TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / alma_gemela / AGUJA

[C:530547]

La vivienda estaba pintada de verde manzana, pero por el pasar de los años y la falta de mantenimiento, parecía ser una casa en un cuento de terror. Sus pisos igual que las ventanas y los techos daban la apariencia de tener el triple del tiempo de fabricación. En todos los rincones de aquel, caserón de sensaciones fantasmales, había muchísimas telarañas, las que armoniosamente "decoraban" el lugar.


Los tejidos de araña, ya hacían parte de la historia de ese sitio, y desde hacía mucho tiempo ninguno humano de la casa, luchaban en contra de las arañas, ni de sus hilares. Por esta razón los arácnidos, en poco tiempo pasaron de, emigrantes ilegales provenientes del occidente de Bélgica, a ciudadanos nacionalizados de la vivienda francesa.


Mi historia la que hoy te regalo a ustedes, quienes han seguido leyendo. se centra en esencia en dos personajes de una misma especie y familia. Un par de peligrosas arañas conocidas como las viudas negras. Famosas por su veneno letal, causante de un considerable número de muertos en humanos, quien mata a su pareja después de aparearse.
La primera araña, es un espécimen adulto femenino, llamado Julia. la segunda araña es la única hija de julia, quien tiene como nombre aguja. Aguja contaba con pocos meses de vida y en un rincón húmedo del techo, en el cuarto de una anciana. La arañita, vivía con su madre a quien veneraba con locura.


Aguja en cada ocasión que veía a su mama tejiendo, o capturando insectos, repetía la siguiente frase una y otra vez, mientras intentaba darle un abrazo a Julia: --madre cuando sea grande quiero ser igual que tú, tener tus técnicas, tu carácter, tu determinación y todo lo que te identifica. A estas palabras la madre de la pequeña viuda negra, la adulta y parca Julia, poco prestaba atención, al tiempo que despreciaba los abrazos de su hija y solo se dedicaba a la supervivencia de ella y de la parlanchina Aguja, como julia la llamaba.


Una mañana la pequeña aguja atravesó la casa y llego hasta la habitación de violeta, dallan, y Melania Ducasse. Notando que en aquel lugar, había unas hermosas telarañas abandonadas, en forma de hamacas, en las que perfectamente se podría jugar a columpiarse. Rápidamente volvió donde su mama y le dijo intentando nuevamente abrazarla: --¿madre podríamos ir a jugar tú y yo en las telarañas solitarias que están, en el cuarto de las niñas?, a lo que julia rechazando nuevamente el abrazo de su hija respondió: --¡ Aguja debo trabajar!, para que podamos sobrevivir, además necesito reparar unas telarañas, que las fuertes brisas dañaron la noche anterior, y así tener mayor cantidad de comida.


A las palabras de su madre, aguja respondió: --madre perdóname por lo que he dicho, es verdad, que estas muy ocupada, lo siento. Cuando sea grande quiero ser como tú y nadie más que tu. Yo jugare en el cuarto de las niñas, no tardare. A lo que su madre julia solamente respondió: --ten cuidado--, en un tono de frialdad que congelo el momento.


Pasaron varios meses y la rutina en el hogar de las 5 mujeres, quienes tenían tres apellidos diferentes, conocido como la casa de los letua, fue interrumpida un apacigüe domingo, por una tempranera visita de 20 soldados, comandados por un mayor de apellido Chapula. Un señor alto con dos penetrantes ojos verdes, de peinado perfecto y hermosa apariencia, quien toco la puerta fuertemente y con demasiada prepotencia.


Al abrir la puerta, las mujeres aparecieron ante la vista del mayor, adoraron la belleza de tan masculino ser. Quien abrió sus embriagantes labios diciendo: --buenos días señoras y señoritas, seguidamente continuo sin ningún tipo de tacto, tienen hasta el atardecer para abandonar la casa, los ejércitos alemanes quienes nuevamente han declarado la guerra a Europa dirigidos por un tal señor de apellido Hitler, dominaran estas tierras y acabaran con todo a su paso.


Las palabras del mayor provocaron un extraño silencio por parte de las mujeres adultas quien ya conocía el flagelo de la guerra, después el mayor dijo: --huyan al norte y en lo posible atraviesen el mar y lleguen a Inglaterra, seguido los soldados se marcharon.


Inmediatamente Adelaida dijo a su hija y sus nietas: --yo no me iré de mi casa, que venga ese Hitler, ¡que me mate si quiere! Chanali letua al escuchar las palabras de su madre y ver a todos sus vecinos de Provenza, huir despavoridos hacia el norte de Francia para intentar llegar a la costa, y atravesar el mar consiguiendo así llegar a la gran Bretaña, y de esta manera escapar de las garras de la muerte, respondió a su madre: --¡no puedo quedarme aquí mama! ya perdí a mi padre y a mi esposo por una guerra sin sentido, debo salvar la vida de mis hijas y la mía.


Adelaida letua meditando en la frase de su hija respondió: --chanali toma a las niñas alisten sus cosas y márchense con los vecinos en busca de la salvación, ¡yo, ya estoy muy vieja para tan largo viaje! chanali miro a su madre e inundada de tristeza la obedeció, las niñas lloraban sin consuelo por tener que irse de la casa donde estaban escondidos todos sus recuerdos y retazos de sus almas. Empacaron lo que pudieron y en un par de horas después, de que el sol enjuago su pereza, se marcharon, para más nunca volver a verse con su amada abuela.


aguja quien, ya era una hermosa araña adulta, totalmente negra como el ébano, noto la soledad de la casa, aquel mismo domingo en el que ella se alejaría del lado de su madre para siempre, por petición de la misma julia y dijo a su madre: --que pasara, por que hoy la casa esta tan sola, a la pregunta de su hija julia contesto: --aguja no tengo tiempo para estar pendiente de esas cosas, tengo mucho por hacer, inmediatamente aguja respondió: --madre mi gran sueño es ser como tú, siempre trabajando, todo el tiempo dispuesta y atenta, sin quejarse o distraerse por nada ni nadie, quiero convertirme en el ser maravilloso, que eres tú. Como era costumbre Julia guardo silencio y no presto cuidado a las palabras de aguja.


Ese domingo en el que las cuatro mujeres se marcharon, quizás para siempre por culpa de la guerra, quedándose la anciana Adelaida lomur, sola, a la espera que los alemanes vinieran por ella. Aguja se mudo a vivir a la cocina de la casa, al otro extremo de la gigantesca construcción, para crear su propia y hermosa telaraña, he ir en busca de su sueño, ser igual que su madre, una gran araña, dedicada de tiempo completo a sus ideales.


Los meses pasaron y los alemanes nunca aparecieron, Adelaida lamur, lloraba constantemente por la ausencia de su hija y de sus nietas. Hasta que, desde la ventana ubicada en su habitación, noto como algunos de sus vecinos día tras día iban regresando a sus casas, algo que poco a poco fue secando las lágrimas de la eterna anciana.


Una mañana de otoño alguien llamo, a la puerta principal. La vieja Adelaida corrió creyendo que la persona que tocaba era uno de sus tesoros. pero al abrir la rechinante madera, un señor huesudo, de pelo como nieve dijo: --hola Adelaida y la anciana respondió, hola Rómulo, que tal el viaje de regreso, a lo que Rómulo contestó: --difícil pero se pudo, Adelaida vio dolor en la mirada perdida de su amigo de juventud y pregunto ¿qué pasa?, Rómulo sobándose sus ojos dijo: --tu hija y tu nietas al igual que mis hijos como muchos otros, fueron presos por los alemanes cuando intentábamos atravesar el país y los llevaron a unos tales campos de concentración nazi. Que no son más que lugares de tortura, para los prisioneros franceses. Como es obvio yo logre escapar, por esa razón algunos pudimos regresar. Huyendo de los alemanes de quienes pensábamos venían por el oriente, Pero resulto que se aproximan por el noroccidente, evitando que nadie escape a Inglaterra. Adelaida no se inmuto y dijo: --es tiempo de que te vayas Rómulo, el anciano no tenía fuerza para más preguntas o respuestas y se marcho.


En la noche, en un ataque de desasosiego, Adelaida Lamur de seis décadas y media de existencia, agarro su escoba iniciando un aseo general en toda la casa, después de varias horas de muchísima limpieza, noto que las arañas minuto a minuto perdían la nacionalidad en casa de los letua, y montada sobre una banca de madera, con la ayuda de su arma de guerra quito por completo todas las telarañas visibles, matando así cuantos arácnidos quiso.

Adelaida noto que su casa estaba impecable, seguidamente, amarro una fuerte soga en el centro del techo de la sala, y usando ese mismo banquito que le sirvió para aniquilar los insectos. pudo hacer el nudo que hizo con el extremo colgante de la soga, y abrazo la pita alrededor su cuello, después se ahorco rápidamente y en silencio, dejando tras ella, una casa implacable como en muchos años no se había visto en aquel lugar, seguramente para recibir a la muerte de manera digna.
"pero esta historia no termina aquí, te recuerdo, si aun no te has aburrido y sigues con detenimiento la lectura, que aunque por momentos no lo parezca, los personas centrales de este escrito en su totalidad son las arañas y nada más. Lo demás simplemente, es un efecto domino que le entrega moraleja a esta historia.


Adelaida lamur, no dejo rastros de telarañas, pero julia, como otras pocas arañas, sobrevivieron a la matanza de la anciana, quien rompió el silencioso pacto de paz que existía en ese lugar, julia quedo maltratada con dos de sus patas rotas. Rápidamente se acordó de su hija Aguja quien ya debería ser para ese entonces, un portentosa araña de la peligrosa especie viuda negra.


Como nunca había ocurrido en todo su vida, desde que nació Aguja. julia tuvo deseos de ir a su encuentro y saber si Aguja había podido sobrevivir, además desde que Aguja se había ido no la había vuelto a ver. Con sus pocas fuerzas pero con tenacidad propia de esta especie de arañas, llego hasta la cocina, pues sabía que su hija había fabricado su casa hay.
Julia, Revisó cuidadosamente pero no vio a su hija por ninguna parte. Llena de nostalgia, deseó poder haber jugado con su hija tan sola una vez, de las tantas que aguja la invito.


Julia se volteo para volver a la habitación de la difunta Adelaida Lamur, pero antes de salir de la cocina, escucho una voz que dijo: --¿mama eres tú?, Julia volteo, y vio a su hija que ahora tenía mayor tamaño que ella, y con mucha más fuerza, seguidamente llego al encuentro con aguja.


Julia deseo abrazar a su hija pero Aguja dijo: --¿mama que haces? no hay tiempo de abrazos, tengo a mis cuatros hijos en un telaraña de seguridad, que construí detrás de la nevera, cuando vi que inicio la matanza.


Julia a las palabras de su hija dijo: --es verdad no hay tiempo, es tiempo de trabajar, después julia volvió hablar: --¿aguja puedo conocer a tus hijos?--. Aguja respondió: --mama no tengo tiempo, te repito, tengo muchas cosas por hacer, pero me alegro verte.


Julia cargada de tristeza y como último acto de esperanza exclamo: --hija será que puedo vivir contigo, no me siento bien, y la viuda negra de nombre aguja respondió: -- no tengo espacio para ti, además estoy muy ocupada, Lo siento. Mama, con todo esto que ha pasado no puedo atenderte más, debo buscar comida para mis hijos o ellos morirán, ahora debes marcharte.


Aguja dio la espalda y dijo: --hasta siempre mama. Al ver julia que su hija, se marchaba en busca de comida para sus hijos, noto que el sueño de la araña en otras palabras, el sueño de su hija Aguja, se había convertido en realidad.


“aguja se había convertido en todo lo que Julia era y lo perfecciono. Pocas horas después julia murió por inanición a causa de sus mínimas fuerzas”.

Texto agregado el 13-10-2013, y leído por 124 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
14-10-2013 Es tan atrapante esta historia y tan bien narrada que se paso volando, ni cuenta me di. Es por eso que hay que vivir el presente lo mejor que se pueda, quererse, cuidarse y disfrutar. jaeltete
14-10-2013 Buen entrelace entre las historia de la familia y de las arañas. Dios nos libre de estar tan ocupados que nos olvidemos de vivir. simasima
13-10-2013 Me atrapó tu texto. Bien contadas ambas tragedias. idmacastro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]