presenciar como la bondad de un ser humano, la compasión que le había inspirado la dramática situación de un animalito indefenso, había funcionado.

Por la tarde seguía lloviendo. Tuve que salir a la calle. A poco caminar vi venir un carretón con ruedas de neumáticos tirado por un caballo flaco, viejo, cuyas costillas parecían querer salírsele de la piel, haciendo esfuerzos por arrastrar una pesada carga de verduras surtidas.

De su cuerpo empapado salía vapor. Una que otra vez resbalaba en el pavimento mojado. Pero lo más impactante de este cuadro era ver al conductor de la carreta azotando brutal y repetidamente el lomo del pobre animal con una larga huasca acompañando cada azote con exclamaciones obscenas...

Sentí una profunda indignación. El ruido de cada azote me llegaba al alma. No recuerdo haber presenciado antes una demostración de crueldad más patética con un animal que entregaba su energía a su amo para que éste trabajara, ganara el sustento, tuviera una mejor vida.

Me marcó hondamente. Sentía mi corazón herido e impotente cuando volví a mi hogar esa tarde.




14.11.2005 C:118510

Texto agregado el 22-05-2013, y leído por 112 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
26-05-2013 Libertad y esclavitud Algunos somos libres en nuestro paso por la tierra, otros esclavos de algún malvado que solo extrae lo mejor de nosotros sin darnos recompensas hijadezeus
22-05-2013 la vida y sus blancos y negros... y pocos grises. Buena reflexión! PenelopePok
22-05-2013 Escribir también es una manera de denunciar y crear conciencia para que se valore la nobleza de animales como lo descrito en tu relato, creo que por lo menos ahora que lo exteriorizaste te sientes más tranquilo edam
22-05-2013 Perdón olvidé algo importante; Su narración maravillosa! Carmen-Valdes
22-05-2013 Hace unos días me tocó ver un caballito en las mismas condiciones, en este país donde denunciamos tal cosa?, la tracción animal debiera estar prohibida cuando se descuida de esa manera a un animal tan fiel como es el caballo, lo encuentro indigno de verdad. No lo hice ese día por ignorancia, pero averiguaré, es nuestro deber denunciar Carmen-Valdes
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]