TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / El caño

[C:525213]






La pequeña, movediza, juguetona, pero siempre atenta a lo que sucede a su alrededor, contempla de reojo una teleserie en donde varios hombres se balancean con eróticos movimientos en un caño de metal.

Las mujeres clamaban hacía tiempo por algo así, decían que la oferta para los hombres era demasiada y a ellas sólo las exhibían como el elemento erótico, vacío e intrascendente. Pues bien, los ejecutivos vieron la posibilidad de ganar rating y dinero con algo innovador. Contrataron a varios tipos de cuerpos esbeltos para que desataran las pasiones de las féminas. Ellas, felices, los productores, aún más.

Rosita, la nena, juega con su muñeca, pero se distrae con el bailoteo de los galanes. Ella sólo percibe nada más que a unos hombres bailando. Tira pues la muñeca lejos y comienza a contonearse afirmada en el respaldo de la silla. Sus movimientos son torpes, pero la repetición le va adicionando más maestría a su baile.

La teleserie concluye por hoy y la chica regresa a su muñeca, a sus carreras locas en pos de Cacique, su perro, el que huye para evitar morderla.

En la escuela, Rosita es una niña inteligente, asertiva, que responde a todo con lógica y dibuja cada vez mejor. Pero, cuando la profesora pide a cada niño que dibuje algo que le haya llamado la atención, ella traza unas líneas inequívocas. Son cuerpos de hombres desnudos que bailan alrededor de una varilla. La profesora se horroriza, llama a la madre. Ésta, compungida, le echa la culpa al padre, que ve comedias hasta altas horas de la noche, sin percatarse que la niña aún permanece en pie.

La profesora amonesta a la madre y le pide que sean más responsables, que ella está para enseñarle las ciencias, las letras, las matemáticas y buenos modales a su niña, pero que si en la casa no se le inculca lo mismo, es tiempo perdido. La mujer sale con la cola entre las piernas. La niña, baila y corretea, corretea y canta.

La madre reprende al padre y este a ella, que no la manda a dormir, que él necesita entretenerse un poco ya que para eso se desloma todos los días en su trabajo. La madre toma a la niña y la lleva a su dormitorio.

Acuerdan que el padre verá la teleserie en su dormitorio y que la TV del living sólo estará sintonizada en los canales para niños. Pero Rosita se aburre, los monitos no bailan y ella echa de menos a esos bailarines de verdad, los que se contonean alrededor del caño de metal.

Llevan al médico a la niña para prevenir algún trastorno psicológico. En el tren subterráneo, ella ve varios de esos caños, sólo que en estos la gente no baila y sólo arracima alrededor de ellos. Ve uno de estos caños vacío y se escapa de los brazos de su madre para ir a ensayar unos pasos alrededor de él. Como en estos días todos portan un celular que saca fotografías y una cámara digital, la filman para luego exhibir el video en esos programas que luego los muestran por internet.

La profesora contempla horrorizada a esa alumna suya, bailando de una forma indecorosa. Se realiza un consejo de profesores y deciden que se le debe expulsar.

Los padres se desesperan ante tan drástica medida y miran a su pequeña que sonríe como si nada.

Ambos parecieran preguntarse: -¿En qué hemos fallado?












Texto agregado el 09-07-2013, y leído por 109 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
09-07-2013 En nada... cInco aullidos yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]