TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / keilyslinda / AMIRA

[C:532809]

El sol resplandecía, un soplo de brisa acompañado de arena llego a mis mejillas lo que me hizo proteger mi cara con mis manos, detrás de ese maravilloso paisaje se escondía un misterio que apenas podía dimensionar; las pirámides con un aire magistral se robaban mi atención, maravillada con tan esplendida creación creí estar soñando, pero cuando mi piel empezó a tostar por el sol inclemente supe que esta era mi realidad, mire a mi lado y ahí estaba ese hombre alto de ojos azules, cabello negro; cual azabache brillando a la luz solar, con voz gruesa, su traje policial lo hacía lucir aún más atractivo, era un ser valiente, aventurado con ese ímpetus que lo llevaba siempre a las más peligrosas travesías; esa era su vida. Su nombre AZIM FADEL, y siempre acompañado de su fiel compañero y amigo KADIN FAKHIR éste a pesar de ser alto de ojos negros intensos no se comparaba con la belleza de su compañero, pero hacían el mejor equipo.
En la medida que avanzábamos en nuestros camellos mis labios se secaban y nuestras reservas de agua estaban por agotarse, llevábamos tres días en viaje hacia una excavación arqueológica que databa de mil años antes de Cristo en lo más profundo de EGIPTO, detrás de nosotros venían casi cincuenta hombres armados protegiéndonos de los bandidos que alberga el Desierto.
Cuando se interrumpió nuestra travesía por un desmayo que me derrumbo de mi camello. Azim Y Kadin bajaron apresuradamente a recogerme, mientras azim me sostenía Kadin me suministraba un poco de agua, escuche de forma distorsionada como Kadin le reclamaba a Azim por haberme llevado a ese viaje, le decía- yo te dije que esta chica tan fina no podría aguantar el sol inclemente, que sería un atraso y un estorbo para conseguir lo que iban a buscar, a lo que Azim respondió sin titubear que era imposible dejarme ya que yo era la llave para llegar al tan anhelado objetivo; luego de eso mi mente empezó a creer que era cierto que no debería estar allí, yo tan acostumbrada a la ciudad, que solo me dedicaba a cosas de oficina en mi computador, que el máximo dolor que llegue a afrentar era cuando mis uñas se rompían, que patética vida.
-Es que mi vida era tranquila desde hace seis meses había llegado de New York a Egipto con ganas de trabajar y lo logre porque obtuve un puesto que requería una persona con mi perfil, el lugar era la comisaria de un pueblo cercano a Egipto, hasta allí todo era maravilloso hasta que secuestraron a la hija del gobernante de dicho pueblo, y aunque al parecer no tenga aparente relación conmigo ya les cuento porque directamente si me toca de cerca, esa niña siempre iba a la comisaria a jugar conmigo y siempre sentí una fuerte conexión con ella, siempre me miraba y decía que yo era ella en otra época, y aunque un poco extraño nunca le puse atención, hasta el día que aparecieron en su casa unos hombres armados y se la llevaron desde ese preciso momento he visto lo que ella ve como si fuéramos una sola persona y hacia ella me dirijo porque he visto todo el camino que ha recorrido sin saber el porqué.
Cuando volví en si Azim me estaba acariciando el rostro, al ver abrir mis ojos se alegro, y me dijo que debíamos seguir el camino porque en ese sitio no podíamos acampar, como pude me levante y ayudada subí al camello, ya que siempre iba delante para guiarlos.
Cuando el sol volvió a salir todavía estábamos andando el camino, cuando vi claramente a Asiya ; sentada en una silla atada de manos y pies y una mujer a la cual solo los ojos se le podía ver, detrás de esa mujer dos hombres armados de cada lado de la puerta y en la entrada de esta excavación arqueológica un escrito en arameo que decía “solo la reina de una dinastía podrá mirar mi reluciente resplandor, pero deberá hacerlo siendo niña y mujer a la misma vez”, en ese preciso momento las palabras de Asiya cobraron sentido para mi(cuando dijo que yo era ella en otra época), por eso yo iba hacia ella sin poder explicar porqué sabía con exactitud dónde estaba ella, lo que si me perturba es saber donde fue que aprendí a leer Arameo.
Con esta información hice una seña a Azim y a Kadin y les dije todo lo que había visto y les asegure que en menos de dos horas llegaríamos a donde estaba Asiya.
Nos toco esperar tres horas hasta que los guardias durmieran por qué era el momento oportuno de entrar a salvar a la nena sin ponerla en riesgo, pero esta precaución no nos valió nada.
El bandido que tenía a Asiya era buscado por 23 paises por su capacidad destructiva y abusadora y Azim y Kadin estaban deseosos de capturarlo, con lo que no se contaba era que este señor que le decían Alí el Bandido además de sus ideas terroristas, también tenía creencias oscuras de esto nos enteramos cuando creímos que lo íbamos a tomar por sorpresa pero los sorprendidos fuimos nosotros, nos rodearon y capturaron.
Ali el bandido se alegro de forma muy extraña al verme me pareció muy extraño pero al verlo mi mente lo recordó como si fuera alguien conocido pero que no era de confiar.
Él se acerco a mí y dijo- te he estado esperando!, al fin tengo la pieza faltante de mi rompecabezas, gracias a ti seré uno con el señor de las tinieblas y cada país de este mundo se rendirá a mis pies, seré inmortal!; por un momento pensé que el tipo estaba desquiciado después de tantas maldades que había hecho por todo el mundo.
Pero luego que nos llevo a donde se hacia una excavación y se habían encontrado numerosos objetos antiguos y donde habían muchas personas como si fuera una iglesia y la niña y yo fuéramos el objeto de adoración todos se arrodillaron al ver nuestra presencia.
Ali planeaba hacer un ritual donde Asiya y yo tendríamos un encuentro o más bien donde nos fundiríamos en un solo ser y asi el lograría obtener su macabro fin de convertirse en el mismo rey de las tinieblas, pero además de ello cuando nuestras almas se juntaran se mostraría el tesoro más grande jamás visto, tan inimaginable que con solo pensarlo Ali se enloquecía por momentos.
Pero lo único malo de este ritual era que cuando Asiya y yo nos fundiéramos uno de nuestros dos cuerpos desaparecería.
Vino a mi mente mi vida que a pesar que en un momento la pensé patética había sido maravillosa con padres bondadosos, hermanos incondicionales y amigos entrañables, por eso pensé que en comparación con Asiya ya yo había vivido bastante y ella tan solo una niña de 9 años apenas comenzaba a disfrutar los majares de este mundo.
Yo en secreto decidí que al momento de fundirnos la vida de ella fuera la que prevaleciera.
Mientras tanto Azim y Kadin eran torturados por los esclavos de Alí. Azim me pensaba-y se entristecía tanto de saberme indefensa en manos de tan baja alimaña, y, por un momento sintió un amor puro capaz de jugarse la vida por la mía-.
Para cuando Azim quizo llegar a salvarme ya era demasiado tarde Asiya y yo nos habíamos hecho un solo ser y se había descubierto debajo de esas tierras una mina de oro y diamantes que sobre la tierra jamás se había visto.
Mi cuerpo yacía inmóvil tirado a un lado y Asiya resplandecía como si fuera una estrella en una noche oscura Azim y Kadin llego justo en el momento para detener a Alí.
Mi sacrificio de dejarle la vida a Asiya fue tomada como ejemplo y enseñanza en la cultura árabe, a veces me pregunto si de verdad fue por noble el sacrificio que hice o por aventajada por que hoy sigo viva sin estarlo. Si! Soy Asiya por fuera pero por dentro soy Amira…

Texto agregado el 22-11-2013, y leído por 126 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
22-11-2013 De este cuento me gustó sobremanera la idea. Es muy original, fuera de lo común. ikalinen
22-11-2013 Es una historia muy interesante. Carmen-Valdes
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]