TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_sombra / La planta

[C:537459]

Esta es la historia de una planta, pero no de una planta cualquiera, se dice que esta planta estaba maldita.
Todo inicio hace 10 años cuando yo tan solo tenía 8 años. Me encontraba sólo en mi casa, mis padres se encontraban fuera en una cena romántica y mi hermana de pijamada. Era una noche lluviosa llena de relámpagos y era la primera vez que me quedaba sólo en casa, en ese entonces estrenaban una nueva película de terror de la cual no quiero recordar el nombre. Así que fui a la lacena tomé todas las galletas que había y me senté en el mueble a ver la película. En eso se hizo la media noche. La película era realmente tonta, razón por la cual no quería recordarla, sin embarga, de pronto escuché pasos. ¿Sería mi imaginación? Estoy sólo me dije. Pero bueno, solo me puse nervioso por un rato y seguí viendo la televisión. Pasó otro rato y escuché un ruido, se acababa de caer uno de los libros del estante de mi padre.
Volteé y había una maceta con una planta en ella.
Era tan raro realmente pues yo nunca recordaba haberla visto, de igual forma seguí viendo la televisión a lo que sonó el teléfono. Así que contesté.
-Bueno
-Hola hijo somos nosotros, ¿Cómo estás?
-Bien mamá, todo tranquilo, estoy viendo una película.
-En cuanto se acabe te vas a dormir hijo que ya es noche, nosotros regresaremos en la madrugada, tu padre se puso malo y tuvimos que llevarlo al hospital pero no es nada grave.
-Ok mamá.
-Te cuidas, adiós.
-Adiós.
En cuanto colgué el teléfono se escucharon pasos detrás de mi de una persona corriendo hacia donde yo estaba, así que volteé rápidamente asustado, pero no se veía nada. Sin embargo eso ya no era normal, así que marqué al teléfono de mi madre, quien rápidamente me contesto sin embargo, no era la voz de mi madre sino una voz fea y tosca.
Voz -Bueno
Yo - ¿quien eres?
Voz -¡Nooo!
Cada vez se ponía mas raro, ¿que significaban ese grito y esa voz? ¿Porqué no había respondido mi madre?, colgué rápidamente el teléfono y volteé hacia atrás a lo que me quedé observando todo mi alrededor de manera paralizada esperando que no hubiera nadie, pero era ilógico pensar que no. No había de otra tenía que agarrar las llaves de la casa y salirme para contárselo al vecino, era obvio que me encontraba en mi casa sin mis padres y con un desconocido en ella. Pero, las llaves se encontraban en la recámara y para eso tenía que atravesar dos cuartos. ¿Que pasaría si me sale en ese momento aquella persona?
Estaba paralizado no sabía si ir por ellas o quedarme, pero al fin y al cabo tenía que hacerlo.Me dirigí caminando lentamente sin hacer mucho ruido para no delatar mi posición. Primero pasé por la cocina, en ese momento se me ocurrió coger un cuchillo para tener mas seguridad, así que me dirigí luego al siguiente cuarto, pero en se momento tropecé. Puse mis manos enfrente y el cuchillo que empuñaba con fuerza terminó volando, tal vez lo solté inconscientemente por miedo a enterrármelo en la caída. En eso prendí la luz y me di cuenta de que había tropezado con otra maceta. Llegué a la recámara de mis padres donde guardaban la llave y antes de tomarla nuevamente sonó el teléfono, no sabía si contestar o no hacerlo. Sin embargo era tanto el miedo de que el sujeto que estaba dentro de mi casa hiciera algo, que contesté temiendo que fuera la misma voz tosca y rasposa. En eso dije
-Bueno
-Bueno (con la misma voz rasposa)
Solté el teléfono descolgado, cogí las llaves y me dirigí a salir de la recámara, en cuanto me metí a esta la puerta se cerró con fuerza. Lo único que pensé en el momento fue ponerle seguro a la puerta, colgar le teléfono y marcar a la policía la cual me contestó.
Solo separaba que la policía llegara a tiempo, pero no contaba con un poderoso trueno que surgió en ese momento, dejando sin luz y sin línea la casa.
Estaba perdido, no había de otra solo quedaba esconderme debajo de la cama.
¿Pero si algo había debajo? Que tonto pensé, claro que no, no es como si saliera una mano de allí o algo.
Pero antes de poderme meter a la cama, se escuchó el estruendo de otro rayo, a su vez iluminando por instantes la recámara y dejándome ver en frente de mi la silueta de una niña, seguido por otro con la silueta de ella misma mas cercas.
En eso agarré valor y me lancé sobre ella tumbándola, cogí la maceta y se la estrellé en la cabeza, Posteriormente la acuchillé una y otra vez. La sangre salpicaba sobre todo el cuarto, ella parecía estar inconsciente después de haberle estrellado la maceta pues no gritaba. En eso volvió la luz, lo primero que vi fue a mi hermana bañada en sangre. ¿Pero cómo? No podía entenderlo.
En eso recordé. Era helloween y cada helloween ella me hacía una horrible broma. En ese momento mi mente se aclaró. Los pasos que había escuchado eran de ella que corría rápidamente ocultándose, dejando caer un libro por accidente y dejándo macetas por la casa para desorientarme.
Sin embargo la broma ahora era lo de menos pues la acababa de acuchillar.¿Que iba a hacer?
RING RING!
Era el teléfono
-Bueno
Esta vez era mi madre.
-¿Que pasa mamá?
-Nada solo que queríamos ver si estabas bien, tu padre me dijo que le habías colgado hace un momento.
-¿Cuando? Si no he hablado con él
-Claro que sí, dos veces, primero le marcaste y contestó, sin embargo le empezó a doler la panza y colgó, luego te llamo y colgaste.
-Se le escuchaba la voz muy rara
-Si hijo lo que pasa es que me dedicó unas cuantas canciones durante la cena y se le gastó mucho la voz. Por cierto, ¿sabías que tu hermana se regresó de la pijama?
-¿Enserio?
-Sí está aquí con nosotros. Nos quedaremos con tu padre ¿Crees que puedas pasar la noche solo?
En eso volteé hacia atrás, ¿si no era mi hermana entonces quien?
Me acerqué a ella, y miré fijamente su rostro lleno de sangre. Claramente era mi hermana. El pánico se apoderó de mi, tomé nuevamente el teléfono y dije.
-Madre ven rápido un ladrón se ha metido a la casa.
Después de eso colgué y luego dejé el teléfono descolgado para que no me devolvieran la llamada, ya no quería saber nada.
Tomé el cuerpo y lo sepulté en el jardín, sin embargo pedazos de tierra sobresalían donde ella se encontraba, así que dejé enzima la planta de la maceta que estaba rota, para decirles como escusa que la tierra que sobresalía se debía a que había escarbado mucho para plantarla. Era demasiado para una pequeña planta pero no había de otra.
En eso rápidamente llegó la policía.
-Chico nos llamaron que había un ladrón aquí.
-Escuché pasos por favor pase a la casa a registrarla.
La policía pasó a inspeccionarla y en cuanto al jardín solo dieron una mirada de poco asombro al ver tanta tierra, pero lo que buscaban ellos era un ladrón no un cadáver, así que lo pasaron por alto.
También pasaron por la recámara, la cual había limpiado rápidamente antes de que llegaran mi hermana y mi madre y por suerte la policía no dijo nada al respecto sobre la poca sangre que no alcancé a limpiar bien, tal vez porque ya no era nada llamativa, podía inclusive pasar desapercibida.
Después de eso llegaron mi hermana y mi madre, a quien le notificó la policía que no había nadie en la casa. Ellos se marcharon dándonos la indicación de que la avisáramos si veíamos algo y yo me fui con mi hermana y mi madre al hospital. Una vez estando allí mi hermana me dijo:
-Que bueno que estas bien hermanito, no sabría que haría si algo te pasara, yo te quiero mucho.
Estaba mas asustado que nunca, mi hermana jamás diría eso. Era obvio que había matado a mi verdadera hermana. ¿Quien era ella?
-Hermanita ven.
Le pide hablar a solas a lo que mi madre volteó entrañada.
Nos apartamos de la camilla donde mi padre se encontraba y le dije.
-Dime ¿Quien eres?
-¿De que hablas hermano?
-Sé que no eres mi hermana. ¿Quien eres?
-Soy tu hermana tonto, verónica ¿Quien más?
-Si eres ella dime: ¿Que hicimos el helloween pasado?
-Hice que te orinaras en los pantalones del miedo
¿Ya no lo recuerdas? haha pobre imbécil.
En eso caí a la conclusión de que era ella, extraño era el pensar que fue amable conmigo en ese momento. Sin embargo se le veía asustada, lo cual pudo haber sido la razón, aunque ya se veía rara antes de ir a la pijamada.
-Ok, es que te portaste rara hace un momento, cuando dijiste que me querías.
-¡Ash! Tampoco te emociones eh.
Pasamos esa noche en el hospital, era una noche horrible llena de relámpagos, pero me encontraba con mi familia y eso en cierta forma me hacía sentir mas seguro.
Al día siguiente dieron a mi padre de alta y regresamos a la casa.
Mis padres no pudieron pasar por alto lo que estaba sobre el jardín que se encontraba afuera de la casa pero detrás de un barandal. ¿Porque la tierra está así?
-Mamá, ¿Cómo que apenas te das cuenta? Si hace rato que viniste con mi hermana ya estaba así. Allí planté esa planta rara, válgame la redundancia, pero creo que me pasé la mano escarbando.
-Hijo, cuando crezcas no te dediques a la jardinería.
-No lo haré.
En eso pude ver la cara de mi hermana paralizada al ver la planta.
-¿Que tienes? - Le dije
-¡Hay nada!, ¡ya déjame!
-Chicos ya pásense
Al entrar a la casa, no pude evitar que mis oídos fueran perturbados ante semejante grito de mi hermana.
-¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!
-¿Que te pasa? - dijo mi padre
-¡La planta!
Padre - ¿que tiene la planta?
Madre - ¿Esa también la plantarás en el jardín Braulio?
Si madre, por eso escarbe mucho.
Padre - ¿Hija que tiene la planta?
Verónica - ¡Mamá! Esa planta está maldita.
Madre - Hija, ¿cómo crees en esas tonterías?
Verónica - Es cierto mamá, sácala, no la quiero ver.
Yo- Está bien la plantaré en el jardín ¿Contenta? Verónica - ¡No! No quiero esa planta en esta casa.
Madre - Ya hija, no digas tonterías.
En ese momento salí al jardín y puse la planta a un lado de la otra, pero mi sorpresa fue que al acercarme me di cuenta de que toda la tierra que había puesto enzima del cadáver ahora estaba a lado de la silueta de este. Claro parecía mas bien un agujero deforme, pero yo sabía que era la silueta del supuesto cadáver.
Así que rápidamente tapé ese hoyo y puse la otra planta. Sin embargo no pude evitar ponerme nervioso. La tipa idéntica a mi hermana había estado ya una vez dentro de la casa, y tal vez podría meterse de nuevo. Y seguramente buscaría venganza.
Ahora me importaba mas mi vida que parecer un loco así que me dirigí a la cocina y tomé el cuchillo que había lavado después de haberla acuchillado.
Madre- ¿que pasa hijo?
Yo- Nada
En ese momento dudaba si decirles la verdad, pues seguramente no me creerían, aunque mi hermana me dejaba algo inquieto, si le temía a la planta tal vez ya se había encontrado con su doble. Así que en forma sarcástica dije.
Yo - Ya déjame madre, ni que con este cuchillo fuera a matar a la gemela malvada de Verónica.
Madre - ¿que?
Padre - hijo, no digas esas tonterías, ya no te dejaremos ver tele. ¡Dame el cuchillo!, un niño de 8 años no debe de cargar con eso.
Verónica -Me siento mal
Yo - Siéntate bien
Verónica - ¡No estoy jugando imbécil!
Madre - Braulio, no te burles de tu hermana. Vero siéntate en el mueble, ahorita te traigo unas pastillas que le recetaron a tu papá la otra vez que estaba mareado, voy para arriba.
Yo - Yo voy
Madre - Ok pero deja este cuchillo
Yo - Si voy es con el cuchillo sino no.
Padre - Amor ve, yo le quitaré el cuchillo a este niño.
Si para que la gemela malvada de verónica me mate. (en ese momento me sentí seguro a decírselos sabiendo que mi hermana se espantaba con la idea, pues era obvio que ella la había visto).
Padre - ¿que?
Yo- ¿Vero tu la viste no?
Vero - ¡Yo no he visto nada! ¡Déjame en paz!
Yo - ¡Estoy harto! ¡tú la viste!
Padre - Ya déjala y dame el cuchillo
Después de eso mi padre me arrebató el cuchillo dejándolo en el comedor.
Ahora sí que estaba nervioso, sin defensa alguna.
Callo la noche y no había noticias de la gemela, pero temía que estuviera escondía en la casa. Durante el día quise buscarla con el cuchillo pero mis padres me sorprendieron las dos ocasiones que intenté explorar la casa con él.
Al anochecer, solo podía pensar en la gemela. Tanto que no podía ni ir al baño, ya que solo habían dos abajo, uno en la recamara de mis padres y otro para los invitados. Mi hermana y yo dormíamos en el mismo cuarto pero aún no terminaban de construir el baño pues no hacía mucho que habían terminado de construir el segundo piso.
Sin embargo las ganas se hicieron inmensas y el sueño me dominaba, temía hacerme en la cama si me dormía con esas ganas así que me levanté y bajé. Pasé a la cocina, tomé el cuchillo, y al entrar al baño, allí estaba.
La gemela de verónica llena de sangre, con un cuchillo en su mano el cual acababa de usar pues también tenía sangre, pero fresca. Quise enterrarle mi cuchillo de nuevo pero me quede paralizado, sin mencionar que arrojé el cuchillo por el susto. Eso hizo que me diera mas miedo y mas aún no podía ni recoger el cuchillo pues ella llevaba otro cuchillo lo cual me dejó aterrado, como si no tuviera ya motivos para quedarme sin movimiento y sin habla. Era mi fin, sin embargo ella empezó a llorar.
Gemela - ¡No me lastimes! me iré de aquí si quieres, pero no me hagas nada.
Ahora me encontraba confundido, ella tenía un cuchillo y todas las de ganar, sin embargo era ella quien me temía.
Mientras tanto intentaba que salieran palabras de mi garganta pero solo salían susurros. El miedo se había apoderado de mi.
Gemela - No te entiendo
Yo - No me mates
Después de eso la tipa empezó a reír, lo que me hizo dudar de su salud mental por un momento.
Gemela - ¿Que no te mate? Eres tu quien estuvo apunto de matarme.
Yo- Te me apareciste de un momento.
Gemela - ¿Y eso es malo? Al parecerme a tu hermana creí que no te asustarías, pero veo que realmente la estimas mucho.
Yo- "jaja" muy graciosa, te golpeé con la maceta porque no sabía quien eras, solo te apareciste en mi recamara después de haber azotado la puerta.
Gemela - Yo no azoté la puerta fue la planta.
Yo - ¿La planta?
Gemela- Si, él intentaba matarme. Es por eso que me escondía en tu casa.
Yo - No te entiendo
Gemela - Es un asesino a sueldo. Le dicen la planta porque después de cada asesinato deja el lugar con una planta.
Yo - Es por eso que había dos plantas en la casa.
Gemela - Había tres, sin embargo la otra sigue escondida no sé en que lugar. Esperaba dejarla a la vista una vez que me matara, pero no lo consiguió.
Yo- Espera, eso significa que mató a dos personas?
Gemela - Sí, a dos como yo.
Yo - No entiendo nada
Gemela - La historia es larga pero trataré de resumirte todo.
Cuando tu hermana nació extrajeron ADN de ella por medio del cordón umbilical me parece, supuestamente se trataba de un protocolo de investigación del hospital, pero realmente era una investigación secreta para clonar gente. En ese hospital durante un año estuvo ese protocolo, el cual finalizó cuando al fin lograron clonar a alguien, y esa fue a tu hermana. Hicieron 4 clones, 3 sobrevivimos. Pero ayer nos cansamos de que experimentaran con nosotras así que las 3 escapamos del laboratorio. Ese mismo día llegamos a tu casa, tu no te encontrabas, seguramente estabas en la escuela, y tus padres trabajando, no sé, el punto es que llegamos a tu casa y tu hermana nos abrió la puerta. En eso se desmalló la muy tonta. Nos metimos a la casa y esperamos la llegada de todos ustedes, sin embargo antes llegó una visita indeseada. La planta, quien mató a una de nosotras, tu hermana vio el asesinato, la palnta estuvo a punto de matar a tu hermana pensando que era un clon, sin embargo mi otra gemela apareció en ese instante y le dijo que nosotras eramos la reales, que no la matara. Yo corrí y ella se quedó, no me lo tomes a mal, no quiero morir. Me quedé escondida en el baño luego escuché ruidos. Ustedes habían llegado, luego escuché que se fueron en el auto. Después escuché un estruendo, eras tú que te escondías en la recamara, así que sabiendo que era idéntica a tu hermana salí para que no temieras a la planta y supieras que no estabas solo, luego me golpeaste con una maceta.
Desperté en la madrugada bañada en sangre, y lo primero que vi fue a la planta, me levanté gritando y el tonto se desmalló del miedo. Por suerte me tocó un asesino cobarde.
Yo - De que hablas, cualquiera se desmayaría al verte.
Gemela- Así me dejaste, el punto es que cogí un cuchillo y lo maté, luego lo escondí en el lote baldío de a lado, busqué a mis dos hermanas quienes estaban muertas y las sepulté a un lado de ese maldito. Claro yo si me aseguré de que hubiera muerto.
Luego escuché ruidos, era tu familia, no supe que hacer así que me escondí en este otro baño como suelo hacer.
Yo - Espera me estás mintiendo, la sangre de ese cuchillo está fresca.
En eso vi lo mas asqueroso de mi vida, la gemela se puso a lamer el cuchillo.
Gemela - Es catsup, huélela
Yo - Efectivamente era catsup
Gemela - Escúchame, escuché cuando le decías a tu hermana sobre mi, ella me vio pero no quiso decir nada a causa del asesino quien la amenazó con matarla si hablaba. Yo me largaré de aquí no quiero que me encuentren los del laboratorio. No le digas a nadie que me viste. Y otra cosa. Diario dejas el balcón abierto, así entré después de que me enterraste, no lo dejes así, alguien podría meterse a tu casa.
Me encontraba mas confundido que nunca, sin embargo, después de haberla casi matado tenía que ayudarla. Su cara quedó deformada por los cuchillazos, era casi irreconocible así que me dijo que si se iba de aquí ya no la encontrarían, que escaparía. Y bueno, yo al sentirme culpable le ayudé. Ella me dio el cuchillo para que lo cargara por todo el camino, pues aún le tenía algo de miedo y ella estaba consciente de eso. Subimos a mi cuarto, pues las llaves para abrir la puerta se encontraban en cuarto de mis padres y ellos se despiertan con mas facilidad. Bajamos por el balcón no sin antes darle el dinero de todos mis ahorros y nos quedamos fuera de la central camionera, esperando el primer camión.
Al amanecer ella se fue y me dio las gracias por haberla ayudado. Era realmente todo lo contrario a mi hermana, parecía un monstruo pero el monstruo era mi hermana y ella una tipa muy amable. Aunque aún me daba algo de miedo el hecho de saber que tuvo las agallas para haber asesinado a la planta, pero bueno, yo casi la asesino a ella y no tomó venganza, ni siquiera parecía molesta.
Ese día se retiro y no la volví a ver. Sin embargo diario me escribe cartas en secreto bajo la dirección de una tal Emily, yo le digo a mi familia que es una vieja amiga de la primaria que se mudó a otro lado, pero es la gemela comentándome lo bien que le ha ido organizando eventos de casas de terror, donde ella es la atracción principal quien pese a estar exponiendo su rostro, parece que quedó irreconocible o bien dejaron de buscarla. Nos hemos hecho grandes amigos, y yo por mi parte no dejo de contarle lo bien que me ha ido y quejarme de las bromas que me ha hecho mi hermana mayor hasta la fecha. Como sea, mañana será mi último helloween con la familia puesto que me iré a estudiar fuera y la burra de mi hermana se casa, sin embargo me enteré que ella este helloween quiere hacerme la peor broma de mi vida. Lo que no sabe es que yo tendré una visita muy importante. Pues su gemela me ayudará a jugarle la mejor broma de su vida, le dejaremos su cuarto lleno de plantas, y claro ella también le hará una visita con su nuevo look.

FIN

Texto agregado el 17-02-2014, y leído por 78 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]