TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cordes / Por una soledad desolada

[C:540268]

Son las tres de la mañana y Gloria esta sentada en su sofá, tomando un café. Hoy, como otros días, es incapaz de dormir. Desde hace algún tiempo, se la ve triste. Vive en un departamento alquilado en Montserrat, con su hija, y lleva una vida rutinaria. Tiene 45 años, y esta sin pareja desde que enviudo, hace más de 20 años. Faltan menos de seis horas para que vaya a trabajar, como lo hace todos los días en el bar del Hotel Castelar de la Avenida de Mayo. Es moza.
La hija de Gloria, se llama Esmeralda y también trabaja en el hotel, de recepcionista.
Horas después, en el trabajo, se hace presente un hombre. Este, español puro, de pelo y ojos negros, se sienta en una mesa. Gloria, en cuanto lo ve, queda estupefacta, por el notable parecido que este señor guardaba con su marido fallecido. Ella lo atiende, él pide solo un café. Luego se marcha y deja una buena propina.
Acto seguido, Gloria visita a su hija en otro sector del hotel. Esmeralda parece ansiosa por contarle algo a su madre. Ese algo tiene que ver con el huésped español, él hombre que tanto le había gustado a su madre (si, por si no se dieron cuenta, Gloria se enamoro perdidamente y a primera vista de Manuel, el hombre en cuestión). Esmeralda cuenta que Manuel, llego esa mañana a Buenos Aires, que planeaba quedarse a vivir en el país, y que pronto se mudaría a un departamento. También le dijo que era español, pero de padres argentinos, y que se dedicaba al cine y al teatro, mas precisamente, era director. (Creo que vio en Esmeralda a una futura actriz, y lo digo por su belleza). Luego, la joven dijo que Manuel la invito esa misma noche al Teatro Avenida. Gloria quedo sorprendida y confundida, se imaginaba lo que podía suceder.
En la noche, Esmeralda se dirige a su cita. Gloria queda sola, como siempre, añorando.
Ya entrada la madrugada, vuelve su hija, feliz, suspirando, Gloria, aun despierta como tantas otras veces le pregunta que le ha sucedido, ella le responde que ha sido besada por Manuel y que se siente enamorada. Después, da las buenas noches y se va a su cuarto. Gloria, nuevamente en su sofá, con su café, queda sumamente triste y muy melancólica, recordando a su marido más que nunca, y sabiendo que no debía ni podía hacer nada, que tenia que reprimir su amor, debido a que su hija ya estaba enamorada del mismo hombre.
Unos años después Esmeralda se casa con Manuel. Gloria ya no esta con nosotros.
Verán, en una de esas repetidas noches de soledad y mas soledad, en las que nuestra pobre protagonista quedaba despierta hasta altas horas de la noche, sentada en su sofá, y con su clásico café, ella mezclo antidepresivos con alcohol, se intoxico, y tristemente se nos fue.
Algunos dirán que estaba deprimida, otros que ya no podía soportar estar sola, yo me sumo a esas voces, y agrego que, para mí, no pudo mas de amor.
Aclaro que yo no se, ni puedo dar fe, y a veces me frecuenta la pregunta, ¿sabía lo que estaba haciendo?, y la verdad es que ni yo ni nadie, incluso su propia Esmeralda, podría asegurarlo. Repito, ella estaba muy confundida, y quizá no sabía lo que hacia, pero, dejare la cuestión de lado, no quiero darle mas vueltas al asunto, esa hipótesis se las dejo a ustedes, los lectores.

Juan M. Cordeiro, 10 de abril de 2014

Texto agregado el 11-04-2014, y leído por 85 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
11-04-2014 Excelente cuento!!! mipropiotu
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]