TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / odliam / El Bien y el Mal

[C:533175]

Yo estaba, otra vez, tratando de mantener una apariencia de orden en mi mente, es una pérdida de tiempo, ya lo sabemos.

Tan pronto como llego a una cierta semejanza de pulcritud en mi archivo, viene Elfo con una necesidad "urgente " por algo y todo vuelve a convertirse en un gran desastre en el piso de mi mente.

Pero yo sigo intentándolo y cuando le recrimino al duende imposible lo que hace consigo siempre la misma respuesta, a saber:

-Lo siento, estoy ocupado con asuntos más importantes, así que no puedo perder tiempo en estas pequeñeces.

Y aquí estoy, clasificando adjetivos, sustantivos, verbos, todo ese galimatías, y colocándolos en su posición correcta en espera de la próxima aparición de Elfo.

Estaba encontrando algunas dificultades para etiquetar correctamente algunos adverbios que se parecen a los adjetivos y viceversa cuando escuché una tos fuerte desde detrás de los muebles del archivo que yo trataba de organizar.

Simplemente traté de ignorarlo pero no hacer caso de Elfo es como tratar de hacer caso omiso de una espina en el ojo.

Hubo otra fuerte tos y el archivo tembló como si hubiera un terremoto en mi mente, lo que es absolutamente imposible, por supuesto.

Un segundo más tarde una oreja puntiaguda apareció desde detrás de los muebles y una voz apagada dijo :

-Oh! No me di cuenta que estabas aquí.

-Deja de fingir, - dije molesto, -me viste tratando de mantener una especie de orden aquí, pero nunca ofreciste dar una mano, tu única preocupación es arruinar y echar a perder todo mi trabajo y parece que te gusta hacer eso, debo añadir!

-Oh! Y me gusta, ¿verdad? -el duende estaba bailando en las puntas de los pies, como si estuviera al mando de un titiritero.

-Y, ¡¿te acuerdas de cuántas veces has rechazado mis consejos y te has convertido en una figura vergonzosa, mientras yo sufro humillación delante de mi pueblo que se ríen de la certeza que tengo que hacer un ser humano valioso de ti?! -gritó con un borde rojo en sus orejas puntiagudas, señal de que estaba enfadado.

-¡Cállate!, pedazo de duende! -Le grité más fuerte y añadí: -nadie te pidió que vinieras a entrometerte en mi vida, eres un... un... -Me faltaban adjetivos para calificar esta pequeña pesadilla mía!

-¿Qué? -Elfo estaba color violeta por todas partes y el color era tan fuerte que parecía que su cabeza estaba rodeada por una nube violeta, -¿Qué? -Repitió, ahogado en su propia respiración.

-¿Que nadie me lo pidió? -Empecé a temer que desarrollaría un paro cardíaco, luego quedé confundido pensando que no sé si tiene un corazón.

-¿Sabes?, pequeña pieza de camisa vieja e ingrata. -Me replicó. Yo nunca oí a Elfo usar palabras fuertes, siempre encuentra un eufemismo para expresar sus pensamientos y este es un ejemplo.

-Me pidió ser mentor de tu persona un, bueno... alguien en un escalón superior, puesto que piensan que puedes convertirte en algo, algo ... - Parecía sin una palabra para definirme. Como si la definición de lo que podría llegar a ser yo fuera muy difícil.

-Bueno, no es importante pero debes saber que se me pidió eso, así que deja de engañarte sobre el valor de tu pequeño e insignificante ser, sí, insignificante, si yo no estuviera aquí, tu destino sería estar perdido para siempre...

Dejó de gritar gradualmente hasta llegar a un nivel normal de voz al final de la frase.

Le pidieron que... alguien superior... si no, estaría perdido para siempre... ¿Qué estaba implicando el duende?, por otra parte, ¿de qué estaba hablando?

Se lo pregunté, sabiendo que sería una pregunta sin respuesta:

-¿Qué quieres decir? ¿Estaría perdido? ¿Perdido cómo y por qué?

-Olvida lo que he dicho, tonto. ¿No puedes ver que si fuera necesario que lo sepas, ya lo sabrías?

Elfo parecía un poco deshilachado en el dobladillo, como si se sintiera culpable de haber dicho demasiado. Pensé que podía presionar más para que me diga lo que quería saber ... Especialmente si me estaba tomando el pelo como siempre lo hace.

-Tal vez, -le dije tímidamente, -si me dices un poco más de todo esto yo podría entender mejor el significado de tu presencia aquí y tal vez podría manejar el Bien y el Mal de mejor manera. Pensé que estaba siendo inteligente.

-¡El Bien y el Mal! ¡Dices sandeces! -se recompuso rápidamente, -¿Qué sabes del Bien y del Mal?

¡Había desprecio en su voz!

Ese es el "núcleo" de la realidad: las arenas movedizas reales. -Y añadió con voz temblorosa, pensé que tenía miedo de algo, pero debiera conocer mejor a mi duende. Él estaba tratando de no enojarse conmigo.

-Las arenas movedizas reales, -repitió y añadió de una manera triste.

-No se puede tener nada válido en arenas movedizas. No lo entienden, no todavía. Mi mejor apuesta es que algún día, de alguna manera todos van a entender. Por supuesto, es sólo una apuesta, no lo sé de seguro.

La percepción del Bien y del Mal que tienen es borrosa por la falta de conocimiento. Vienen de un largo camino en que se les dijo que debido a que comieron el fruto del árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, han recibido, de una manera mágica, un método para saber separar uno del otro, pero mi conjetura es que quien se los dijo no estaba diciendo la verdad. Quiero decir, toda la verdad.

Y sabemos lo peligroso que es una cuarta parte, la mitad o un tres cuarto de la verdad.

Puedo aceptar que los seres humanos discrepen respetuosamente a la luz de la pobre comprensión que tienen, pero no puedo estar a gusto con la idea de que saben la clara diferencia entre el Bien y el Mal en todos los miles de millones de mentes en la Tierra, y por desgracia, ese es el lugar de donde viene todo bien o todo mal.


Con este comentario triste, giró sobre sus talones y se dirigió rápidamente hacia los rincones más oscuros del Archivo.

Me quedé de una pieza, ¿cómo habiamos llegado a este punto? Yo sólo estaba tratando de arreglar el lío en mi mente.

Siempre pasa lo mismo, no podemos tener una conversación civilizada, empezamos tomando posiciones contrarias y al final discutimos sobre cosas que no sé si son verdad o sólo son un gran escenario inventado por Elfo para confundirme y no estoy seguro en absoluto de creer todo lo que el duende dice.

¡Himmeldonnerwetter!

Ahora voy a estar pensando en estas cosas durante bastante tiempo y tal vez voy a perder horas de sueño tratando de desenmarañar el hilo de la madeja que dejó grabada en mi alma el condenado duende.

¡Himmeldonnerwetter!

Texto agregado el 28-11-2013, y leído por 187 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
24-12-2013 Bueno, si en lugar de descartar las ideas que pone en tu cabeza el elfo, le das vueltas para intentar entenderlas, entonces de verdad tienes algo especial. La mayoría de la gente ni siquiera se plantea las cosas que plasmas en tus escritos ikalinen
29-11-2013 Qué lindo y tierno es Elfo. Se complementan de maravilla. Me gustan mucho tus relatos. Un saludo para los dos. 5* Romie
29-11-2013 A Elfo solo hay que entenderlo,aunque ...te supera? jaeltete
28-11-2013 Este duendecito tan picarón, es un gran Maestro! No te enojes tanto con él. ***** MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]