TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Terryloki / Jubilación, su lado oscuro

[C:538316]

Carlos. Director médico de un hospital general de zona del Instituto Mexicano del Seguro Social, hoy retirado, de más de 60 años de edad, reflejaba de manera constante tristeza y soledad en su rostro. Por lo que platica de su trabajo, uno se da cuenta que sólo vivió para trabajar, sin ningún otro interés fuera del mundo laboral. Hoy que tiene tiempo de sobra estando en su casa, convive con su pareja que, con el retiro, se había convertido para él en una extraña y ello lo hacía permanecer en un estado depresivo.

Para personas como Carlos, el reconocimiento público y social que va aparejado con el desempeño de un puesto en la alta jerarquía organizacional, se convierte en la dimensión más significativa de su vida. Las bases de su vida giran en torno a una institución de gran poder, alta influencia sobre muchas personas, sobre políticas de empresa, sobre las finanzas y sobre la comunidad y todo ello reafirma constantemente su confianza como individuo y como líder. Para no perder este poder, una gran parte de los altos directivos médicos retrasan su retiro y se aferran al poder tanto como les es posible, sin embargo esto no era posible ya que el sindicato de la paraestatal IMSS no lo permitía, así que de querer o no tuvo que retirarse al cumplir 28 años de ejercicio laboral.

Con el retiro, todo este reconocimiento desaparece de un día para otro. El efecto desestabilizador del retiro va aparejado con el hecho de percatarse, tarde, todo lo que se perdió y se sacrificó todos los años anteriores en el camino hacia la cima del poder en un hospital: La realización personal en otros aspectos de la vida, además del trabajo, una buena relación con la esposa, hijos y amigos y el tiempo no invertido en desarrollar contactos e intereses diferentes a los del trabajo. Además hay que considerar que el trabajo como director médico es tan absorbente que no da tiempo de ejercer la práctica privada.

Hay otros potentes factores psicológicos y emocionales que hacen difícil la asimilación del retiro. Uno de ellos es que muchas veces las personas que buscan altos puestos directivos, los alcanzan precisamente cuando los efectos de la edad son más notorios. Cuando ellos se ven al espejo, además del ceño fruncido, su imagen en el espejo también refleja los efectos devastadores del paso del tiempo lo cual desata emociones negativas: Miedo, ansiedad, depresión, aflicción y coraje.

La autoconciencia acerca del deterioro del cuerpo provoca un sentimiento de desventaja que motiva en las personas la búsqueda de sustitutos para la atractividad y la virilidad. Para muchos directores médicos, ejercer el poder cada vez que pueden, es un excelente sustituto que les hace sentir que reemplaza la pérdida de buena apariencia física. Si sienten que con la edad se acerca la hora de perder el poder, lo usarán tanto como puedan, mientras puedan.

Otro factor complicado que afecta a aquellas personas que sienten que la hora de dejar el poder se acerca, es el llamado "principio del talón". Este principio viene de las leyes de Babilonia y establecía que los criminales deben recibir como pena de sus faltas, lo mismo que ellos aplicaron a sus víctimas. En este sentido, quienes sienten que pronto perderán su poder, temen pagar con lo mismo, los efectos negativos que su ejercicio del poder provocó en quienes eran sus subordinados. El liderazgo implica la toma de decisiones difíciles que afectan la vida y la felicidad de otros, en algunos casos de manera positiva, pero en otros casos, de manera negativa. Debido a la creencia inconsciente del principio del talón por parte de los líderes empresariales y a que ellos han almacenado en el "disco duro" de su memoria todas sus decisiones y el número de personas afectadas de manera negativa por las mismas, temen los efectos del principio del talón. Este temor los vuelve extremadamente defensivos y es un aliciente adicional para no querer retirarse. El tiempo no perdona y con la vejez vienen las enfermedades, cuando este ex director médico pide consulta en la institución médica donde él fue uno de los directivos, se encuentra con el rechazo de los trabajadores en activo y más si fue un director médico muy exigente.

Es inevitable que los altos directivos que han colocado su trabajo como el centro principal y único de su vida adulta se sientan devastados cuando ven que la dinámica del poder muestra a un probable sucesor que vendrá a ocupar el lugar de quien está a punto de ser retirado del trabajo. Como un viejo león que siente el peligro, se aferrarán a su autoridad y poder para poner en su lugar a los que quieren acceder a su puesto. La preocupación del alto ejecutivo ante la proximidad de su retiro se ve acentuada por la necesidad que todos tenemos de trascender y dejar un legado, ante el riesgo de que una persona nueva tumbe el "monumento" que ellos crearon con sus acciones y decisiones durante tanto tiempo que estuvieron en el puesto.

Desgraciadamente el Instituto Mexicano del Seguro Social, y otras dependencias médicas se muestran negligentes respecto a la dinámica psicológica de los efectos del retiro en las personas. La postura clásica del IMSS es abandonar a la persona en el borde del retiro proporcionando muy poca o nada de ayuda en la preparación para tal evento que cambiará drásticamente su vida. Aquí es donde surge el área de oportunidad. Nadie puede evitar que los ejecutivos se vuelvan personas mayores, pero las empresas les pueden ofrecer transiciones para ayudarlos en el proceso del retiro, cosa que como ya se dijo no sucede.

El caso de Carlos ilustra los problemas de los jubilados. ¿Qué pasa con la familia? Cuando la pobre esposa tiene al marido todo el santo día en la casa, con buen criterio se ha dicho que un marido siempre presente es como tener el refrigerador en la sala.

Se piensa que el retirado no tiene por qué quejarse pues su problema económico ya está resuelto, la terrible realidad es que se aburre y a muchos jubilados los ha llevado a pasar a la dimensión desconocida de la muerte. ¿Qué hacer? Es fácil decir que toda mujer y hombre deben prepararse de jóvenes para su vejez y ahuyentar con ello el lado oscuro del retiro, pero, ¿quién lo hace?

Texto agregado el 05-03-2014, y leído por 88 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
05-03-2014 Pocos Loky, no hay manera de prepararse... ¿oh si?, en mi caso ddisfruto el día de hoy, mañana... ya veremos. Estoy bien hermano, bienvenido de regreso. ¡¡Un abrazo!! cinco aullidos felices yar
05-03-2014 A quienes nos gusta "El ocio productivo"(Pereza en español)no nos afecta tanto la jubilación.Y,menos,si tenemos ésta Página azul para entretenernos y entretener a otros.UN ABRAZO. gafer
05-03-2014 Lo que cuentas me pasó a mí en mi jubilación. Es terrible el aburrimiento y las enfermedades que vienen con la vejez. Te felicito. heraclitus
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]