TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pacurro / Herminia Fuentes

[C:531886]

Herminia Fuentes, mujer alegre, divertida, dicharachera, risueña, hermosa, quizá un tanto holgada en carnes, disimuladas por el garbo y el donaire al andar, de piel fina y tensa, con dos rosetas naturales en ambos pómulos, que ningún colorante artificial podría igualar, con senos tersos, voluptuosos en su justas medidas sin excesos, valiente, trabajadora, inteligente, bondadosa, inquieta y nerviosa . Herminia se reía con suma facilidad con todos y de todo, tenía que estar muy agobiada para que sus sonoras carcajadas no contagiara al resto de los mundanos. Nació en el seno de una familia sin recursos , a penas pudo asistir a la escuela, pero se valió para aprender a leer y escribir perfectamente, además de tocar la guitarra
Casose muy joven con Gerardo Salvatierra, Gerardo era el reverso de la moneda, hombre apocado, pusilánime, tímido, soso, buena persona , formaban el yin y el yang perfectos. Murió joven dejando a la buena de Hermínia con tres hijos menores , a la que había que añadir a la madre de él , anciana, enferma que necesitaba muchos cuidados, lo peor de todo con una mano delante y otra detrás , las circunstancias le obligaron a trabajar en lo que fuera, como temporera agrícola , asistiendo por horas a hogares, en los que realizaba un sinfín de tareas, lavar, planchar, blanquear, acarrear agua y un largo etcétera. Los domicilios a los que acudía para prestar sus servicios, eran los de las familias pudientes , con señoras remilgadas , maridos hipócritas y arrogantes, con doble moral esos de misa de once y comunión los domingos. En más de uno recibió proposiciones deshonestas llegando inclusive a ofrecerle dinero , mujer íntegra y honesta, lejos de amilanarse, consciente que en un enfrentamiento directo con el poderoso, llevabas la de perder, con inteligencia, astucia no exenta de gracia , espantaba a los moscones, con frases como “muy poco pollo para tanto arroz” o “ demasiada jaca para tan poco jinete”. A pesar de trabajar mucho y duro lo ganado casi no le llegaba para alimentar cinco bocas más las medicinas de la anciana.
Cierto día llegó al hogar cansada y con la preocupación de no tener casi nada para almorzar,su hija mayor Amelia, viva estampa del padre en lo físico como en lo espiritual, le esperaba, medio serio, medio en broma, de forma histriónica, comenzó a gritar, no tenemos nada para almorzar, me voy a volver loca, Dios mio esto no hay quién lo aguante y otras lindezas, conociéndola,lo dicho tenía una importancia relativa, Amelita no lo entendía así , la preocupación y el desasosiego se apoderaron de ella, Herminia conocedora del poco ánimo de su hija, la mandó por un cántaro de agua a la fuente, con la intención de distraer sus pensamientos, mientras ya se las compondría para arreglar un almuerzo casi decente.
Se sentó en el borde de la cama con la intención de descansar un poco fue cuando vio la caja de resonancia de la guitarra asomar encima del ropero,al ser persona positiva y optimista a pesar de los problemas, decidió acompañarse y cantar algo . Al cabo de un rato Amelita regresó , encontrando a su madre entonando el siguiente estribillo

. ¡ Adios, señor, buen viaje!
¡Adios, que lo pase bien!
¡Recuerdos a la familia!
¡Al llegar escríbame!
¡Mándeme usted la sombrilla!
no olvide la ilustración,
y no olvide que me llaman la niña de la estación

La impresión fue tal que el cántaro se le cayó quedando hecho cien trozos, corrió despavorida hacia la calle, gritando¡ mi madre se ha vuelto loca, mi madre se ha vuelto loca!. Herminia viendo la reacción de su hija, comenzó a reír , la risa fue en aumento hasta convertirse en un ataque incontenible.
Las vecinas, el cartero que pasaba por el lugar hasta el Guardia Municipal, acudieron, no entendiendo muy bien qué pasaba, mientras más gentes se acumulaban , mayor era la intensidad de la risa.Marujita Jiménez, cotorra mayor del pueblo, se encargó de difundir la noticia, aseverando sin ningún género de dudas que a la Herminia se le había ido la cabeza.
Alguien llamo al médico, don Marcelo hombre sabio, por sus conocimientos y por su edad, despues de tratarla , en voz alta para que lo oyeran todos los presentes, emitió el siguiente diagnóstico , !ojala! todos padeciesemos la locura de Herminia, seríamos mejor de lo que somos.
Desde esa fecha en el pueblo se acuñó un nuevo dicho popular , “En mi casa no comemos pero nos reímos mucho”

Texto agregado el 06-11-2013, y leído por 351 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
13-12-2013 Buena narración e interesante historia verdadera. *****saludos antoniana
16-11-2013 HERMOSO PERSONAJE TU HERMINIA LA LLEGUE A AMAR, UN CUENTO DE ENTRE CASA QUE HACE PENSAR, NUNCA TODO ESTA PERDIDO ,EN LA RISA NUESTRA AMIGA ENCONTRÓ EL ESCAPE A TANTO DOLOR, VAN TODAS LAS ESTRELLAS DE ESTA PAGINA AMIGO Y SIGUE CONTANDO HISTORIAS SIMPLES Y LLENAS DE VIDA rolandofa
08-11-2013 vengo recomendado y me voy recomendándote. jocoso, ligero , fresco, que logra con facilidad sacar una carcajada... Bien por el médico y que bueno que no le puso valium sendero
07-11-2013 Me encantó amigo. Muy bien contado. Te felicito elpinero
07-11-2013 Buenaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!,jajajajaj qué manera de escribir, no te conocía, es un verdadero placer. nonon
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]