TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / miss_matanza_1 / Instintos de Vampiro

[C:53535]

Tenía las manos frías.... y al palpar la comisura de sus propios labios pudo sentir el líquido rojo del cual se acababa de alimentar...

"Que he hecho?" Repetía como un insesante murmullo y con una mirada perdida en el infinito; las manos le temblaban y sintió como las gotas de sudor helado iban refrescando todo su cuerpo cansado e impactado por la molesta incertidumbre.

Siempre se decía así mismo que el amor podría vencer cualquier barrera carnal y, sin importar la condición de ambos; una humana y un vampiro, podrían llegar a ser felices... Pero no, en está oportunidad se había equivocado.

En el momento en que los pobladores descubrieron su condición de vampiro, se dispusieron en campaña para cazarlo... Tenía que huir, pero Noelia se había negado a dejarlo partir; quería estar con él en todo momento y morir, si era necesario, con él.

Habían logrado avanzar gran parte del trayecto hacia una nueva ciudad, pero al transcurrir los días, lograron detenerse en un claro de un bosque muy oscuro, en cuyo alrededor había muchos arboles, arbustos, ruinas de alguna casa y ruidos indescriptibles e inimitables.

Tuvieron que detenerse, pues el vampiro sentía que su cuerpo inerte se iba debilitando por la falta de sangre y los cazadores estaban muy cercanos a ellos dos...

"Bebe de mi sangre" Le propuso Noelia a él, pero éste no quería condenar a su doncella a la misma miseria... Habían antes pactado que pasarían la vida de Noelia juntos y cuando llegara la hora de su muerte, él se suicidaría junto a ella.

"No puedo aceptar... Es un descontrol y terminaría maldiciéndote"

Pero Noelia, como toda mujer que comete grandes errores por el conjuro del amor, se autoindujo una herida con un arbusto espinoso cercano a donde ambos estaban ubicados... Y el vampiro, no pudo resistir el aroma y el color del tan preciado líquido que se abalanzó al brazo de Noelia a beber lo que ella le obsequiaba...

Pobre de ambos; pobre de Noelia, el vampiro no podía detenerse y continuaba bebiendo la sangre de aquella mujer, que luego de un tiempo comenzó a sentirse débil. Pese a sus gritos, llantos y golpes, no podía controlar al animal desatado... Había descubierto la verdadera naturaleza de su amado... Un adicto a la sangre que no cesaría su consumo hasta caer dormido por la saciedad...

Así fue que, cuando despertó el vampiro, sintió sus manos frías... Palpó la comisura de sus labios y descubrió el asesinato. Al lado de él, yacía Noelia: pálida, sin vida, con los ojos abiertos aún...

Inmediatamente, tomó a la mujer en su brazos.. y siguió caminando, esta vez, en direccion a unas ruinas de alguna antigua estructura. Depositó el cadáver en el piso de madera roída y se arrodilló junto a ella para llorar su crimen.

Ya nada podía hacer, la había condenado a vivir la misma maldición que él... A su vez, la muchedumbre se acercaba dispuestos a encontrar al chupasangre y darle muerte....

"Muerte... Es lo único que nos queda"... Y mientras oía como se acercaban los hombres, él apoyó su cabeza en el pecho de lo que alguna vez fue Noelia y cerró los ojos, esperando el momento preciso en que los humanos los detectaran y al fin, dieran descanso a dos vampiros que nunca quisieron serlo.

Miss matanza 1

Texto agregado el 22-08-2004, y leído por 395 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
05-05-2005 ¡Ah! se me olvidaban mis 5* también jorval
05-05-2005 Muy bueno, aunque el tema de los vampiros no me atrae, este me entretuvo. Felicitaciones. jorval
19-03-2005 EXCELENTE! ichtus
01-01-2005 muy bueno como siempre!!! gustav_dE_lioncourt
11-12-2004 Dicen que el hambre es canija ... pero más el que la aguanta. Morbidus
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]