TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vinchenzo2 / Confieso que he Cogido

[C:532825]

Las trabajaba de soldador no calificado en el ex Supermecados ekono ubicado en avenida Pajaritos, en Maipú. El lugar estaba siendo remodelado casi por completo y gracias al hermano de Mama, quien estaba a cargo de la instalación de las cámaras refrigerantes, obtuve un cupo en su equipo más que como soldador como un hueon extremadamente poli funcional ayudando aquí y martillando allá. A pesar de que el trabajo nunca fué lo mío este sí que me encantaba y es que el recinto estaba colmado de hermosas y dulces promotoras, cada marca contaba con la suya y ya me conocía como la palma de mi mano sus lugares en los pasillos, además de que contábamos con un punto estratégico en el tejado en donde en ciertas ocasiones los amigos constructores nos permitían ver como se desnudaban aquellas bellezas, un orificio bendito que daba justo al cuarto de sus camerinos, OH MY GOD !!!

Nos juntábamos con el equipo a eso de las 8 y 30 antes de ingresar a las labores de cañerías, en una plazita del sector en donde el tío Bruce y nosotros, sus secuaces, nos volábamos de lo lindo. Existían solo dos requisitos para él, y si no querías tener problemas más valía que los cumplieras y estos eran muy simples, debías de fumar marihuana antes, durante y después del trabajo y ser un todoterreno en subsuelos, tejados y superficie. Así que transformarme en uno de sus mejores hombres tampoco iba a costarme tanto.

En los empleos uno siempre se encuentra un compañero de aquellas, un tipo tan loco y caliente como tú o de lo contrario un hueon loco pero tímido, drogón pero pausado. En este caso el bueno de Louis era un excelente vato, fumaba hasta por los poros y era el mejor soldador que mis ojos hayan visto y un experto en montajes de cámaras de frio, pero era un hueon muy tímido y cada vez que cruzábamos miradas con alguna promotora el bajaba la vista siendo preso de su inseguridad....

-Rica la mina hueonoooo !!!
-Jajaja. Si pero que me va pescar hueon. Si andamos todos grasientos loco.
-Esa huea la gusta a las minas po' compadre. Huelen el buen sexo por algo nos miró o no?
-No creo hueon...a este tipo de minas le gustan los hueones con autos.

Yo nunca pensé en eso, creo que Louis sufría de ciertos altibajos producto de su controvertida adolescencia, pero ese era el, yo me sentía a mis anchas como buen veinteañero, pajero como nadie y con una melena de león que te jode.

No recuerdo laburo alguno en que me despertase más temprano y con más ganas de que comenzara la jornada como este, peinaba mis cabellos como nunca lo hice y siempre me preocupaba de oler bien, así que los frascos de axe me duraban un suspiro. Y comenzaba la rutina con un buen porro para luego dar paso a los pasillos cerca de las chicas a soldar. Recuerdo conocer a casi todas ellas pero a una en especial, era hermosa, más rica que la Pilsen misma. Tenía el cabello rojizo y era blanca como la leche con unos labios muy rosas y un cuerpo de infarto. Aposte con Louis que dentro de los próximos días Monchito le hincaría el diente, transamos en 2 Pilsen y 2 pitos. Después de 1 día de miradas y coqueteos la pelirroja de olivos fue pasada por las armas del buen fastidio. Guaaa sí que era el paraíso, así que demostré a todos los presentes que la teoría de Louis no tenía validez alguna. Terminamos temprano la jornada ese día Viernes de aquel Enero del 97, así que quede con la pelirroja vernos por la noche a la hora de salida. Fuí a casa para darme una ducha pero no había nadie salvo una nota en la mesa como acostumbraba Mama a darme noticias de última hora....

-Que chucha?

"Hijo, nos fuimos a la playa hay comida en el microondas, te llamo en la noche"

Playa? que remierda y yo en Santiago con las hueas fritas. Fui por una ducha fría y me fume un porrito en el patio. Nada como andar en cueros con la verga al viento sin nadie alrededor oyendo Flema cerveza en mano. Lo malo es que me prendí y sin meditarlo siquiera agarre mi viejo bolso y eche un par de mudas de ropa. Recordé que el día anterior el nombre de la localidad de quintero rechino en la mesa así que busque alguna dirección entre tanta tarjeta que mi viejo siempre guardaba bajo 7 llaves. La impulsividad me llevo a anotar la primera huea de Quintero que encontré y si mi buena intuición no fallaba hasta quizá diera con la vivienda alquilada y mi enorme familia y si no, mmm mejor no pensaba en aquella posibilidad. Compre 6 pitos en valledor city y cogí el primer bus en el terminal acabando con todo mi dinero. Atrás quedaba el tío Bruce y la pelirroja, atrás quedaba el bueno de Louis, en mi mente solo cabía por ahora el olor a mar y chicas en bikini. Recuerdo hacer contacto con las tierras de la costa cerca de un almacén y baje de una al trote a la playa más recurrida de aquel hermoso balneario, El Durazno. Nunca vi tanto culo junto, jamás en la vida, chicas de enormes senos, chicas de culos gordos, chicas de culos flacos, chicas de gafas, chicas paleteando, chicas nadando, chicas por todos lados, creo haber tenido más de cien erecciones en ese momento. Di con la manada de primates más pequeños que conformaban la familia casi al instante y luego con los demás así que pude respirar más tranquilo y disfrutar del atardecer. Llego la noche y la hora de la verdad así que armado tan solo con 6 pitangas divididos estratégicamente en mis bolsillos me dispuse a firmar en la piedra más alta de aquella hermosa localidad el nombre del glorioso Fastidio.

-Cuídate hijo ah, mira que andan cabros malos.
-Tranquila viejita, vuelvo luego...
-Siempre deci lo mismo.
-Bechito.

Camine erguido en busca de las calles y en busca del mambo. Todo allí era un griterío de los mil demonios, pibes manejando grandes bólidos y motociclistas ebrios luciendo banderas al viento. Primera parada un grupo en la arena. Con fogatas y guitarras de palos, como en las películas. Silvio Rodríguez y su clásico ojala era coreado por docenas de jovencitas y jovencitos y yo amablemente pedí lumbre a una de ellas...

-Préstame fueguito....
-Obvio, oiga amigo anda con pititos pa' vender?
-Yo no vendo amiga, yo comparto.
-Jajaja venga pa' ca amigo, sientese.

Y fue todo. Comenzó un ir y venir de canciones y bebidas alcohólicas por montón. La marihuana escaseaba hace semanas allí, en todo el maldito sector, de modo que aquel portador de ella tendría un poder inimaginable sobre los otros y ese aquel al parecer seria yo. Luego de unas agarradas de cachetes y unos besos locos con una chica, me aleje de los pibes y anduve de bar en bar, no sé en cuantos pero en hartos, aparecía en un lugar, luego en otro y en otro y luego estaba cerca de unas rocas y luego aparecía afuera de alguna discoteca hablando y hablando con muchas mujeres. Creo haberme pasado la noche completa así y terminar con la fuerza pública por la mañana dándome macanazos por faltar el respeto a la gente de bien.

-Que haci bañándote en pelota a esta hora culiao !!!
-Pero mi cabo amo la naturaleza...
-Si conchetumare, no vei que andan viejitos a esta hora. Ya camina culiao, camina !!!

Vendidos, pero que más podía hacer quizá tenían razón y alguna que otra veterana había visto mis hueas peludas y rugosas. Llegue a casa y dormí por todo el resto del día. El cañazo que me despertó fué horrible más horrible incluso que la cholga de la señora K. Mama me revivió con una deliciosa sopa y una gran platada de mariscos entre ellos grandes porciones de erizo. Para los que no saben los efectos del erizo es que te pone tan dura la corneta que pareciera que se te va a romper en cualquier momento y te da un calor corporal que ni siquiera en mis tiempos de makakero inicial había sentido. Había que ir en busca de alguien que saciara mi apetito sexual por mi bien y el de John.

Misma rutina, camine erguido y con fuerza otra vez, buscando las mismas avenidas que el pasado día, lástima que ya no contaba con el poder de la marihuana así que ahora sería un mortal más. Pero los dioses siempre me han acompañado en esta puta vida y cada hueon que veía me saludaba más amistosamente que el anterior y yo no entendía ni un pico. "Hueeena compadree, como va perrito, ejanle puta que nos reímos ayer" y así llegaba a la arena y me invitaban amablemente, llegaba a las rocas y recibía los abrazos de todos como un campeón. Hasta que di con una buena cantidad de carpas y hueones cantando al son de aplausos sentados en círculo. Estaba doblado apenas si podía mantener el equilibrio...

-Graaaaaande mostroooo !!!!
-Grande muchachos.

Quienes eran? Ni puta idea. Pero actué como si los conociese de toda la vida pues la cara de pudientes no se las quitaba nadie, rubiecitos todos y lo mejor, rubiecitas todas papá. Cantamos 2 minutos, camilo sesto, leo dan y cuanto hueon mas al son de muchas botellas de buen vodka. Cruce miradas con una de las chicas, era más alta que el profesor jirafales, bueno todos esos hueones lo eran, flacos y largos. Era bastante guapa con tetitas chiquitas y esas minas con cintura y abdomen de gimnasio. Miraba y bajaba la vista, y luego el puto de su novio la besaba y me agarraba la cabeza era una situación muy particular pues se encontraba sentada casi junto a mí pero separados por la verga de su novio que si estaba sentado junto a mí, si tan hueon no era. Ya entrada la noche y más caliente que el mismo Luis Dimas no aguante más y en un perfecto movimiento de muñeca eludí el culo de su chico y metí una de mis frondosas manos por entre sus jeans contactando de pleno sus suaves cachetes. Esperé que quedara la caga, esperé un grito como "degenerao culiao que te pasa" pero no sucedió. Menos aun cuando el pobre Cornelius caía a la arena producto de todo el alcohol ingerido. Era mi oportunidad y propuse a la nena alejarnos de allí, cerca de otras rocas que nos darían más privacidad. La diferencia de altura no importo en lo más mínimo, pues recostados sobre una roca solo debí acercar más mi cuerpecito para nivelarnos y allí dar rienda suelta a toda la pasión que me invadía y me porte como una maquina 3.0, lo juro por Dios. Oí algunos pequeños alientos de otros vatos que bebían por entre las rocas pero eran murmullos " Dale hueon, vamos, vamos conchetumare, vamos!!! Yo seguí como un héroe de la bastilla entrando y saliendo de ella y es que era muy rica hueon muy rica, la suerte había tocado mi puerta y ni cagando seria eyaculador precoz ni cagando. Hasta que acabamos ambos con un grito desconsolador lo que coincidía con el alba. Un alba hermosa, que bello momento solo interrumpido por un puñado de rubios prometiendo darme muerte...

-Mi pololo hueon...conchetumadre hueon va a quedar la caga.
-Conchesumadre.
-Vístete hueon porfa ya?
-Ah cuicos culiaos......CHUPEN LA QUE CUELGA GILES CULIAOS !!!
-TE COSISTE CONCHETUMADREEEE !!!

No la pensé 2 veces así que subí mis ropajes como pude y salí disparado de aquel hermoso nido de amor. Tras el buen fastidio más de diez hueones armados con bates y palos liderados por Cornelius que horas antes se había portado como un caballero pero ahora envuelto en llamas venia en busca de mi cabeza.....

Texto agregado el 22-11-2013, y leído por 168 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
26-09-2015 ja jaja pinche weon! Dimitri_Paria
11-08-2015 Me gusto mucho la forma de narrar***** jordifont
27-01-2015 ¡Qué buena historia!!! PiaYacuna
04-03-2014 ***** vaerjuma
04-03-2014 ***** vaerjuma
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]