TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / CJVR / La verdadera historia de Natalie Portman (III)

[C:532858]

El primer sospechoso

El día siguiente nos levantamos a las 7:00 AM. Desayunamos y bajamos hacia la recepción del hotel.
-¿Sabe donde está la estación de policial local? –preguntó Anderson.
-En la 512 de la Calle Morgan.
-Gracias.
Cuando salimos del hotel Anderson paró a un taxi y le pidió nos llevara a la 512 de la calle Morgan. Cuando llegamos al 512 Anderson entró y pidió ver al agente local. Luego de cinco minutos salió un policía alto, de piel blanca, con unas gafas negras y un bigote algo espeso. Tenía muy poco cabello y parecía que solo lo tenía en la parte trasera de la cabeza. Anderson se paró de la silla en que estaba sentado y se acercó al policía, a quien también estrecho su mano.
-Hola, ¿con quién tengo el gusto?
-Fred, agente local de esta zona. ¿Y usted es…?
-Anderson, Inspector de Usulutan City.
-¿qué lo trae por aquí?
-Quisiera saber si ya empezó la investigación acerca del caso de Natalie Portman.
-No, aun no.
-¿Y cuando planean empezar? ¡Esa niña vale más de lo que usted gana en un año! –gritó Caroline.
-Señora –respondió Fred-, si no hemos empezado es por asuntos legales, pues para que sea secuestro deben pasar 72 horas.
-¡Pero mi hija…!
-Ya mi amor –intervino el esposo de Caroline-, deja que los policías se encarguen.
-Gracias; y dígame Anderson, ¿quiere ayudarme?
-Me encantaría. Pero no lo haré. A usted lo conocen; a mi no. Además usted tiene que rendir cuentas con sus superiores; yo, por el contrario, no. Lo que usted diga es oficial; pero lo que yo diga no. Pero puede tenerme al tanto de su investigación y yo de la mía.
-Me parece bien.
-Y dígame Fred, ¿Qué sabe hasta ahora?
-Nada, ¿y usted?
-Solo sé que está involucrado un hijo de un extranjero muy reconocido por la gente de aquí. Junto a el están involucrados, también, dos sujetos más; y que el secuestro ocurrió en el bar “La bodega” a las 8:00 de la noche.
-Guau, ¿cómo sabe todo eso?
-Por dos testimonios que obtuve ayer.
-Bien. Copn respecto al extranjero, se llama Graund. Es de origen holandés y tiene un hijo llamado Andrew.
-Entonces, el es el extranjero, porque en uno de los testimonios mencionaron a un tal Andrew.
-¿Le parece si vamos a la casa de Graund ahora mismo?
-Vaya usted con Caroline y su esposo a la casa de Graund. Carlos, Mario y yo iremos al bar “La bodega” a ver el video de seguridad. Cuando terminen, nos veremos en el hotel.
-OK. Vamos a la patrulla.
Luego de salir de la estación, Fred condujo hasta el bar. Nos bajamos Anderson, Mario y yo. Entramos al lugar.
-Hola de nuevo señor, ¿qué desea?
-Hola. Quisiera saber si podemos ver el video de seguridad del sábado en la noche.
-Está bien.
El cantinero nos llevó a la segunda planta del bar, donde estaba el cuarto de control de la cámara. Pusimos el video desde las 8:00 PM.
-Bien Carlos, lo que dijeron Ágata y Carmen era cierto; ¡Natalie se tomó cinco botellas de whisky!
-Adolescentes y alcohol son una mala combinación –dije.
Seguimos observando hasta que, a las 8:30 PM, aparecieron los tres sujetos. Se sentaron en la mesa de Natalie y uno de ellos la invitó a bailar.
-Ese es Andrew, sin lugar a dudas.
Luego de bailar por cinco minutos Natalie se acostó en su mesa y el cantinero le puso gelatina en el ombligo y Andrew la comió.
-Anderson, mire a la izquierda.
-Si…, parece que Ágata también la pasó muy bien esa noche.
-¿Cómo sabes que es Ágata?
-Porque lo de la gelatina lo dijo Carmen.
Luego de esa pequeña pausa seguimos viendo el video y, antes que Andrew volviera a comer más gelatina, el sujeto a la par de Carmen salió para contestar una llamada. Finalmente todos salen del
bar. Los tres tipos entran al auto junto con Natalie y se van.
-No lo puedo creer –dijo Mario mientras salimos del bar- ¡no puedo creer lo que vimos! Le seré honesto Inspector, cuando las chicas nos dijeron lo del bar, no les creí nada; ¡y ahora que vi la prueba no me queda otra que creer!
-Así es la vida Mario, así es la vida.
Al llegar a la entrada del hotel nos esperaban Fred, Caroline y su esposo.
-¿Cómo le fue Anderson?
-A mi bien, ¿y a usted?
-Me pudo ir mejor… lo único que conseguí fue arrestar a Andrew. Está en la patrulla, ¿quiere interrogarlo?
-Claro que si.
Nos subimos a la patrulla y conducimos hasta la estación de policía. Durante el camino Andrew miró a Anderson fijamente. Anderson hizo lo mismo. Llegamos a la estación. Fred movilizó a Andrew al lugar de interrogatorios y lo sentó, luego se paró frente a él y le dijo:
-Bien chico, podemos hacer esto de la manera fácil… -Fred sacó un arma- ¡o de la difícil!
-Mi padre es rico. El pone a los abogados y me saca de aquí.
-¡Aggg!, ¡no hablara Anderson!
-Déjeme probar a mí.
Anderson se colocó frente a Andrew y le dijo:
-¿Eres duro no?, sígueme por favor.
Anderson llevó a Andrew a la parte de atrás de la estación. Allí estaba un sujeto encerrado en una celda. Anderson puso a Andrew enfrente de la celda. El hombre, al ver a Andrew, comenzó a gritar como loco: ¿Qué me ves idiota?
Anderson quitó a Andrew y le dijo: Tienes dos opciones, colaborar o estar con este sujeto. Decide rápido.
-Pues… (Suspiró), creo que hablaré.
-Buena decisión.
Anderson trajo a Andrew de nuevo al lugar de interrogatorios y lo sentó en la silla, mientras el continuaba en pie.
-¿Qué quiere saber? –dijo Andrew
-Solo cuatro cosas –dio Anderson-. Primero, dime si entraste al bar “La bodega” con dos sujetos el sábado.
-Si, es verdad.
-Segundo, saliste del bar con una chica.
-Si.
-Tercero, ¿Qué pasó después?
-Salimos a dar una vuelta por el lugar. Luego la llevé al hotel donde se hospedaba. Eran cerca de las 10:30 PM.
-¿Eso pasó? No me gusta que jueguen conmigo.
-Eso pasó Inspector. ¡Lo juro!
-Bien. Solo algo más. Dame el nombre de los otros dos sujetos y su número.
-Ahí van: Scott, 5425-0220; Matt, 5890-0011.
-Gracias. Fred, quítele las esposas y llévelo a casa.
-Fred le quitó las esposas y mientras salían Caroline le dijo a Andrew: ¡Espero que te pudras en la prisión!
Andrew solo la observó, y con una pequeña sonrisa salió.
-Ese es el culpable –dijo Caroline.
-Tal vez –respondió Anderson-, aun quedan dos sospechosos y comprobar la historia de Andrew.
-Será mejor volver al hotel –dijo Mario-, para ver si la historia de Andrew es cierta.
-Justo pensaba en eso –dijo Anderson-, pero recordé que Fred se encuentra ocupado llevando a Andrew a casa. Fred volvió luego de 10 minutos. Cuando llegó nos subimos a la patrulla y Anderson pidió que nos llevara al hotel.
Llegamos. Nos bajamos y pedimos permiso para entrar al cuarto de vigilancia. El recepcionista pidió al botones que nos condujera a dicho cuarto. Bajamos al sótano y entramos a una puerta que decía: “solo personal autorizado”. Al entrar, una persona estaba al pendiente de lo que ocurría en las cámaras. Anderson pidió ver el video del sábado a las 10:00 PM. Lo vimos y… ¡Llegó la medianoche (en el video) y ningún auto se asomó por ningún monitor!
Salimos del cuarto y fuimos a nuestro cuarto. Caroline estaba llorando y su esposo trataba de consolarla. Anderson le pidió a Fred que llamara a Andrew para que se presentase mañana a las 9:00 AM. A mi me pidió que llamara a Scott y Matt para que se presentasen a las 2:00 PM.

Texto agregado el 23-11-2013, y leído por 85 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
11-04-2015 vas al galope pero muy bien nINIVE
23-11-2013 Oye no me puedes dejar así, quiero saber el final...me gustó mucho suggy
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]