TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / Tremolina en el cine

[C:536709]






En plena proyección de un film de Ingmar Bergman, paladeado por todos, dada la exquisitez temática de la obra, las letras comenzaron a deslizarse mientras la música indicaba el final, apareciendo en dichas diminutas letras el nombre de cada integrante de la película, desde el director hasta el más humilde colaborador. Fue entonces que las letras se detuvieron de golpe y- siento pudor de relatar lo siguiente, corriendo el gran riesgo de que me tomen por un mentiroso-, la letra A, que al parecer era la líder en este asunto, se puso de manos en caderas (por favor, hagan el ejercicio de imaginársela, aunque sé que es realmente difícil concebirlo), y con una voz rotunda, perfectamente audible para todos los desorientados espectadores, dijo:
-Ya lo sé, es Bergman y por supuesto, a él se le idolatra. Esto mismo que ustedes ven en este momento, podría ser muy bien otra genialidad suya.
-Aquí, la vocal hizo un paréntesis para tragar saliva y afirmó tajantemente- ¡Pero no lo es! ¡No señores! El gran director nada sabe de esto y espero que nadie se retire de la sala sin escuchar lo que tengo que decirles.

Las señoras, con boca y ojos así de grandes, se miraban con sus maridos, algunos de ellos sonriendo y adivinando una patraña u otros, con una expresión estólida en sus ya estólidos rostros. La letra a, se agrandó y apareció en medio de la pantalla:
-Esta es una gran producción cinematográfica, ¿qué duda cabe?, actúan figuras del cine mundial, es realmente un lujo de película, se pagó sumas millonarias a los actores, camarógrafos, libretistas, maquilladores, aseadores, mucamas y demases. Pero, a nosotras, las que rubricamos el final de campanillas, ese que les congela el alma a ustedes, mis estimados, nosotras, las letras, las simples letras, no merecemos ni la más mínima mención en este largo reparto. Díganme ustedes: ¿quiénes sino nosotras somos las que indicamos ese momento exacto en que ustedes pueden comenzar a aplaudir, a derramar algunas lagrimitas emocionadas, a levantarse de sus asientos y comenzar la retirada hacia sus casas. Sin nosotras, deslizándonos de abajo hacia arriba, ustedes permanecerían en sus asientos indefinidamente, capturados por la magia de Bergman, pensando que en dicha situación son los repentinos actores de una obra que continúa en gestación.

Los espectadores se miraron unos a otros y comenzaron a dar muestras de solidaridad con esas humildes letras.

-Ahora mismo –continuó la A- ustedes están absortos con mis palabras. Tengo la convicción más profunda de que jamás se detuvieron a pensar en esta situación que nos aqueja.

-¡Hay que demandar a Bergman!- gritó un exaltado.
-¡Indemnización para las letrasdeslizantes!- protestó otro.

Una enorme silbatina se multiplicó en la sala y acomodadores y proyeccionista no entendían nada de nada.

-Por último –dijo la A- necesitamos que se nos reconozca nuestros derechos y por lo mismo, vamos a conformar un sindicato que nos proteja y vele por nosotras.
-¡La A presidenta! –gritó el público a coro.

Ante tanta baraúnda, el proyeccionista, o “cojo” como se les dice en Chile, tomó un par de tijeras y cortó la película. La pantalla se puso en blanco y la gritería aumentó. Las sillas fueron sacadas de cuajo por el público y volaron sobre el escenario. Un muchacho sacó un spray que llevaba en su bolso y escribió sobre el telón: Sindicato para las letras deslizantes.

Debo concluir con lo siguiente:
La policía informó que hubo grandes daños en dicha sala de cine arte, la gente quemó el cortinaje más las aposentadurías que no fueron arrancadas. No hubo detenidos, pero no falta el fantasioso que propaló que habían detenido a la letra A por iniciar el desorden y ahora está encauzada por delitos de in-subordinación. Realmente, de película todo esto, ¿no creen ustedes?










Texto agregado el 05-02-2014, y leído por 143 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
07-02-2014 Pobre letra A, jajaja. Quizá le pasó por ser la primera de las vocales y consonantes. Buen relato. biyu
05-02-2014 Las letras forman las palabras y sin ellas como nos comunicariamos? Original. jaeltete
05-02-2014 Siiiii !!!, La "A" para el oscar. la proxima vez que vaya al cine llevare un cartelón de apoyo a las hermosas letras... mañana... ji ji ji Cinco aullidos cinefilos yar
05-02-2014 mi favorita es el séptimo sello... y sobre esa revoltosa, hubieramos todos tenido que protestar si la llevan presa... saludos de Valpo... atanasio
05-02-2014 Una reivindicación en toda regla. Desde la mas grandilocuente letra escrita a plumilla en un códice antiguo, a la minima expresión en letra escrita en la etiqueta de un shapoo son digna de que se les reconozca su importancia . Diganme ustedes que estaría haciendo yo ahora sin ellas. Excelente y original relato, te felicito por tu imaginación. *****Saludos antoniana
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]