TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / heisenhen / LA CARCEL DE JUXTLAHUACA.

[C:529024]

LA CARCEL DE JUXTLAHUACA.

(Sucedió en Juxtlahuaca).

La reja era de madera gruesa, con cruces de hierro remachados en las esquinas de los maderos atravesándoles a todo lo ancho, los cuadros eran de unos 20 o 30 centímetros a lo mucho, por el lado del frente una reja mas chica de acero como para reforzar o dar la impresión de que nadie podría salir de ahí, las paredes altas, muy altas como de 12 o 15 metros, blancos los muros, de piedra traída del arroyo seco, la distancia entre extremo y extremo era de aproximadamente 40 por 60 metros, del lado derecho quedaban los talleres donde los presos, hacían sus trabajos de artesanías o manualidades para poder subsistir; se trabajaba la palma, fabricando sombreros, petates, tenates, tejiendo cillas, y una variedad de derivados de la palma, en el taller de carpintería cillas, mesas, camas, y demás; algunos bordaban la piel con pita, otros también elaboraban mascaras de diablo, de Mahoma o alebrijes, en el medio día los más jóvenes practicaban el vóley bol en la en improvisada cancha en el centro, con su red, así la población de unos 40 presos hacían su vida rutinaria, del lado izquierdo estaba los dormitorios, era una sala larga y fría, como de unos 4 metros, con camas literas de madera en los costados, con pacillo al centro, donde apenas caminaba una persona, la puerta también tenía reja, y que por la noche a las ocho de la noche el alcaide, les pasaba lista a cada uno de ellos, a los cuales iba nombrando uno por uno caminando del extremo de los talleres y atravesaban al dormitorio mirando hacia fuera de la reja para que los identificara el celador, la guardia de la policía del estado, formaba alrededor de la puerta que daba al pasillo del portal del palacio municipal, desde donde dos de los vigilantes también eran testigos de que estuvieran presentes y completos los presos de la cárcel de Juxtlahuaca; una noche obscura y lluviosa de septiembre, se escucharon sonar las campanas de la iglesia, a eso de la media noche y los hombres alarmados se juntaron en el atrio, con sus candiles y machete al hombro, rápidamente el carcelero les puso al tanto de que por un túnel que daba a la parte posterior se habían fugado los reos de la cárcel de Juxtlahuaca, señalando el rumbo que según el habían tomado los fugitivos, en dirección del rio grande, la columna de hombres se dirigió con las autoridades a querer recapturar algún fugado, pero la oscuridad de la noche y la intensa lluvia se los impidió, y solo llegaron no mas allá de las márgenes del rio grande que en esos momentos ya acarreaba grandes aguas, los pobladores regresaron a sus casas, y esperaron el amanecer, al llegar el nuevo día, los pobladores y las autoridades, reanudaron la búsqueda, sin poder encontrar algún reo fugado, pero al revisar el túnel construido para la fuga, encontraron pedazos de carne humana en las paredes, con sangre y pelo, donde habían salido los delincuentes, tomando las autoridades medidas para evitar posibles futuras fugas, acondicionando y remodelando la cárcel de Juxtlahuaca, así mismo este hecho motivo para que el gobierno del estado estableciera una partida de policía, que perdura hasta nuestros días.


Rey Cimba. ©

Texto agregado el 18-09-2013, y leído por 107 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]