TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / heisenhen / ETERNIDAD.

[C:529047]


ETERNIDAD.


(Sucedió en Juxtlahuaca).


Te amo, murmuro Carlos al oído, tomando su pelo entre las manos, las campanas con sus ecos se escuchaban a lo lejos, después de treinta años sus ojos tan de cerca se miraban, después de treinta años, las almas se encontraban, ahí donde de niños tiernamente y a lo lejos se miraban, la sonrisa en los labios de felicidad del alma reflejaban, solo fue un instante, un par de segundos eternos, de hace treinta años cuando niños, se extrañaban en la distancia y el tiempo, cada uno por su rumbo, cada uno en su destino, pero ya, ya estaban por fin juntos, juntos, y el otro del uno, ya sabían cuanto se amaban, y que el tiempo en su camino los juntaba, pasaron las horas de infinitas amarguras y de lagrimas, y en la obscuridad de la noche, se encontraron sin pensarlo, sin decirlo, sin dudarlo, como dos violentos rayos que en la tormenta se juntan con su luz y con su trueno, e iluminan el cielo, así por fin solos, sin miradas, ni murmullos, el primer beso, largo, largo como queriendo eternizarlo o disfrutar por tantos años lo guardado, tierno y violento, como queriendo demostrarse que el amor es sublime y eterno, querer decirse uno al otro, te quiero, te quiero, y por la senda de la avenida sin rumbo caminaron, en la negra noche, en la fría noche de invierno, juntos, tomados de la mano perdidos para todo el mundo, para todo lo existente, caminaron con sus almas en silencio, como queriéndose perderse de todo, como queriendo vivir uno solo, para el otro, así pasaron horas, unidos por lo que sintiendo de tanto tiempo de lejanía y de soledad, supieron ese día, todo, todo su amor que de niños con las miradas se decían, el tiempo nuevamente hizo su obra y se juraron amor eterno, para ya no separarse jamás de sus vidas, cuánto dolor sentían al separarse pero tenía que ser, así se prometieron tanto con sus besos, que sabían muy bien que sus vidas ya no serian igual para siempre, y cuando llego la primavera en el encuentro, lo esperaba con el amor prometido, como se espera al amanecer en la tormenta, como se espera el anochecer en el desierto, como el ave espera a los vientos, como espera el agua el sediento, esta vez con el sol radiante del medio día, se miraron y se besaron con el amor que solo ellos entendían y que eternamente avían guardado, así caminaron al encuentro de lo tanto esperado, y en la alcoba nupcial, de blancas sabanas, el beso más largo que se hubiesen dado, su entrega total abriendo el cielo, los ángeles, y la mano de dios acariciarlos, así fue por fin después de tantos años, juntos en cuerpo y alma los eternamente enamorados, se entregaron, se entregaron...


Rey Cimba. ©

Texto agregado el 18-09-2013, y leído por 115 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
12-01-2014 Simplemente Hermoso!!! ***** ojos-claros
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]