TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cesare7777 / Póker Caribeño

[C:539645]

Un paño verde suele desplegarse sobre una mesa de billar o una de póker. En este caso era una mesa de Póker caribeño. Nos ocupamos de uno de los primeros casinos aperturados en este país sudamericano. Una inmensa corporación norteamericana que poseía 415 hoteles con 130,000 habitaciones a nivel mundial decidió incursionar en el negocio de los casinos. Para tal efecto, invirtió alrededor de 1,700 millones de dólares y adquirió una famosa compañía de juego de las Vegas. Así, una decisión tomada en un lugar tan distante se hizo realidad en este país. Para tal efecto se trajo desde la arquitectura propia de un casino de las Vegas hasta gente especializada en todo el negocio de Casinos: en el área de Juego de mesas, Máquinas Tragamonedas, Surveillance, Caja, Alimentos y Bebidas hasta Seguridad. Todo bajo el estándar propio de las Vegas. A los pocos meses se veían los resultados: un bello casino con más de 40 mesas de juego: Craps, Bacará, Ruleta, Pai gow, Póker caribeño, Black Jack, y otras más. Ochenta bellas dealers atendían las mesas, bajo la atenta mirada de sus supervisores, Pit Boss, Sub-gerente y Gerente. En ese lugar se movían todas las noches cientos de miles de dólares sobre las mesas de paño verde.
Precisamente entre las tres mesas de Póker Caribeño del Casino se había acumulando un pozo de más de 180 mil dólares para el afortunado jugador que lograra hacer la famosa escalera real: cinco cartas consecutivas del mismo color, comenzando por el 10 hasta el As. Según las estadísticas, la posibilidad de lograr una escalera real es de 1 en 649,740 manos de juego. Por eso en dichas mesas donde la apuesta mínima era de 25 dólares por mano y que colocando 1 dólar para el pozo le daban la oportunidad al jugador de que le paguen 100 a 1, es decir unos 2,500 dólares más el pozo de 180 mil dólares. Esto constituía un enorme imán para decenas de jugadores que noche a noche concurrían al Casino. Muchos de ellos gastaban mil dólares y aún mucho más por noche para lograr tan ansiado premio. Asistían jugadores de todo tipo, desde el fino jugador europeo que ganaba o perdía sin pestañear, hasta aquel otro palurdo que cada vez que perdía despotricaba contra todo el personal del Casino: Comerciantes, empresarios, tahúres, turistas y simples mortales desfilaban todas las noches por dichas mesas. Las dealers por su parte soñaban secretamente que le tocara a una de ellas ser la que otorgara tremendo premio. Muchos jugadores asiduos les habían ofrecido que si ganaban, les concederían un 10 y hasta 20% del total del premio como propina. Es decir eso significaba un monto entre 18 mil a 36 mil dólares. Cada noche se respiraba full adrenalina en esa área del Casino: Por un lado los jugadores que sudaban cada vez que les salía un juego prometedor. Las dealars que adoptaban una cara imperturbable mientras repartían juego-pero que secretamente anhelaban ganarse esa jugosa propina-, los jefes que supervisaban el juego y rezaban para que no saliera el premio y que más bien creciera el pozo hasta límites inconcebibles y de esa manera asistiera más público al Casino, la gente de Surveillance que no podía despegar un ojo, pues era la última defensa del Casino y que debía impedir que se cometiera la más mínima falta de parte de las dealers o que hubiese una trampa de parte de los jugadores, porque con ello se jugaban la cabeza.
CONTINUARÁ..

Texto agregado el 30-03-2014, y leído por 91 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
01-04-2014 Como tus buenos relatos nos queda saber si le ganamos o no al casino. saludos pablotorres
30-03-2014 Vuelve y juega.Interesante.UN ABRAZO. GAFER
30-03-2014 Buena dosis! rentass
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]