TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / La vida y la lucha

[C:526507]







Leyendo un cuento de Remos, me vino a la memoria una situación vivida hace un tiempo. Caminaba yo por una calle poco transitada, por lo que me dediqué a contemplar la flora y fauna del lugar. Las aves volaban de un lugar a otro, provocándose una bullanguería que, pese a todo, no carecía de melodía. Unas cuantas palomas buscaban alimento en el suelo y yo pasé con extrema cautela por su lado para no provocar su estampida.

La algazara de los pájaros me infundía una tranquilidad anestésica, así que pensé que sería muy bueno que uno tuviera un disco en que se recolectaran esos sonidos para colocarlos en momentos de nerviosismo o inquietud. Está claro que esa grabación debería ser sometida a un filtro que dejara de lado los ladridos de los perros o el rumor lejano de los vehículos transitando por la avenida principal.

En dicha apacible contemplación me encontraba cuando un piar desesperado me obligó a buscar con la mirada la fuente de aquello. Era un pajarito nuevo, tratando de emprender en un vuelo rasante sobre el pavimento. Quise atraparlo para luego ponerlo sobre la rama de un árbol, pero el ave, impulsado por el miedo, acaso la desesperanza, se movía en círculos me impedía cogerlo.

Después de varios intentos, logré capturarlo, sintiendo su calor y la suavidad de las plumas. El pajarito parecía temblar y me miraba con sus ojillos bien abiertos. Abrí entonces mi mano para que no se sintiera encarcelado. Aquello fue fatal. Un enorme gato negro saltó con una astucia que sólo puede ser atribuible a un felino y casi sin que yo me diera cuenta, atrapó el pobre pájaro en su hocico y luego se perdió en los tejados.

Quedé impactado con este movimiento artero, pero entendí que la naturaleza tiene sus códigos, algunos muy semejantes a nuestro actuar cotidiano. Está claro que todo propende a que la vida continúe desarrollándose, pese a quien le pese. Suspiré hondo y continué mi camino, ya no tan embobado con el paisaje ni el canto de las aves. Pensé en ese réquiem absurdo y la satisfacción de un gato que encontró algo que almorzar aquel día











Texto agregado el 03-08-2013, y leído por 120 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
05-08-2013 En la dinámica de la vida misma son muchas las cosas que siguen sorprendiéndonos. Shou
04-08-2013 Que pena que asi suceda pero... es el siclo de la vida y es cruel. Un placer leer tan Buena narrativa. bishujoo
03-08-2013 me dio pena, pobre pajarito. jaeltete
03-08-2013 Me encanta su forma de escribir tan fluida, con tal magistral gramática (según yo) Ojala algún día yo pueda. hacerlo. Me encanto. aimara
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]