TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / heisenhen / EL TEMPLO MAYOR.

[C:529387]

El TEMPLO MAYOR.


(Sucedió en Juxtlahuaca).


El templo actual de Juxtlahuaca es relativamente nuevo, fue construido alrededor de la década de los sesenta, cuando era yo un niño, en construcción duro barias décadas para su total terminación, con la ayuda y cooperación de todos los pobladores de nuestro noble pueblo, fue arduo y pesado el trabajo de todas las personas, cada domingo desde muy temprano, acarrear la piedra desde el arroyo seco o Silacoayapan, fue realmente una epopeya heroica lograr que el templo dedicado al patrono “Santiago el Mayor” llegara a estar, como en nuestros días, gracias a todos nuestros antepasados que lograron con su esfuerzo construirlo y legarlo para nosotros y los hijos de nuestros hijos tan majestuosa obra, hecha a pulso, hombro con hombro, sudor y esfuerzo por toda esta gente que con su fe lo logro y ahí está, para que le admiremos y respetemos, en aquellos días solo existían muros de cal con piedra, techo de lamina de zinc y puertas rusticas de madera, al centro de atrio una piedra grande con una cruz de madera, a su alrededor un panteón donde se sepultaban los difuntos de Juxtlahuaca, cuando se escarbo para nivelar el piso y se escarbo para plantar los nuevos cimientos se encontraron muchos restos humanos de algunas décadas atrás, se continuo con la gran construcción de la obra, depositando estos en una fosa común en las criptas actuales, las catacumbas actuales en el piso de la capilla de la virgen de la soledad; eran las doce de la noche empunto, cuando el párroco de la iglesia me dijo, párate y prende la farola, procedí a buscar los cerillos y prendí la vieja farola con el cabo de vela en medio y cristales tranparentes, el padre se puso su sotana y su estola, tomando su misal romano, y me dijo trae el agua bendita y sígueme, era común que en las noches me dijera eso, porque siempre avía personas a quienes auxiliar espiritualmente, esta vez me sorprendí por que nos dirigimos a atravesar el atrio, este era un patio cuadrado con una fuente en el centro, cuatro laureles grande es las esquinas y salones de la antigua academia comercial “Benito Fernández” en los extremos, todo solo, a oscuras, solo la luz de la farola nos alumbraba, llegamos donde se estaba construyendo los muros de la sacristía, atravesamos y llegamos a la antesala, para entrar al altar mayor por el costado, cuando el padre me dijo, siéntate en la viga y espérame, prende otra vela y dame el farol, procedí a encender la vela y entregué el farol, me dijo por último, no tengas miedo acá me esperas al otro lado me espera un alma, no me tardo; yo no comprendí, pensé que se refería a una persona, transcurrió aproximadamente una hora, y como no regresaba decidí asomarme al otro extremo del altar mayor, exactamente a la entrada de la otra sacristía donde están las escalinatas de entrada a las catacumbas, el sacerdote estaba sentado en su cilla de oficiar, reclinado en su puño derecho, en posición de confesión, una o dos veces voltio para donde estaba yo, como a la media hora se paro, dio la bendición, pero me extraño y me dio miedo porque no vi a nadie, regreso y murmuro sin detenerse, vámonos, no conteste nada, lo seguí, pero note que el padre estaba medio consternado y la frente sudándole, no le di importancia y me metí a continuar durmiendo, así pasaron tres o cuatro ocasiones mas hasta que mi curiosidad no pudo más y pregunte al padre, a quien confesaba, porque yo no veía a nadie, entonces él me contesto, eres muy niño para entender, pero hay almas que no descansan, cuando mueren sus cuerpos…



Rey Cimba. ©

Texto agregado el 23-09-2013, y leído por 188 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
23-09-2013 ¿y que le pasó al padre? anlin
23-09-2013 muy interesante y misterioso. jaeltete
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]