TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / elisatab / LA COSA

[C:525618]

El mono Phaco, colgaba boca abajo de la rama de un árbol, se balanceaba aburrido, mientras esperaba que la selva se despertara, el sol apenas comenzaba a mostrar un leve resplandor, algo le saco bruscamente de su abstracción, entre la hojarasca acumulada en el suelo un brillo cegador se estrellaba contra sus ojos, de un salto se situó frente al origen de los destellos, dio varias vueltas alrededor y sobre sí mismo, UH! UH! Estaba aterrado pero sabía que había encontrado algo muy valioso, venciendo el panico que le invadía, sin mirar y casi a tientas dio un tirón y salió corriendo con "algo" entre las manos.

Lo escondió en una cueva, y se quedó vigilando la entrada, pasaron un par de días el mono estaba exhausto la custodia de su tesoro le impedía dormir y alimentarse, pero lo peor era que no se atrevía a acercarse, realizó varios intentos de aproximación lentamente fue ganando confianza en sí mismo, el miedo se disipaba a la misma velocidad que crecía su autoestima, cuando fue consciente de que "la cosa" era inofensiva, supo de inmediato que bien utilizada podría hacerle invencible.

Convocó a todos los animales de la selva en la entrada de la cueva, todos acudieron sin excepción, leones, jirafas, hipopótamos, elefantes, etc (solo nombro a los más representativos no me gusta abusar) el mono les informó: Yo soy el más fuerte, he capturado un monstruo y lo he hecho prisionero, reclamo el derecho de ser vuestro rey.

Las carcajadas hacían inaudibles los gritos del mono que se esforzaba por hacerse entender, finalmente se hizo el silencio, si no me creéis y sois tan valientes porque no entráis? (fue lo último que dijo), se miraron unos a otros, no podían ignorar el reto, sería admitir su cobardía ante la asamblea, formaron una fila presidida por los más fuertes y fieros que lentamente se fueron adentrando en las profundidades de la caverna... a los pocos segundos salían despavoridos.

Los animales pequeños, zorros, liebres, perros de la pradera, etc (me ciño a lo anterior) y todos los insectos (millones, cuórum suficiente) proclamaron rey por unanimidad al mono Phaco.

Después de las felicitaciones de rigor y los rendimientos de pleitesía (hecho que duró semanas) Phaco se quedó solo, entró en la cueva y el espejo le devolvió su imagen coronada.

Texto agregado el 15-07-2013, y leído por 308 visitantes. (18 votos)


Lectores Opinan
01-08-2013 Me recordó una vieja historia, de gente civilizada que cambiaba oro a ciertos indios por sus "espejos con brillo". Leyéndote aprendí a estimarte. Un abrazo! ANTEELTECLADO
22-07-2013 ¡Muy buen cuento!!! aleccionador y entretenido, muy digerible... ***** alpha_y_omega
17-07-2013 Es este cuento una lección de autoestima y como el reconocerse asi mismo no es un acto de inmodestia, si no de supervivencia. La prosa impecable, la idea magnifica... ¡y el nombre del mono tronchante!.Bxs. -VIGIA-
17-07-2013 Cuando puedas mostrar a todos lo que son... te harán Rey zflores
17-07-2013 Excelente, abrazos. NELSONMORE
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]