TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / odliam / El Electrón Accidental

[C:529533]

Elfo se sentó cómodamente entre dos de mis mejores pensamientos.

Desde que lo encontré viviendo en mi mente siempre usa los mejores sitios para ubicarse.

Bien, –dijo. – Adelante y cuéntame acerca del electrón accidental.

Casi le apunto su error diciendo: – ¿De modo que no sabes nada acerca de ello? –pero sabiendo que encontraría una respuesta para corregir el error, decidí seguir adelante, ordené mis pensamientos, esquivé su cuerpo, tomé el pensamiento de la izquierda y arranqué:

En el comienzo...

Eso suena bíblico, –me indicó el duende.

¡Deja de interrumpirme! –le grité.

Desplegó sus manos en un gesto conciliador y apaciguó mis axones.

Bien, –continué. – En el comienzo la Tierra era una sopa primitiva, magma y lava hirviendo en una masa única de fuego. Pavorosas tormentas rugían desde el brumoso cielo acompañadas de furiosos relámpagos y sonoros truenos.

En este lugar infernal bajo una presión atmosférica indescriptible unas pocas partículas encontraron la manera de aproximarse y unirse creando un plasma que flotaba sin rumbo sobre la sopa y manipulado por poderosas fuerzas que interactuaban con él.

Era una pieza separada de la sopa pero nada más, la diferencia era estructural, una forma sin mente en un medio sin discernimiento.

Y entonces...

¡¿Qué, qué?! –gritó el irrefrenable duende.

Entonces, un increíble rayo perforó la cargada atmósfera del planeta haciendo estragos en el tenue tejido de gases que formaban el espacio entre la roca derretida y el pesado firmamento.

La descarga de inmensa energía cuántica se produjo totalmente sobre el pequeño plasma que fue desperdigado por un electrón que accidentalmente se desprendió de la ígnea masa que descendía arrollándolo todo a su paso.

La fuerza de reacción retrajo el conglomerado plasmático nuevamente a su forma inicial pero esta vez rodeándola con un nuevo y calificado medio ambiente desconocido hasta es momento.

En este nuevo entorno y como efecto directo del inconcebible monto de energía descargado unido a las caóticas características del planeta, este electrón casual pudo crear un espeluznante y maravilloso nuevo ser.

Ahora existía el mismo medio irracional de roca derretida pero flotando solitaria en esa atroz superficie planetaria había una nueva VIDA preparada para ascender la escalera de la evolución.

Elfo estaba aturdido.

Era la primera vez que lo veía quedarse sin palabras, no podía encontrar una expresión para demostrar que sabía lo que yo estaba diciendo o peor aún, inventar un comentario colorido para hacerme sentir que sabía todo esto.

Pero, pero, –balbució. – Luego de un terrible esfuerzo pudo farfullar la primera cosa que le vino a la mente, si es que tiene una.

Pero, ¿donde estaba Dios?

¿Dios? –pregunté a mi vez.

Luego de un instante de vacilación.

No lo sé –respondí y agregué honestamente confundido. – ¡Quizá Él arrojó el rayo!

Texto agregado el 26-09-2013, y leído por 167 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
23-12-2013 Jajajaja, ahora quién era el conservador? O es que le contestaste eso para que se quedara tranquilo y no te volviera loco después? Me recordó al argumento que daba el cura en la película "Stigmata". ikalinen
26-09-2013 Excelente respuesta para un elfo, a veces son tan ingenuos. NeweN
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]