TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Rentass / Sofía

[C:531169]

Sofía
Por: Samuel Soto Bosques

El orgullo de Sofía Mármol era ser la puta más solicitada del Club La Sombra. Este lugar, frecuentado mayormente por ancianos de escasos recursos con fe en su sexualidad, hacia su agosto los días 3 y 4 de cada mes. Era en esos días que la mayoría de los ancianos del Barrio recibían sus pensiones de seguro social y veterano y podían allegarse al lugar en busca de su ración de sexo. Sofía era la estrella, la gallina de los huevos de oro del lugar. Las otras tres mujeres, un poquito más cansadas y menos entrenadas, participaban de la acción sólo sí Sofía no daba abasto con su clientela.

El menú de Sofía era variado y se adaptaba a la necesidad del cliente. A veces venían en busca de masajes y se conformaban con ser tocados y apretados por aquellas manos santas. Otras veces era consejera levantando el ánimo del envejeciente que buscaba ser escuchado y recibir alguna extraviada caricia. En ocasiones actuaba de modelo contoneándose desnuda ante la mirada escrutadora del que rentara sus servicios. Rara veces se acostaba con algunos y cuando lo hacía era en un acto de caridad más que otra cosa. Los ayudaba a desvestirse a vestirse y los piropeaba con astucia.

- ¡Vaya Compay, Ud. sí que tiene tremenda herramienta!, decía con aparente asombro, lo que sacaba sonrisa al viejo más amargo.

Estaba orgullosa de su trabajo y ganaba lo suficiente para ella y para enviarle dinero a su única hija, una adolescente al cuidado de su madre.

Cuando Sofía alcanzó los 50, en medio de la celebración, recibió una inesperada mala noticia. Clotilde, la propietaria del lugar no estaría al frente del negocio. Por problemas de salud sería recluida en un hogar de cuido. El negocio se vendería y la suerte de las empleadas seria asunto del nuevo dueño.

Como lo presintiera Sofía, el cambio llegó. La Sombra se convertiría en una barra de entrada libre y los asuntos amorosos se harían por cita previa. Estarían a cargo de un rebaño de jóvenes trabajadoras independientes que pagarían rentas por los apartamentos amueblados a su gusto.

La conclusión de Sofía fue que quedaba fuera del negocio. También quedaban fuera las almas a quienes servía. Como trabajadora del sexo, preocupada por su clientela, pensó en alternativas. Después de cavilar y conversar con algunos, se decidió:

-¡Seré una puta a domicilio!

Texto agregado el 24-10-2013, y leído por 273 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
31-07-2014 !Excelente redacción! Un fuerte abrazo y ***** NINI
05-01-2014 !Muy bueno su texto!L redacción y el contenido...esas manos santas..etrellas y saludos. ana_blaum
04-01-2014 Para salir a flote, se dice que hay que ser flexible y adaptarse al as circunstancias. Este es, en cierto modo, un ejemplo de ello. ikalinen
04-11-2013 Pionera del sexo delivery esta Sofìa. Bien escrito. pitrimitri
25-10-2013 Creo que el sueño de todo trabajor es independizarse alguna vez. Acá se dió un ejemplo de esto en un relato muy atractivo con un oficio no menos cautivante. HGiordan
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]