TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / piara / Cómo y cuando sucedio esto?

[C:529282]

¿Si yo estoy en la vida, entonces que parte de ella soy yo? ¿Cómo y cuando sucedió esto? ¿Cuál es el sello final de mi propia relación con el mundo en el que estoy metido? Así, me doy cuenta que los dolores del alma no tienen comparación.

El alma alimenta el espíritu y el cuerpo los pone a prueba.

Hay fuerzas que pueden ser desatadas y si no se está preparado para recibirlas pueden destruir al que las invoco y a los que participan en los ritos. Este misticismo provoca que el cuerpo violente el espíritu al cubrir el evento con todas las ciencias y supersticiones posibles. El invocante queda atado a las fuerzas sobrenaturales desconocidas, y el mismo, fuerza alguna vez, se convierte en un vientecillo y brizna de agua que apenas sopla o apenas moja. Esta conversión o inverteracion torna la confusión mayor, y el conocimiento perturbado se vuelve torpe y maligno.
Desatadas las fuerzas se ha abierto un camino que lo lleva a un dios que está al acecho, manipulando el espíritu y dando al cuerpo lo que necesita para llenarlo de soberbia, vanidad y mentiras. Se realiza un encuentro con el dios que ha estado siempre en el mismo lugar donde habita el alma, colándose de esta manera los indeseable espíritus malos. Esto hace que el hombre se "endiose" y se sienta entronizado como tal. Enseguida, cuando el culto a su personalidad y poder maduran, empieza a flaquear conociendo sus limitaciones humanas, las que en su angustia por prevalecer esta obligado a ser auxiliado por un dios mayor que él, que tiene un conocimiento y poder muy por encima de todo lo creado, pero menor que el que lo creo. Ambos se sientan y negocian, el hombre para escalar un poco más arriba como si de un pozo se tratara.

El alma es creada en el seno de la vida y con el poder del espíritu puestas todos en el cuerpo para moverlo, dotarlo de inteligencia y sabiduría. Podemos responder ante Dios con nuestra alma, el más grande tesoro.

La vida es el seno del espíritu y el cuerpo el vehículo que la transporta y comunica con el resto de la creación. Porque somos hechos del polvo de la tierra estamos interconectados con los animales, los arboles, el aire, el fuego, etc. La belleza la podemos admirar porque fuimos levantados de su seno. El que admira es el espíritu que es la parte que se recrea sobre todas las cosas. El alma obedece o desobedece.
El espíritu no puede morir ni puede deambular haciendo su voluntad separado del cuerpo, meciéndose entre el orden de los astros como si de un juego mecánico se tratara. La verdad no tiene segundas nupcias.
El espíritu es divino y el cuerpo es de la tierra pero el alma es pura creación de ambos que habita y gobierna a los dos. El alma trascurre no vive -es espiritual pero no es completamente un espíritu-, el espíritu glorifica, el alma rechaza lo espiritual porque el cuerpo está contaminado por estar ligado a la tierra. Cuando pecamos, el cuerpo sufre el primer ataque, luego el espíritu puede rechazar ese ataque o aceptarlo pero el alma si es débil cederá y si es fuerte resistirá al pecado para no morir.

Lo que nos permite llegar hasta el final de los tiempos es el espíritu porque su origen es divino, no fue creado como el cuerpo sino que fu puesto allí para dar vida a la masa de carne hecha de la tierra. Sin el espíritu no viviríamos, moriríamos irremediablemente. Cuando dormimos largas horas y soñamos es porque el espíritu se desconecta de todas las tribulaciones del cuerpo, permaneciendo en esas horas en comunión con el silencio mudo del alma. Ambos manifiestan su participación en el mundo real através de los sueños que son el tope de todo lo espiritual que tenemos.
El cuerpo no puede sobrevivir sin el espíritu. Cuando el cuerpo expira, el espíritu lo abandona. Al final de los tiempos, cuando todo vuelva a estar bajo el poder del que todo lo puede ordenar nuevamente como al principio, el espíritu por última vez será desarraigado para siempre del cuerpo y el hombre estará con su alma eternamente separado de Dios, porque ha perdido la parte que Dios puso sobre el hombre.
En el juicio de la humanidad, el que este fuera de las exigencias del Creador se conmoverá en sus entrañas al ser arrebatado su espíritu para volver al que lo dio. Así, sin espíritu, pero con alma y carne, el hombre sufrirá las consecuencias de su contaminación. El espíritu no puede ser contaminado porque no es carne ni es fruto de la carne. El alma es fruto del cuerpo y del espíritu por esto el alma puede ser contaminada, padeciendo al final de los tiempos la putrefacción de la carne eternamente. No habrá rincón del cuerpo que no esté contaminado, por esto el castigo es la putrefacción eterna, el hedor y el dolor. El alma que peca muere (separada de Dios) pero esta muerte es sin el espíritu porque este ha vuelto a quien lo dio.



Texto agregado el 22-09-2013, y leído por 81 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
02-10-2013 Interesante disertación, mística, sobre la divinidad del espíritu... maj8
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]