TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / odliam / Supercuerdas

[C:538830]

El día empujó al amanecer con una luz gloriosa y me encontró mirando desde la ventana del dormitorio hacia los magníficos acantilados que caen como un auténtico desafío hacia el mar unos 700 pies más abajo.

La promesa de un maravilloso clima impulsó mi deseo de pasar rápidamente sobre el desayuno y tomando mi silla plegable, mi copia de Brian Greene "El universo elegante un tratado sobre las Supercuerdas y las Dimensiones Escondidas", título que acució inmediatamente mi sentido de lo oculto si bien no tiene nada que ver con ese tema y avancé por el desdibujado sendero de la cumbre, desafiando la fría y fuerte brisa que venía del mar.

Los habituales gaviotas que planeaban sobre las crestas de las olas gritándose unas a otras con chillidos guturales completaban el paisaje, marcado por el sonido entrecortado de la bocina para tiempo de nieblas que pertenecía al faro cercano y que de forma armónica seguía los altibajos del viento.

Al estar rodeado de una atmósfera límpida supuse que estaban haciendo algunos ajustes a la bocina y agradecía los roncos e inestables sonidos que me recordaban la voz del abuelo, en mi infancia, cuando me contaba cuentos antes de dormir.

Una vez me encontré con un lugar acogedor a sotavento de disturbios cerca de una gran roca, me acomodé comfortablemente, dejé que la paz del lugar tranquilizara mis sentidos y empecé a leer...

Bueno, traté de empezar a leer, pero debería haber sido consciente de que una situación tan ventajosa era un señuelo y una tentación absoluta para atraer a mi Némesis de las profundidades de mi mente.

-Elegiste un buen lugar para descansar, -fueron sus primeras palabras.

No pude evitar que mi mente disparara un:

-¡Oh no, no ahora! -el duende pudo oír_ver mi desazón. Pero no era importante ya que no hay manera de ofender al pequeño bribón por sólo querer deshacerse de él.

-¿Qué estás leyendo? -Preguntó como si mi mente hubiera estado en blanco.

Tratando de alejar su presencia, aunque la experiencia me dice que nunca funciona, le contesté molesto:

-Nada, ni siquiera tuve tiempo de abrir el libro

-¡Ah! que bien, -me respodió sin inmutarse. -Quiere decir que llegué a tiempo.

-Demasiado a tiempo, -ironicé y agregué casi sin esperanzas, -¿no tienes nada que hacer en el Archivo?

-No, -dijo seriamente y añadió -apenas sentí la paz que llenaba tu ser me apresuré a venir a ayudarte a mejorar tus... ejem... virtudes, ya sabes que estos momentos son los mejores para ejercitar los músculos morales, aunque debo reconocer que ahora percibo una gran cantidad de molestia en ti y no logro descifrar el por qué de ese cambio brusco.

-¿No logras descifrarlo? -indiqué acentuadamente, -es extraño que a un ente tan perpicaz como tú se le escape esta obviedad.

El agridulce sabor del sarcasmo empapaba cada una de mis palabras.

Yo sabía que él sabía y él sabía que yo sabía pero su reacción fue la de costumbre, fingir ignorancia y proseguir con su fatídica labor.

-Aún no me has dicho que intentas leer. -Por su tono no se diría que acabábamos de tener una escaramuza verbal.

-La teoría de las Supercuerdas, la TOE por sus siglas en inglés "Theory of Everything" (Teoría del todo) -expliqué largamente para mostrar que Elfo no podía entender de qué estaba hablando. Y dejé que el silencio llenara el lugar.

Él asintió con la cabeza y añadió:

-¿La primera TOE o la segunda?

-¡Qué! -Le dije, cayendo en la trampa y tragando cebo, anzuelo y línea.

Una vez dentro de su argumento, no pude evitar terminar la oración.

-No hay una segunda teoría! -Le aseguré. -Deja de tratar de hacer creer que sabes algo acerca de la mecánica cuántica.

-Bueno, -dijo en voz baja, -en realidad, sé bastante sobre el tema ya que tuve que "ayudar" a algunos de los físicos teóricos a encontrar y desarrollar algunos aspectos que serán cruciales en el futuro cercano.

-¡Qué tuviste que...! Oh , vamos, ¿me estás diciendo que sabes de nombres como Bohr, Heisenberg o los de los que se opusieron a esa teoría como Einstein y Newton, aunque Newton no llegó a pensar en ella siquiera?

Con esta mezcla de nombres trataba de confundir a Elfo y obligarlo a reconocer su ignorancia. Pero Elfo es Elfo y nunca dejará de serlo.

-No sólo sus nombres, hablé con ellos muchas veces y con algunos otros, también.

-Y además,
-siguió sin hacer caso del cambio de colores en mi cara, -tienes razón, hoy en día no hay segunda teoría TOE porque Rabithna Sanadranapatra no ha nacido aún.

-Me estás diciendo que conoces el futuro y que eres lo suficientemente mayor como para haber hablado con Isaac Newton? ¿Cómo es que nunca te ha mencionado? -Terminé triunfalmente pensando que había ganado un punto sobre Elfo... ¡sigo sin conocer a mi gnomo!

-Por supuesto, el tiempo no es un problema para mí. Isaac nunca creyó que mis sugerencias eran otra cosa que sugerencias de su propia mente, era demasiado orgulloso para aceptar cualquier ayuda exterior o interior, como en mi caso.

El reconocimiento de mi trabajo es una de tus buenas obras y la razón por la que fuiste elegido para ser mi compañero en la vida.

-Oh, sí, -yo estaba fuera de mí por el enojo. -¡Fui elegido para ser "tu" compañero! ¡Creo que has cambiado los factores aquí!

-Sé lógico, hombre, -¿qué bien puedes hacerle tú a mi persona o circunstancia? ¡Eres tú quien se beneficia de nuestra simbiosis!

Acabé por encontrar la fuerza para cerrar el libro de golpe y doblando la silla con otro golpe, comencé a caminar peligrosamente cerca del borde de la roca, estaba ciego de rabia y sólo estaba pensando en ponerle las manos encima a Elfo pero se fue corriendo hacia el Archivo y no sé cómo se las arregló para llevar mi cuerpo de vuelta a la casa.

Yo no estaba tratando de suicidarme, por supuesto, sólo que estaba fuera de razón, ahora sé que no puedo matarme mientras el enano viva en mi mente. Pero peor aún, no puedo hacer un nudo con su cuello tampoco.

Texto agregado el 15-03-2014, y leído por 173 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
05-05-2014 *****Resulta muy interesante, tal vez no todos los elfos son iguales. ¿Tendremos un elfo personal? Solo_Agua
23-03-2014 Bueno, el primer consejo sería que nunca (nunca, nunca, nunca) te acerques a un barranco teniendo esa criaturita en la cabeza, pudiendo ésta causarte un arrebato. Y ahora una pregunta, si se había asustado y metido en el archivo ¿por qué no aprovechar para volver a tu silla y tu libro y disfrutar? jajajaja. Besote (y si te devela algo de la segunda teoría de supercuerdas, por favor, compártela!!!) Ikalinen
20-03-2014 mi amiguillo es un enojoncillo en ciertos momentos, pero estamos manejando las ideas de común acuerdo... saludos atanasio
17-03-2014 Mira... mira. Creí que el Elfo era sólo tuyo... ahora siento una vocecita que me susurra cosas... ¡alto!, está casa esta ya habitada por un lobito. Cinco aullidos imaginativos yar
17-03-2014 woow,,,genial manera de narrar...saludos =D dark-_-davinci
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]