TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / karazo / Muero

[C:537665]

Estoy solo, demasiado solo... el águila vuela y se queda la serpiente: ¿como podría tener orgullo?, ¿orgullo de qué?, ¿de mi?, ni siquiera tengo yo, ¿como podría el águila anidar sin árbol?, ni siquiera se quién soy, ¿como podría tener identidad si no estoy yo?, solo estoy yo mismo, solo está la tierra sin árboles y la serpiente ha quedado en ella, pero la serpiente muere de soledad, no hay un águila que la lleve sobre la tierra con soberbia, no hay ya conocimiento soberbio sobre el mundo, solo conocimiento sucio, solo bombas atómicas en el polvo.
me he quebrantado, solo quedan pedazos rotos, solo queda el fondo del vaso con un poco de agua, solo quedo yo mismo con un poco de vida... creo... no se si llamarle vida, carece de sentido, una flecha sin punta no es flecha, una vida sin propósito no es vida y yo sin propósito no soy yo, solo soy yo mismo... carne, sangre, venas, sesos, tripas... no... ¿como podría tener propósito si cuando miro al espejo no estoy yo?, ¿como podría tener propósito si no puedo ni identificarme?, ni siquiera se si existo si al mirarme no me miro... ya ni siquiera amo, para amar tendría que saber quien soy y puesto que ni si quiera sé si existo no puedo ni identificarme, no podría amar ni de aquí a mil años. lo he visto, todos se aman a si mismos para luego amar a los demás y en ese momento amarse a si mismos nuevamente, porque el amor es el amor al propio propósito... o por lo menos a una de sus caras... el amor al externo es una extensión de la identidad, una extensión del yo, ¿y yo quién soy?... me miro al espejo nuevamente y no estoy yo, tampoco el espejo sino mis queridos, ¿soy ellos?... desde un principio me atormentó la idea de quedarme solo, ¡no podía quedarme solo!, "nunca quedas mal con nadie" y luego me perdí yo y quedé solo. no podrían acompañarme si no saben quién soy; llora y lloro, ríe y río, canta y canto, sé tu y seré tu y entonces me perderé, ¡y entonces me quedaré solo porque nadie sigue a su espejo porque nadie quiere estar solo!... pero yo... ¡pero yo no soy yo si no un espejo no-viviente!, ¡nadie me seguirá!.
tuve tanta fobia a estar solo que ahora estoy solo y lo he perdido todo, hasta mi libertad, no podría ser libre yo de la misma forma en que la nada no es libre: la nada no existe... tuve tanta fobia a estar solo que yo no me aprobé, ese fue el principio, porque si desapareció mi identidad desaparecí yo, si desaparecí yo desapareció mi ego y el ego busca: busca mi felicidad y quedó la felicidad de otros... soy espejo... entonces tuve miedo a la muerte y ante el miedo a la muerte lo mejor es la esperanza, lo mejor es dios, ¡pero es tanto mejor como una muletilla!, yo no tengo esperanza, yo no tengo dios, yo no predico muerte, yo predico vida y para eso no necesito esperanza sino fuerza, fuerza de vivir, fuerza de mi mismo, pero no tengo fuerza porque ni siquiera me tengo yo, y entonces temo morir porque no estoy vivo, porque no hay un rastro del "yo quiero" en mi vida, ellos quieren, ¡todos quieren!... y yo soy espejo... yo soy el "ellos", entonces no vivo, entonces cuando esté apunto de morir me daré cuenta que nunca viví, entonces temo a la muerte y no vivo porque temo:
porque me temo a mi mismo,
porque temo a ser rechazado,
porque temo estar solo,
porque temo ser alguien,
porque temo ser cosa,
porque temo ser loco,
porque temo ser enemigo,
porque me temo yo,
porque temo a otros,
porque temo a sus egos,
porque temo a mi ego,
porque temo a sus juicios,
porque temo a mis juicios,
porque temo a sus identidades,
porque temo a ser identificado,
porque temo a que tengan verdad y nueva mente temo,
nuevamente temo a ser enemigo,
temo a mi ego,
me temo yo,
temo a tener identidad,
temo a ser cosa,
temo a tener propósito,
¡temo a mi mismo!,
¡temo a ser consciente!,
¡temo a ser libre y perecer en la desesperación de no poder alienarme en la inconsciencia de la felicidad estúpida para quedarme solo viendo realidades!, ¡¡basta!!...

he llegado a la cumbre y en ella sus ventiscas me abrumaron, desperté y vi la realidad pero con ella no supe lidear, entonces llegué a las profundidades porque acá es más confortable, así es tener moral de esclavo, pero es mucho más que eso, me reemplacé con un espejo y morí en el silencio de las cosas que no existen: morí yo.

Texto agregado el 20-02-2014, y leído por 95 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]