TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sabiel / Arma secreta

[C:538190]

Este cuento se me ocurrió despues, en el foro de palabras obligatorias... Creo que aun no esta terminado, seguramente lo corregiré después. ..


Arma secreta

El último hombre sobre la Tierra estaba solo en una habitación. De repente, sonó una llamada a la puerta...
Abrió, y lo que pudo contemplar fue verdaderamente un CUADRO apocalíptico. La ciudad completa se hayaba en llamas, y lejos hacia el horizonte del anochecer se apreciaban los resplandores de otras ciudades ardiendo, y sus columnas de humo se perdian en el negro cielo nocturno. A los pies de la puerta estaban los restos del último marine, recién muerto con fatales heridas, pero entero despues de todo.
-Por fin hemos conseguido la PAZ, pero... ¿a que precio?
Retrocedió sobre sus pasos dejando un rastro de sangre propia y ajena sobre cráneos y huesos pestilentes. Recogió con TORPEZA su maletin, junto a su lugar en la cabecera de la mesa y recordó de pronto que ya no le sería mas de utilidad. Todos los secretos en el guardados con tanto celo ya no servían, ya tampoco le interesarían a nadie pues no había ya nadie mas. Solo él.
Lo arrojó con furia contra los antiguos ventanales.
El dolor en la pierna era terrible. Encontró una camisa en el suelo, y quitandole los huesos del interior comenzó a hacerse un torniquete.
Pegado a un bolsillo, la prenda tenía una piocha metálica que rezaba "escolta". Se quedó mirandola un instante antes de arrojarla lejos, con la mente perdida en otro tiempo.
Al erguirse no pudo evitar emitir un grito de dolor.
Bajar las amplias escalinatas sin apollo fue un suplicio, pero por fin encontró un trozo de MADERA del tamaño adecuado para servirle de muleta, y se alejo lentamente de aquel lugar que fue durante casi cuatro años su hogar.
-Armas secretas... como no me informaron antes de esto... estupidos.... y todavía me dicen que tienen todo bajo control...
Ya faltaba poco para el amanecer. Comenzo a bajar las escalinatas de la casa blanca, cuando sintio un agudo dolor en el CUELLO, y luego otro y otro más.
- ¡Nooo!- gritó mientras trataba de desprenderse aquellos mortales parásitos, creados bajo su aprobación. ..

Texto agregado el 03-03-2014, y leído por 275 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
16-08-2014 El principio de tu cuento es el principio de un cuento de los grandes, hay que darle vuelta, lo demás es interesante, ya tienes el final, asi que adelante. sendero
14-08-2014 Hijole... estoy temblando y volteando alrededor. Ojalá se salve amigo. Cinco aullidos aterrados yar
27-07-2014 Un final apocaliptico y desolador. Me encantó! :) AlexandroFaviano
25-07-2014 Me fascinó el final. lapizqueescribe
27-04-2014 Muy creativo, Sabiel. Me gustó. Un abrazo. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]